Cuando dormimos, también soñamos. Por lo menos en algunas fases concretas del sueño, en las que imaginamos situaciones irreales, producto de nuestro inconsciente. Estos sueños pueden ser emotivos, mágicos o extraños, y hasta pueden ser escalofriantes, como las pesadillas.

Aunque el Psicoanálisis lleva mucho tiempo aportando las bases de la interpretación de los sueños, las investigaciones científicas en torno al mundo de los sueños todavía no han logrado determinar con exactitud por qué soñamos ni sabemos qué provoca que soñemos algunas cosas en concreto.

Sobre lo (poco) que ya sabemos sobre ellos, aquí te dejamos estas 10 curiosidades sobre los sueños descubiertas por la ciencia.

10 curiosidades sobre los sueños reveladas por la ciencia

Varias investigaciones científicas nos traen distintas conclusiones sobre el mundo de los sueños. Vamos a conocerlos. ¡Empecemos!

1. Soñamos, en promedio, más de 6 años a lo largo de nuestra vida

Desde que nacemos, soñamos. Todas las personas sueñan: es algo común en nuestra especie, y por si te lo estás preguntando, también sueñan aquellos que dicen que no lo hacen (simplemente no se acuerdan de los sueños, pero esto no significa que no sueñen). Las investigaciones demuestran que soñamos durante las noches en periodos de entre 5 a veinte minutos. Sumando todos estos pequeños periodos a lo largo de una vida promedio, podemos afirmar que pasamos aproximadamente seis años soñando.

2. La mayoría de los sueños se olvidan rápidamente

El científico del sueño Allan Hobson reveló, en base a sus múltiples estudios sobre la materia, que hasta un 95% de los sueños se olvidan rápidamente, a los pocos minutos después de despertar.

Entonces, cabe preguntarse: ¿por qué es tan complicado recordar el contenido de los sueños?

La explicación ha sido constatada en distintos experimentos. Parece ser que los cambios que se producen en el cerebro durante las horas en que soñamos no concuerdan con el modo en que procesamos la información rutinariamente para proporcionar información a la memoria. Los escáneres cerebrales de individuos que duermen muchas horas durante la noche ha demostrado que los lóbulos frontales, zonas cerebrales que juegan un papel fundamental en la conformación de la memoria y los recuerdos, permanecen inactivos durante la fase MOR del sueño, justo el momento en que soñamos.

3. Hombres y mujeres: distintas formas de soñar

Varios estudios han hallado ciertas diferencias en el modo en que mujeres y hombres soñamos. Sobre todo, las diferencias radican en el contenido de los sueños.

Por lo visto, los hombres reportan más casos de sueños en que se viven escenas de agresiones. Las mujeres, por su parte, tienden a tener sueños ligeramente más prolongados, y de una complejidad algo mayor (más detalles, personajes, situaciones...). Por lo que respecta a quién se nos aparece en sueños, los hombres sueñan con otros hombres el doble de veces que las mujeres. Ellas sueñan con personajes de ambos sexos por igual.

4. Algunos sueños son en blanco y negro

Aproximadamente ocho de cada diez sueños son “en color”, pero existe un pequeño porcentaje de la población que asegura soñar sin colores, esto es, en blanco y negro.

En las investigaciones que indagaron sobre el asunto del color en los sueños, los sujetos experimentales fueron requeridos para seleccionar los colores que coincidían con el sueño que acababan de tener en un gráfico, y los colores pastel suaves fueron los más comúnmente señalados. Parecer ser, pues, que tendemos a soñar en tonos pastel.

5. ¿Los animales sueñan? Todo apunta a que sí

Muchas personas han observado como su mascota mueve la cola, las piernas o la boca mientras duerme. La explicación a estos movimientos puede ser que los animales también sueñan, aunque el hecho de que los animales sueñen es una hipótesis difícil de demostrar. Los investigadores creen que sí sueñan, e incluso se atreven a afirmar que pasan, igual que los humanos, por etapas de sueño MOR y no MOR.

