Pixabay

El Estado de Flow (o Estado de Fluidez) ocurre cuando estamos tan inmersos en una actividad que parece que el que el tiempo vuela y disfrutamos del placer de cada segundo que pasa. Si alguna vez has experimentado el Estado de Flow, habrás notado que estás tan concentrado o concentrada en aquello que estás haciendo, que te olvidas de lo que ocurre a tu alrededor y no deseas que ese instante acabe.

El término Fluir (flow en inglés) es introducido por Mihály Csikszentmiháyi y se relaciona con la creatividad, el talento y la felicidad, y es uno de los pilares básicos de la psicología positiva. Para Mihaly Csikszentmihalyi (2009),

“El flujo o Estado de Flow es un estado subjetivo que las personas experimentan cuando están completamente involucradas en algo hasta el extremo de olvidarse del tiempo, la fatiga y de todo lo demás, excepto la actividad en sí misma”.

¿Cómo experimentamos el Estado de Flow o fluir?

El Estado de Flow se siente de manera placentera y liberadora, ya que nos vemos inmersos en una actividad que estimula nuestras pasiones, curiosidades, intereses y nuestros sentidos. Perdemos la noción del tiempo y se produce un estado de creatividad y productividad muy elevado. Si has experimentado el Estado de Flow alguna vez, habrás notado que:

  • La atención se centra en la tarea y experimentas un alto grado de concentración
  • La actividad es intrínsecamente gratificante
  • Existe un sentimiento placentero relacionado con lo que estás haciendo
  • Te pierdes en el tiempo
  • La tarea se percibe como realizable y piensas que eres competente para llevarla a cabo
  • Notas que tienes control sobre el esfuerzo que realizas.
  • Desaparece la sensación de fatiga
  • El estado de conciencia es casi automático, no requiere esfuerzo

Consejos para llevarte al Estado de Flow

El Estado de Flow está relacionado con el bienestar y la felicidad, puesto que son las actividades placenteras las que nos hacen sentirnos especiales y felices con nuestra vida. 

Siguiendo las aportaciones de Mihaly Csikszentmihalyi, a continuación te mostramos algunos consejos para poder fluir y llegar al estado óptimo en que tu tarea se convertirá en algo muy gratificante.

1. Haz algo que te resulte interesante

El Estado de Flow aparece de manera natural cuando existe motivación intrínseca o sientes curiosidad por la actividad que realizas. Para aumentar la productividad y la creatividad en lo que estás haciendo, debes disfrutar con lo que haces.

2. Márcate objetivos claros y alcanzables

Los objetivos que te marcas en la actividad deben ser específicos y realizables. Si consigues que los objetivos en esa actividad estén en sintonía con tu nivel de habilidades, es posible que puedas fluir durante la realización. Por el contrario, si los objetivos que te marcas suponen un grado de dificultad que te exigen un sobreesfuerzo, entonces puede resultar estresante.

Hay que entender, que si la tarea que vas a realizar no representa ningún grado de dificultad, es muy posible que te aburras. La clave está en que exista un nivel adecuado entre la motivación por la tarea y la habilidad para realizarla.

3. Encuentra un momento tranquilo y evita las distracciones

Para muchas personas, un lugar tranquilo es mejor para inducir a un Estado de Flow. De esta manera, es más fácil que no existan distracciones y se pueda disfrutar del momento en toda su totalidad. Las interrupciones continuas no favorecen a que el estado de fluidez esté presente. Si lo que quieres es ser más productivo, puedes identificar el momento del día en que rindes más. Algunas personas trabajan mejor por la mañana, otras por la tarde y otras por la noche.

4. Mantén la atención todo el tiempo que puedas

Una vez que hayas encontrado ese momento tranquilo sin distracciones, intenta mantener la atención en la tarea. En ocasiones, especialmente si practicas una actividad por primera vez, es normal que no estés mucho tiempo concentrado. A medida que te vayas dominando la actividad, tendrás más tiempo para disfrutarla. Por otro lado, debes de prestar atención a las necesidades fisiológicas (como comer, ir al baño, beber, etc) porque interfieren en tu nivel de atención. Por tanto, es importante cubrir estas necesidades para favorecer el Estado de Flow.

5. Tu nivel de habilidad debe coincidir con la dificultad de la tarea

Si nuestro nivel habilidad está en sintonía con la actividad que realizamos, más placentera nos va a resultar ésta. En otras palabras, si estamos bien preparados para hacer algo, existen más posibilidades de experimentar el Estado de Flow. Pero añadir un poquito de dificultad a la tarea puede mantener nuestro grado de motivación alto. El problema surge cuando la tarea nos viene grande, entonces deja de ser placentera.

6. Céntrate en el proceso, no en el resultado

El Estado de Flow o Fluidez está relacionado con la realización de la tarea, no con el resultado. Un resultado atractivo puede ser motivante también, pero lo realmente importante es disfrutar de lo que se hace. El Estado de Flow hace referencia a divertirse en el presente, es decir, a perderse en ese momento de felicidad.

Referencias bibliográficas:

  • Csikszentmihalyi, M. (2009). El flujo. Emociones positivas (181-193). Madrid: Ediciones Pirámide.