Las diferentes especies que pueblan la naturaleza se reproducen de diferentes formas. Una de ellas es la reproducción sexual

Este tipo de reproducción requiere de la existencia de estructuras diferenciadas que permitan que dicha reproducción se lleve a cabo, existiendo en una gran cantidad de especies (entre ellas la nuestra) dos sexos biológicos diferenciados. Y en muchas de éstas ambos sexos presentan diferencias a nivel morfológico biológico más allá de lo gonadal. Se trata del dimorfismo sexual: cada uno de los sexos de una misma especie tiene unas características determinadas a nivel biológico. 

El ser humano es una de las especies en las que se observa dicho dimorfismo. A continuación os indicamos algunas de las principales diferencias biológicas entre hombres y mujeres.

Principales diferencias biológicas entre hombre y mujer

Originalmente, todos los organismos humanos empiezan a desarrollarse con características femeninas para posteriormente o bien empezar a masculinizarse biológicamente debido al efecto de determinadas hormonas como la testosterona o bien continuar dicho desarrollo feminizado. En algunos casos dicha masculinización no se da a nivel completo, o se produce en parte a pesar de tener un cariotipo sexual femenino.

Independientemente del caso, una vez asignado el sexo cromosómico y biológico las características físicas que se van a ir desarrollando en el feto van a ser ligeramente distintas (inicialmente con diferencias poco perceptibles) y van a provocar que a la larga vayan apareciendo diferencias biológicas cada vez más visibles (especialmente a partir de la adolescencia debido a los cambios hormonales). A continuación indicamos algunas de las principales diferencias biológicas entre hombres y mujeres.

1. Diferencias cromosómicas

Una de las diferencias biológicas entre ambos sexos, que provoca de hecho la distinción entre hembra y macho, se encuentra en los cromosomas sexuales. Mientras que la mujer tiene dos cromosomas X (siendo XX), en el hombre existe un cromosoma X y un cromosoma Y (XY) que generará entre otras cosas una síntesis diferenciada de proteínas y hormonas.

Asimismo, esta diferencia provoca que por norma general el varón sea más proclive a padecer trastornos genéticos vinculados a los cromosomas sexuales, al tener la mujer dos copias del mismo cromosoma que puede generar que el mismo problema no llegue a expresarse.

2. Diferencias hormonales

Otra de las diferencias biológicas entre hombre y mujer más conocidas es la presencia de diferentes ritmos hormonales y la presencia de diferentes proporciones de hormonas según el sexo. Por ejemplo, en el hombre se encuentran niveles mucho más elevados de testosterona que en la mujer durante la mayor parte de la vida mientras que en la mujer se sintetizan más estrógenos.

Ello influye y provoca la presencia de características físicas y de funcionamiento fisiológico concretas en ambos sexos, visibles sobretodo en la pubertad y a partir de ella. También el comportamiento se ve afectado, si bien está mediado en gran parte también por la educación.

Los diferentes ritmos hormonales hacen también que la pubertad suela empezar antes en las mujeres que en los hombres.

3. Diferencias neurológicas y cerebrales

El cerebro es uno de los órganos en el que pueden observarse diferencias entre ambos sexos. Por lo general el cerebro masculino puede tener hasta un once por ciento más de tamaño y poseer una mayor proporción de sustancia blanca, mientras que la mujer suele ser más denso y tener mayor proporción de materia gris.

Existen áreas del cerebro más desarrolladas según el sexo: en la mujer el cuerpo calloso y el esplenio suelen ser mayores, mientras que zonas como el área preóptica del hipotálamo, la amígdala y la corteza parietal son mayores en varones. El núcleo supraquiasmático también presenta diferencias de forma en los dos sexos.

Algunos de los circuitos cerebrales y nerviosos que empleamos presentan diferencias o se conectan de forma distinta según el sexo, como por ejemplo en lo que se refiere a la estimulación sexual o en el procesamiento del dolor. También el nivel de estimulación necesario para causar una reacción fisiológica en respuesta a un estímulo emocional puede diferir, siendo necesaria menor estimulación en la mujer (si bien a nivel de sentimiento pueden no haber diferencias).

4. Genitales

Los órganos en los que mayor dimorfismo sexual desde el momento del nacimiento son los genitales, presentando cada sexo un tipo de gónadas y sistema reproductor.

5. Hirsutismo

La acción de las hormonas hace que en el hombre aparezca una mayor cantidad de vello corporal que en las mujeres, tanto a nivel facial como del resto del cuerpo.

6. Peso, altura y masas ósea y muscular

Una de las diferencias más conocidas entre hombres y mujeres es el diferente desarrollo muscular y óseo. Por lo general en nuestra especie el varón suele tener un mayor desarrollo en ambos aspectos y tener mayor peso, altura y fuerza.

7. Distribución de la grasa

El metabolismo presenta también algunas diferencias a nivel biológico. La actuación de hormonas como los estrógenos provocan que, tras alimentarse, la mujer tienda a almacenar mayor cantidad de grasa corporal y dificulta el consumo de éstas. Es por ello que resulta más complicado para una mujer perder peso o desarrollar la masa muscular que en el hombre.

8. Piel y glándulas sudoríparas

La piel de la mujer tiende a ser más fina y seca, mientras que la del hombre por lo general presenta mayor grosor. Asimismo, el varón tiene una mayor cantidad de glándulas sudoríparas, con lo que suda en mayor cantidad que la fémina.

9. Gestión del flujo sanguíneo y la temperatura corporal

Por norma general, el flujo de la sangre y la capacidad de mantener la temperatura corporal también difieren entre hombres y mujeres. Mientras que el flujo de sangre del varón a lo largo de su cuerpo es relativamente proporcional entre las diferentes áreas, en la fémina tiende a haber un mayor flujo de sangre hacia el torso y el abdomen. Es por ello que pueden tener mayor resistencia a la hipotermia, si bien suelen tener mayor dificultad para mantener el calor en las zonas distales del cuerpo.

10. Boca y laringe

De media, el sexo femenino tiende a tener dientes de menor tamaño que el masculino. Asimismo, la acción de los andrógenos y la testosterona durante la pubertad provoca que por lo general la voz de los hombres sea grave y la de las mujeres algo más aguda. Aunque existe en ambos sexos, también resulta típico del varón que la nuez de Adán resulte visible (si bien no en todos los casos).

11. Corazón y pulmones

De media, éstos órganos tienden a ser de mayor tamaño en varones. Ello también participa en que presenten mayor fuerza muscular y resistencia.

12. Percepción sensorial

También existen diferencias biológicas que pueden provocar. Por lo general el hombre suele tener mayor agudeza visual, mientras que mujer tiene mayor agudeza auditiva y olfativa. 

En lo que se refiere a la visión, la mujer tiende a tener mejor percepción del color (existiendo mujeres que tienen hasta cuatro tipos de conos) y tener una mayor visión angular y percepción a oscuras independientemente de que tenga menor agudeza, mientras que el hombre además de ésta última suele captar mejor la profundidad y la distancia. Y a pesar de tener menor agudeza auditiva, el varón tiene más facilidad a la hora de localizar la fuente de sonido.