Este fármaco es un fármaco del grupo de los ISRN. Wikipedia Commons.

La ciencia farmacológica avanza cada día más para crear medicamentos cada vez más efectivos y con menos efectos secundarios. Uno de estos medicamentos de reciente creación es la duloxetina, la cual fue comercializada por primera vez en el año 2004.

A lo largo de este artículo hablaremos de las propiedades y forma de acción de este antidepresivo, así como de los trastornos en los que es administrado, sus efectos secundarios y las precauciones que deben tener en cuenta aquellos que lo consumen.

¿Qué es la duloxetina?

La duloxetina, conocida de forma comercial como Cymbalta, es un antidepresivo que se incluye dentro de la categoría de los Inhibidores de la Recaptación de Serotonina y Noradrenalina, o IRSN. Como tal ejerce un efecto sobre los niveles de estos dos neurotransmisores, los cuales trabajan regulando el estado de ánimo de las personas.

La buena tolerancia de duloxetina lo ha convertido en un fármaco de elección para el tratamiento de la depresión mayor y para combatir el dolor sintomático de la neuropatía diabética y la fibromialgia.

Las investigaciones realizadas en torno a la eficacia de este fármaco revelan que la utilidad de la duloxetina se sitúa por encima de otros medicamentos antidepresivos gracias a su doble mecanismo de acción. Así, es más eficaz que los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS) tradicionales a la hora de abarcar y reducir la intensidad de los síntomas y por lo tanto conseguir una remisión mucho más exitosa.

Finalmente, al igual que otros fármacos antidepresivos de esta categoría, también ejerce un ligero efecto inhibidor de la recaptación de dopamina, lo que lo convierte en un antidepresivo bastante completo.

¿Para qué trastornos es utilizada?

Los trastornos y afecciones en los que se administra un antidepresivo como la duloxetina son variados y abarcan desde trastornos psicológicos como la depresión mayor y el trastorno de ansiedad generalizada; hasta enfermedades físicas como el dolor causado por afecciones neuropáticas periféricas, la lumbalgia crónica, la osteoartritis o la fibromialgia.

Además, también es recetada en los inicios de la incontinencia urinaria por esfuerzo. Este tipo de incontinencia es aquella en la que la persona sufre algún escape orina mientras realiza actividades físicas o de esfuerzo. También pueden aparecer al toser, alzar algún objeto pesado o realizar algún esfuerzo físico.

En cualquier caso, el uso de este fármaco solo puede darse por indicación médica, y también es imprescindible seguir exactamente las indicaciones que el profesional dé.

1. Depresión mayor

En la depresión mayor el paciente presenta una sintomatología que se caracteriza por un estado de ánimo bajo, invasivo y persistente. Suele ir acompañado de una baja autoestima y anhedonia o la falta de interés y gozo en actividades que antes de la depresión se percibían como placenteras.

2. Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Esta afección se distingue por ocasionar en la persona sentimientos de temor y preocupación persistentes relacionados con cualquier aspecto de la vida cotidiana. La persona es completamente incapaz de controlar este desasosiego el cual acaba generando otros malestares físicos y psicológicos e interfiriendo en las actividades diarias del paciente.

3. Dolor neuropático periférico

El dolor neuropático es aquel producto de una lesión o una enfermedad que actúa sobre el sistema somatosensorial. Sus principales síntomas son: la alodinia o cuando un estímulo inofensivo provoca una respuesta de dolor desproporcionada, y la hiperalgesia o cuando un estímulo doloroso leve produce una reacción de dolor acentuada.

4. Lumbalgia crónica

La duloxetina también ha resultado ser muy eficaz en el tratamiento del dolor provocado por la lumbalgia crónica. Este dolor aparece de manera localizada a la altura de la región lumbar de la columna vertebral y debe presentar una duración de más de tres meses.

5. Osteoartritis

El dolor provocado por la osteoartritis está provocado por un daño al cartílago que recubre el extremo de los huesos en las articulaciones. Esto provoca la fricción directa de los huesos la cual provoca el dolor, la hinchazón y un deterioro en el movimiento de la articulación.

6. Fibromialgia

La fibromialgia es una afección crónica que se distingue por ocasionar un dolor de tipo musculoesquelético en aquellos pacientes que la padecen, sin que esta tenga un origen orgánico que lo justifique.

¿Cómo se administra este fármaco?

La duloxetina es producida en cápsulas de liberación retardada para tomar por vía oral. Esto significa los principios activos no son liberados hasta llegar al intestino y así eludir a los ácidos gástricos del estómago que podrían interferir y estropear el efecto de la medicación.

El tratamiento se iniciará de manera gradual, administrando inicialmente una dosis baja la cual irá aumentado una vez por semana. En el tratamiento de la ansiedad, normalmente la cantidad será de una o dos tomas diarias. según el estado del paciente, mientras que en el resto de casos los médicos acostumbran a recetar una sola dosis al día.

En cualquiera de los casos, el paciente deberá seguir al pie de la letra las instrucciones indicadas por el médico. En ninguno de los casos el paciente podrá variar la dosis por su propia cuenta, ni tomarla más veces de las indicadas.

¿Qué efectos secundarios tiene?

Al igual que otros fármacos inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina, la duloxetina tiene una gran cantidad de efectos secundarios. No obstante, no todos son graves y son más llevaderos que los ocasionados por otros antidepresivos. Además, estos se reducen notablemente si es consumida acompañada de alimentos.

Los efectos secundarios no deseados pueden dividirse en graves y no graves. En los primeros el paciente deberá contactar con su médico si estos se agravan o se alargan en el tiempo, mientras que en los segundos deberá informar de manera inmediata.

Efectos secundarios no graves

Los efectos secundarios de la duloxetina que se consideran poco graves son los siguientes.

  • Problemas gástricos.
  • Vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Sequedad bucal.
  • Problemas en la micción.
  • Vértigos.
  • Cefaleas.
  • Sudoración y/o sudoración nocturna.
  • Sensación de fatiga.
  • Debilidad.
  • Somnolencia.
  • Dolor y/o espasmos musculares.
  • Alteración del deseo y/o la capacidad sexual.
  • Temblores incontrolables.

Efectos secundarios graves

Este psicofármaco también tiene otros efectos secundarios de mayor gravedad. Son los siguientes.

  • Alteraciones cutáneas y picores.
  • Sangrados y/o cardenales sin causa aparente.
  • Inflamación del abdomen.
  • Coloración ocular amarillenta.
  • Orina de tono oscuro.
  • Fatiga extrema.
  • Confusión.
  • Problemas en la visión.
  • Fiebre.
  • Síntomas de gripe.
  • Ampollas, sarpullido y/o urticaria.
  • Problemas en la respiración y en la deglución.
  • Inflamación en diversas zonas del cuerpo.
  • Ronquera.

Precauciones a tener en cuenta

Es necesario que el paciente informe de cualquier alergia, enfermedad, afección o condición especial de salud que pudiera interferir con la eficacia del tratamiento.

Además, también habrá de informar acerca de cualquier medicamento, complemento vitamínico o complejo natural que esté consumiendo el paciente en el momento de iniciar el tratamiento con duloxetina, así como de sus hábitos de consumo de alcohol.

Debido a los efectos sedantes de este antidepresivo, los pacientes pueden experimentar confusión o alteración del juicio, por lo que deberán evitar o tomar precauciones especiales a la hora de conducir o manejar maquinaria pesada.

En los casos de embarazo y lactancia solamente deberá ser administrado aquellos casos en los que se demuestre que no existe riesgo para el feto o el bebé, puesto que la duloxetina puede ser excretada por la leche materna.