Una de las mayores evidencias científicas de que los sueños se debe al estudio de un gorila que dominaba el lenguaje gestual y de señas. En un momento dado en que estaba dormido, comunicó gestualmente algunas imágenes de lo que estaba soñando.

6. ¿Se puede controlar el sueño? Los sueños lúcidos

¿Has oído hablar de los sueños lúcidos? Es el fenómeno que ocurre cuando, a pesar de estar dormidos, somos conscientes de que estamos soñando. Quienes han experimentado esta clase de sueños son capaces de controlar y guiar el contenido del sueño.

Aproximadamente el 50% de la población recuerda haber experimentado un sueño lúcido por lo menos una vez en su vida. Incluso hay personas que tienen la habilidad de controlar sus sueños de forma bastante habitual.

Todo lo que necesitas saber sobre los sueños lúcidos, leyendo este artículo: "Los beneficios de los sueños lúcidos"

7. Las emociones negativas son más comunes que las positivas en los sueños

Uno de los máximos exponentes de la investigación acerca del sueño, Calvin Hall, registró más de 50.000 sueños de estudiantes a lo largo de medio siglo.

Este extensísimo archivo de sueños reveló muchas de las emociones y sensaciones que experimentamos durante el sueño, como la alegría, el temor, la rabia... Pero la emoción que se constató de forma más habitual fue la ansiedad y, en general, las emociones negativas (miedo, desesperanza, tristeza) predominaron ante las emociones positivas.

8. Las personas invidentes también sueñan

Las personas ciegas, a pesar de no poder ver, también sueñan. Aquellas personas invidentes que se quedaron ciegas en algún momento de su vida tienen la capacidad de reproducir imágenes y contenido visual en sus sueños.

En el caso de los invidentes de nacimiento, sus sueños sí son algo distintos: representan los sueños mediante otros sentidos, como el olfato, el oído o la sensación de tacto.

9. Las mujeres también sueñan en sexo

Una investigación reveló que, al contrario de lo que solemos pensar, las mujeres sueñan tanto en sexo como los hombres.

Sin embargo, parece que las situaciones descritas en los sueños femeninos y masculinos varían un poco: las mujeres sueñan con hombres famosos, mientras que los hombres reportan más sueños en que mantienen relaciones sexuales en situaciones emocionantes.

10. Existen contenidos de sueños que todos soñamos (sueños universales)

Algunos sueños son comunes a todos los humanos. Una gran cantidad de sueños están influenciados por las experiencias personales de cada persona, pero aunque resulta extraño, los investigadores han revelado que existen ciertos temas recurrentes en nuestros sueños, independientemente de las diferencias culturales.

Por ejemplo, parece que todas las personas soñamos con que nos persiguen, con ser atacados o con que caemos al vacío. Otros sueños universales son las experiencias en el ámbito de la escuela, sentirse inmóvil, o la vergüenza de encontrarse desnudo en público.

Referencias bibliográficas:

  • Martin Dresler, Stefan P. Koch, Renate Wehrle, Victor I. Spoormaker, Florian Holsboer, Axel Steiger, Philipp G. Sämann, Hellmuth Obrig, Michael Czisch; “Dreamed Movement Elicits Activation in the Sensorimotor Cortex”, Current Biology, 21, (1-5) November 8, 2011, DOI:10.1016/j.cub.2011.09.029
  • Empson, J. (2002). Sleep and dreaming (3rd ed.). New York: Palgrave/St. Martin's Press. Hall, C., & Van de Castle, R. (1966). The Content Analysis of Dreams. New York: Appleton-Century-Crofts.
  • Schredl, M., Ciric, P., Götz, S., & Wittmann, L. (2004). Typical dreams: Stability and gender differences. The Journal of Psychology 138 (6): 485.