Psicología

Los 10 experimentos psicológicos más perturbadores de la historia

Compilamos diez de los más famosos y crueles experimentos de la ciencia de la conducta.

Los 10 experimentos psicológicos más perturbadores de la historia

Imagen: https://www.flickr.com/photos/amyleonard/

Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente

Hoy en día, la asociaciones nacionales e internacionales de Psicología tienen un código de conducta ética que regula las prácticas en las investigaciones psicológicas. 

Los experimentadores deben cumplir con diversas normas relativas a la confidencialidad, el consentimiento informado o la beneficencia. Los comités de revisión se encargan de hacer cumplir estas normas.

Los 10 experimentos psicológicos más escalofriantes

Pero estos códigos de conducta no siempre han sido tan estrictos, y muchos experimentos del pasado no podrían haberse llevado a cabo en la actualidad por incumplir alguno de los principios fundamentales. La lista que sigue compila diez de los más famosos y crueles experimentos de la ciencia de la conducta.

10. El experimento del pequeño Albert

En la Universidad de Johns Hopkins en 1920, John B. Watson llevó a cabo un estudio del condicionamiento clásico, un fenómeno que asocia a un estímulo condicionado con un estímulo incondicionado hasta que producen el mismo resultado. En este tipo de condicionamiento, se puede crear una respuesta de una persona o animal hacia un objeto o sonido que antes era neutral. El condicionamiento clásico se asocia comúnmente con Ivan Pavlov, quien hizo sonar una campana cada vez que alimentaba a su perro hasta que el mero sonido de la campana hacía a su perro salivar.

Watson probó el condicionamiento clásico en un bebé de 9 meses de edad al que él llamaba Albert. El pequeño Albert comenzó queriendo a los animales del experimento, especialmente a una rata blanca. Watson comenzó a emparejar la presencia de la rata con el fuerte sonido de un metal golpear el martillo. El pequeño Albert comenzó a desarrollar un miedo a la rata blanca, así como la mayoría de los animales y objetos peludos. El experimento se considera particularmente inmoral hoy en día porque Albert nunca fue sensible a las fobias que Watson le produjo. El niño murió de una enfermedad no relacionada a los 6 años, por lo que los médicos no pudieron determinar si sus fobias habrían persistido llegada su adultez.

9. Los experimentos de conformidad de Asch

Solomon Asch experimentó con la conformidad en la Universidad de Swarthmore en 1951, poniendo a un participante en un grupo de personas cuya tarea consistía en igualar las longitudes de una serie de líneas. Cada individuo tenía que anunciar cuál de tres líneas era la más cercana en longitud a una línea de referencia. El participante se colocó en un grupo de actores a los que se les dijo que dieran la respuesta correcta dos veces y luego cambiaran diciendo las respuestas incorrectas. Asch quería ver si el participante se conformaría y daría las respuestas equivocadas sabiendo que de otro modo sería el único del grupo en dar las respuestas diferentes.

Treinta y siete de los 50 participantes estuvieron de acuerdo en las respuestas incorrectas a pesar de la evidencia física de lo contrario. Asch no pidió el consentimiento informado de los participantes, por lo que hoy en día, este experimento no podría haberse llevado a cabo.

8. El efecto espectador

Algunos experimentos psicológicos que fueron diseñados para poner a prueba el efecto espectador se consideran poco éticos para los estándares actuales. En 1968, John Darley y Bibb Latané desarrollaron un interés por los testigos que no reaccionaron ante crímenes. Les intrigó especialmente el homicidio de Kitty Genoves, una joven cuyo asesinato fue presenciado por muchos, pero ninguno lo evitó.

La pareja realizó un estudio en la Universidad de Columbia en el que le presentaba a un participante una encuesta y lo dejaban solo en una habitación para que pudiera rellenarlo. Un inofensivo humo comenzaba a filtrarse en la habitación después de un corto período de tiempo. El estudio mostró que el participante que estaba solo, fue mucho más rápido al reportar el humo que los participantes que tenían la misma experiencia pero estaban en grupo.

En otro estudio de Darley y Latané, se dejaba a unos sujetos solos en un cuarto y se les decía que podían comunicarse con otros sujetos a través de un intercomunicador. En realidad, sólo estaban escuchando una grabación de radio y se le había dicho que su micrófono estaría apagado hasta que fuera su turno de hablar. Durante la grabación, uno de los sujetos finge repentinamente estar teniendo un ataque. El estudio demostró que el tiempo que se tardaba en avisar al investigador variaba inversamente con respecto al número de sujetos. En algunos casos nunca se llegaba a avisar al investigador.

7. El experimento de la obediencia de Milgram

El psicólogo de la Universidad de Yale Stanley Milgram quería entender mejor por qué tanta gente participó en actos tan crueles ocurridos durante el Holocausto Nazi. Él teorizó que las personas generalmente obedecen a figuras de autoridad, lo que planteaba las preguntas: “¿Podría ser que Eichmann y su millón de cómplices en el Holocausto sólo cumplieran órdenes? O, ¿podríamos considerarlos a todos cómplices?”. En 1961, comenzaron a realizarse experimentos de obediencia.

