“Voltaren” es el nombre comercial más habitual del diclofenaco, un medicamento comúnmente usado para tratar el dolor y la inflamación así como otros síntomas relacionados.

En este artículo describiremos qué es el Voltaren, para qué sirve y en qué se diferencia de otros medicamentos analgésicos. Asimismo analizaremos en qué casos conviene evitar el diclofenaco y qué efectos secundarios puede provocar.

¿Qué es el diclofenaco?

El diclofenaco es un medicamento antiinflamatorio que se comercializa bajo muchos nombres comerciales, como Voltaren, Voltadol, Dolotren, Atrtrotec o Normuen.

Igual que el ibuprofeno, la Aspirina o el Enantyum (dexketoprofeno), el diclofenaco forma parte del grupo de medicamentos conocidos como “AINEs” (antiinflamatorios no esteroideos). Estos fármacos inhiben la síntesis de prostaglandinas, compuestos que influyen en la inflamación y en el dolor.

Se puede administrar en pastillas, en crema, como inyectable, como colirio y como supositorio. En España el diclofenaco en gel se comercializa como Voltadol y Voltaren Emulgel, mientras que el resto de formatos pueden ser encontrados simplemente como “Voltaren”.

Aunque en general el diclofenaco se puede obtener sin prescripción médica, en algunos países requiere receta, especialmente las variantes con mayor concentración del fármaco.

Diferencias con otros medicamentos

Los AINEs son menos dañinos para el sistema digestivo que los antiinflamatorios esteroideos como la cortisona y el cortisol, pero también pueden producir síntomas estomacales si se consumen de forma continuada.

El diclofenaco y otros AINEs son menos tolerables que el Nolotil para las personas con problemas de estómago y de intestino. No obstante los AINEs afectan a la sangre en menor medida que el Nolotil.

El Voltaren es uno de los AINEs más potentes, aunque también de los más agresivos. El Enantyum es más potente y dañino que el diclofenaco, mientras que el ibuprofeno y el Voltaren tienen efectos muy similares.

En general se recomienda tomar paracetamol para aliviar los dolores leves porque se considera uno de los analgésicos más seguros, si bien el diclofenaco y otros AINEs no son mucho más peligrosos y resultan especialmente útiles para algunos tipos de dolor.

¿Para qué sirve el Voltaren?

El diclofenaco es eficaz para tratar múltiples tipos de dolores de intensidad leve o moderada relacionados con la inflamación. Este medicamento destaca especialmente en el alivio de los síntomas que mencionamos a continuación.

1. Dolor de articulaciones

Una de las principales indicaciones del Voltaren es el tratamiento de problemas de articulaciones como la artritis, la artrosis, el dolor mandibular y el reumatismo, así como de dolores reumáticos extraarticulares.

También se recomienda para tratar los ataques de gota, un subtipo de artritis caracterizado por la inflamación dolorosa de una articulación, frecuentemente la de la base del dedo gordo del pie. La gota se debe a la acumulación de ácido úrico en sangre, más habitual en personas con sobrepeso que consumen mucha carne y alcohol.

2. Dolor postraumático y postoperatorio

El Voltaren es muy eficaz para tratar los síntomas inflamatorios y dolorosos producidos por golpes, independientemente de si el daño se sitúa en los huesos, en los músculos o en las articulaciones.

Asimismo después de las operaciones quirúrgicas es habitual la utilización de Voltaren y de otros analgésicos de potencia media.

3. Dolor musculoesqueletal

Los dolores en los músculos y los huesos, sean agudos o crónicos, pueden aliviarse mediante el consumo de muchos analgésicos distintos. Aunque no es específico para este uso, el Voltaren puede ser eficaz en combatir el dolor lumbar y el de espalda, entre otros.

4. Problemas de riñón

Entre los dolores de riñón para los que se recomienda tomar diclofenaco se encuentran los producidos por cólicos nefríticos o cálculos en la vesícula biliar.

5. Dismenorrea (dolor menstrual)

El dolor de regla se puede aliviar eficazmente con diclofenaco y otros antiinflamatorios. Esta es otra de las indicaciones principales del Voltaren.

Si son muy intensos, los dolores menstruales pueden llegar a producir dolor de cabeza, mareos, náuseas y vómitos.

6. Dolor crónico

El diclofenaco es eficaz para reducir los dolores crónicos, sobre todo los relacionados con inflamación. Este puede ser el caso de los dolores por cáncer, para cuyo tratamiento los médicos suelen prescribir combinaciones de opioides como la codeína y AINEs como el Voltaren.

7. Otros dolores inflamatorios

De entre los dolores por inflamación que aún no hemos mencionado cabe destacar los dolores dentales, como el de muelas, y la inflamación ocular, que se puede tratar con diclofenaco en formato colirio.

Efectos secundarios y adversos

Los efectos secundarios más frecuentes del Voltaren incluyen erupciones cutáneas, dolor de cabeza, mareo y vértigo. Entre los síntomas gastrointestinales más habituales están la falta de apetito, el dolor de vientre, los gases, la acidez, las náuseas, los vómitos y la diarrea.

Otros efectos adversos menos comunes incluyen dificultades respiratorias, inflamación de la cara, calambres abdominales y picor por toda la piel.

En caso de que el consumo de Voltaren produzca efectos secundarios conviene probar otros analgésicos, a poder ser menos agresivos.

Contraindicaciones

Hay que evitar tomar diclofenaco en el tercer trimestre del embarazo y durante la lactancia porque el fármaco podría afectar al bebé.

Dado su potencial para dañar el sistema gastrointestinal, el Voltaren está contraindicado en personas que tengan úlcera, síndrome de intestino irritable u otras afecciones similares. Lo mismo sucede con todos los AINEs, incluido el ibuprofeno.

Asimismo parece que el diclofenaco aumenta el riesgo de trombosis y embolia arteriales en mayor medida que otros AINEs, por lo que las personas con enfermedades cardiovasculares también deberían optar prioritariamente por otros analgésicos. Por todo esto recomendamos que el Voltaren no sea utilizado sin prescripción médica, a pesar de lo fácil que resulta obtenerlo.

Además, no se aconseja aplicar el diclofenaco en crema (Voltaren Emulgel o Voltadol) sobre heridas o eccemas puesto que puede agravar estos problemas.