Psicofarmacología

El paracetamol reduce las emociones negativas y positivas, según un estudio

Investigaciones basadas en el uso del paracetamol ayudan a conocer el cerebro.

El paracetamol reduce las emociones negativas y positivas, según un estudio

Imagen: http://en.wikipedia.org/wiki/Tablet_(pharmacy)#/media/File:Four_colors_of_pills.jpg

Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal | Director de comunicación de Psicología y Mente

El paracetamol (acetaminofeno) es un fármaco muy usado por sus con propiedades contra el dolor y la fiebre. Igual que ocurre con otros medicamentos, su consumo puede tener efectos secundarios no deseados. Hasta el momento se sabía, por ejemplo, que tomarlo en dosis elevadas afectaba de manera negativa al hígado. 

Una investigación reciente de la Universidad de Ohio parece indicar que el principio activo del paracetamol, que también se encuentra en otros medicamentos, disminuye la capacidad de sentir las emociones positivas y negativas.

El paracetamol no afecta solamente sobre el dolor

El estudio de la relación entre el paracetamol y las emociones no es algo nuevo, una investigación anterior encontró que los sujetos que tomaron paracetamol durante tres semanas, sentían menos dolor emocional que las personas que tomaron un placebo. Pero el nuevo estudio, publicado en Psychological Science, parece demostrar que este fármaco también afecta a las emociones positivas, no solamente a las negativas.

El estudio y sus resultados

La investigación, encabezada por Geoffrey R. O. Durso, Andrew Luttrell y Baldwin M., se llevó a cabo en la Universidad de Ohio. Se formaron dos grupos de 41 sujetos cada uno. El primer grupo recibió una dosis de 1000 mg de acetaminofeno y al segundo grupo recibió un placebo (un supuesto fármaco). Una hora después (tiempo necesario para que el paracetamol haga su efecto) se les mostró una serie de imágenes para elicitar emociones negativas o positivas. Estas imágenes habían sido seleccionadas para provocar fuertes reacciones emocionales. Los sujetos debían evaluar de +5 (más positiva) a -5 (más negativa) su percepción positiva o negativa de la imagen. Tras mirar las imágenes y evaluarlas una primera vez, se les volvió a presentar la secuencia de imágenes de nuevo para una segunda evaluación.

Los resultados revelaron que el grupo que había consumido paracetamol sintió reacciones emocionales menos intensas a las imágenes, es decir, las imágenes negativas fueron evaluadas como menos negativas, y las imágenes positivas fueron evaluadas como menos positivas.

Para descartar que la percepción de otras cualidades de la imagen (como la intensidad del color, etc…) no había afectado a la evaluación emocional, un segundo estudio se llevó a cabo. Los resultados mostraron que el paracetamol no alteró la percepción visual de la imagen.

Hay que mencionar, que la diferencia en las puntuaciones de ambos grupos no fue muy abultada. La media de las puntuaciones del grupo placebo fue de 6.76, mientras que las del grupo que había tomado paracetamol fue de 5.85.

Otros estudios en relación al dolor y las emociones

Ya comentamos en el artículo “El miembro fantasma: Terapia de la caja espejo” que los estudios de Ronald Melzack, un investigador y profesor de psicología en la Universidad McGill en Canada, dieron lugar a la Teoría de la Neuromatriz. Esta teoría atribuye la difusión del dolor y la transmisión de este por el organismo a un complejo sistema. En el sistema intervienen diversas áreas (del sistema nervioso central y periférico, sistema nervioso autónomo y sistema endocrino) influenciadas directamente por varios factores psicológicos, emocionales, genéticos y sociales.

Otro estudio, llevado a cabo por Naomi Eisenberger, investigadora de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), parece indicar que el dolor físico y el dolor social son procesados en las mismas regiones cerebrales. Estas regiones cerebrales se activan de forma similar ante el dolor físico o ante un rechazo social, como puede ser una ruptura de pareja. Además, las personas “que son más sensibles al dolor físico también suelen ser más sensibles al dolor social” concluye la autora de la investigación.

Si es cierto que el paracetamol afecta a las emociones, ¿también tendrán un efecto sobre las emociones otros analgésicos como la Aspirina o el Ibuprofeno? Seguro que habrá futuras investigaciones en esta linea.

Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal | Director de comunicación de Psicología y Mente

Jonathan García-Allen (Reus, 1983) es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialidad en Psicología de las organizaciones. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos por la Universitat Rovira i Virgili, el postgrado en Psicología del Deporte por la UNED y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Es fundador y director de comunicación de la web Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología y las neurociencias. También es autor del libro de divulgación científica «Psicológicamente hablando: un recorrido por las maravillas de la mente», publicado por Ediciones Paidós.

Participa