Los participantes pensaban que eran parte de un estudio de la memoria. Cada ensayo tuvo un par de individuos divididos en “maestro y alumno”. Uno de los dos era un actor, por lo que sólo había un participante verdadero. La investigación fue manipulada para que el sujeto siempre fuera el “maestro”. Los dos fueron colocados en habitaciones separadas y al “maestro” se le iba dando instrucciones (órdenes). Él o ella pulsaba un botón para penalizar al alumno con una descarga eléctrica cada vez que diera una respuesta incorrecta. La potencia de estas descargas incrementaría cada vez que el sujeto se equivocara. El actor comenzaba a quejarse más y más a medida que el estudio avanzaba hasta llegar a gritar por el supuesto dolor. Milgram descubrió que la mayoría de los participantes cumplieron órdenes al continuar aplicando descargas a pesar de la evidente sufrimiento del “aprendiz”.

De haber existido las supuestas descargas, la mayoría de sujetos hubieran matado al “alumno”. Al revelarse este hecho a los participantes después de que el estudio concluyera, es un claro ejemplo de daño psicológico. Actualmente no podría llevarse a cabo por esa razón ética.

Descubre este experimento en este post: "El Experimento de Milgram: crímenes por obediencia a la autoridad"

6. Experimentos con primates de Harlow

En la década de 1950, Harry Harlow, de la Universidad de Wisconsin, investigó sobre la dependencia infantil con monos rhesus en lugar de los bebés humanos. Se apartó al mono de su verdadera madre, que fue reemplazada por dos “madres “, uno de tela y una hecha de alambre. La “madre” de tela no servía para nada más que su sensación confortable, mientras que la “madre” de alambre alimentaba al mono a través de una botella. El mono pasó la mayor parte de su tiempo al lado de la madre de tela y sólo alrededor de una hora al día con la madre de cable a pesar de la asociación entre el modelo de alambre y los alimentos.

Harlow también utilizó la intimidación para probar que el mono encontraba a la “madre” de tela como un mayor referente. Él asustaba a las crías de mono y veía como el mono corría hacia el modelo de tela. Harlow también llevó a cabo experimentos donde aislaba a monos de otros monos con el fin de mostrar que los que no aprendían a ser parte del grupo a una edad joven, eran incapaces de asimilar y aparearse cuando se hacían mayores. Los experimentos de Harlow cesaron en 1985 debido a las reglas de la APA en contra del maltrato a los animales, así como los seres humanos. 

Sin embargo, el Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin ha comenzado recientemente experimentos similares que implican aislar monos infantiles exponiéndolos a estímulos atemorizantes. Tienen la esperanza de descubrir datos sobre la ansiedad humana, pero están encontrado resistencia por parte de las organizaciones de protección animal y de la ciudadanía en general.

5. Indefensión aprendida, de Seligman

La ética de los experimentos de Martin Seligman sobre la indefensión aprendida también sería cuestionada hoy por su maltrato a los animales. En 1965, Seligman y su equipo utilizaron perros como sujetos para probar cómo se podría percibir control. El grupo colocaba a un perro en un lado de una caja que estaba dividida en dos por una barrera de baja. Luego le administraban una descarga que era evitable si el perro saltaba por encima de la barrera hacia la otra mitad. Los perros aprendieron rápidamente cómo evitar los shocks eléctricos.

El grupo de Seligman amarraba a un grupo de perros y les administraba descargas que no podían evitar. Después, al colocarlos en la caja y aplicarles descargas de nuevo, los perros no hacían el intento de saltar la barrera, sólo lloraban. Este experimento demuestra la indefensión aprendida, así como otros experimentos enmarcados en la psicología social en humanos.

4. El experimento de la cueva de los ladrones, de Sherif

Muzafer Sherif llevó a cabo el experimento de la cueva de los ladrones en verano de 1954, realizando dinámicas de grupo en pleno conflicto. Un grupo de niños pre-adolescentes fueron llevados a un campamento de verano, pero no sabían que los monitores eran en realidad los investigadores. Los niños fueron divididos en dos grupos, que se mantuvieron separados. Los grupos sólo entraron en contacto entre sí cuando estaban compitiendo en eventos deportivos u otras actividades.

Los experimentadores orquestaban el aumento de tensión entre los dos grupos, en particular manteniendo el conflicto. Sherif creaba problemas como la escasez de agua, que requeriría la cooperación entre los dos equipos, y exigía que trabajaran juntos para lograr una meta. Al final, los grupos ya no estaban separados y la actitud entre ellos era amistosa.

Aunque el experimento psicológico parece simple y tal vez inofensivo, hoy en día sería considerado poco ético porque Sherif utilizó el engaño, pues los chicos no sabían que estaban participando en un experimento psicológico. Sherif tampoco tuvo en cuenta el consentimiento informado de los participantes.

3. El estudio del monstruo

En la Universidad de Iowa, en 1939, Wendell Johnson y su equipo esperaban descubrir la causa del tartamudeo tratando de convertir a los huérfanos en tartamudos. Hubo 22 sujetos jóvenes, 12 de los cuales eran los no tartamudos. La mitad del grupo experimentó enseñanza positiva, mientras que el otro grupo fue tratado con el refuerzo negativo. Los profesores dijeron continuamente al último grupo que eran tartamudos. Nadie en ninguno de los grupos se hizo tartamudos al final del experimento, pero los que recibieron tratamiento negativo, desarrollaron muchos de los problemas de autoestima que los tartamudos suelen mostrar. 

Tal vez el interés de Johnson en este fenómeno tiene que ver con su propia tartamudez cuando era niño, pero este estudio nunca pasaría la evaluación de un comité de revisión.

2. Estudiantes de ojos azules contra los de ojos marrones

Jane Elliott no era psicóloga, pero desarrolló uno de los ejercicios más controvertidos en 1968 al dividir a los alumnos en un grupo de ojos azules y un grupo de ojos marrones. Elliott era una maestra de escuela primaria en Iowa y estaba tratando de dar a sus estudiantes una experiencia práctica sobre la discriminación el día después de que Martin Luther King Jr. fuese asesinado. Este ejercicio aún tiene importancia para la psicología actual y transformó la carrera de Elliott en una centrada en la en el entrenamiento de la diversidad.

Después de dividir la clase en grupos, Elliott citaría que la investigación científica demostraba que un grupo era superior al otro. A lo largo del día, el grupo sería tratado como tal. Elliott se percató de que sólo bastaría un día para que el grupo ” superior” se volviera más cruel y el grupo “inferior” más inseguro. Los grupos luego cambiaron de manera que todos los estudiantes sufrieron los mismos perjuicios.

El experimento de Elliott (que repitió en 1969 y 1970) recibió muchas críticas dadas las consecuencias negativas en la autoestima de los estudiantes, y por eso que no se podría volver a llevar a cabo a día de hoy. Las principales preocupaciones éticas serían el engaño y el consentimiento informado, aunque algunos de los participantes originales siguen considerando el experimento como un cambio en su vida.

1. El experimento de la prisión de Stanford

En 1971, Philip Zimbardo, de la Universidad de Stanford, realizó su famoso experimento de la prisión, que tenía por objeto examinar la conducta del grupo y la importancia de los roles. Zimbardo y su equipo escogieron un grupo de 24 estudiantes universitarios varones, que eran considerados “sanos”, tanto física como psicológicamente. Los hombres se habían inscrito para participar en un “estudio psicológico de la vida en prisión”, por lo que les pagaban 15 dólares al día. La mitad fueron aleatoriamente asignados presos, y la otra mitad fueron asignados guardias de la prisión. El experimento se llevó a cabo en el sótano del Departamento de Psicología de Stanford, donde el equipo de Zimbardo había creado una prisión improvisada. Los experimentadores se esforzaron mucho para crear una experiencia realista para los prisioneros, incluyendo arrestos falsos en los hogares de los participantes.

A los prisioneros se les dio una introducción bastante estándar de vida de la prisión, que un uniforme embarazoso. A los guardias se les dio instrucciones vagas de que nunca debían ser violentos con los prisioneros, pero debían mantener el control. El primer día transcurrió sin incidentes, pero los presos se rebelaron en el segundo día con barricadas en sus celdas y haciendo caso omiso a los guardias. Este comportamiento sorprendió a los guardias y supuestamente condujo a la violencia psicológica que se desató en los días posteriores. Los guardias comenzaron a separar los presos “buenos” y “malos”, y repartieron castigos que incluyeron flexiones, confinamientos solitarios y la humillación pública a los prisioneros rebeldes.

Zimbardo explicó: “En pocos días, los guardias se volvieron sádicos y los reclusos se deprimieron y mostraron signos de estrés agudo. “Dos prisioneros abandonaron el experimento; uno con el tiempo se convirtió en psicólogo y consultor de prisiones. El experimento, que originalmente iba a durar dos semanas, terminó antes de tiempo cuando la futura esposa de Zimbardo, la psicóloga Christina Maslach, visitó el experimento en el quinto día y le dijo: “Creo que es terrible lo que les estás haciendo a esos chicos”.

A pesar del experimento poco ético, Zimbardo es todavía un psicólogo que trabaja en la actualidad. Incluso fue honrado por la Asociación Americana de Psicología con una Medalla de Oro en 2012 por su trayectoria en la ciencia de la Psicología.

Más información sobre la investigación de Zimbardo en: "El experimento de la cárcel de Stanford"
Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente

Jonathan García-Allen (Reus, 1983) es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialidad en Psicología de las organizaciones. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos por la Universitat Rovira i Virgili, el postgrado en Psicología del Deporte por la UNED y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Es fundador y director de comunicación de la web Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología y las neurociencias. También es autor del libro de divulgación científica «Psicológicamente hablando: un recorrido por las maravillas de la mente», publicado por Ediciones Paidós.