Psicofarmacología

​Dormidina (psicofármaco): usos, efectos y polémica

Este fármaco supone uno de los principales ejemplos de negocio inmoral.

​Dormidina (psicofármaco): usos, efectos y polémica
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

La Dormidina es un fármaco muy popular, que es más bien conocido por emplearse para combatir el insomnio por sus efectos sedantes. 

¿Sabías que este fármaco es en realidad un antihistamínico de primera generación? Algunos os preguntaréis... ¿qué quiere decir eso? Pues que es un medicamento que originalmente se empleaba para para tratar la alergia ya que uno de sus efectos secundarios es que actúa como sedante. La Dormidina te hace dormir, pero no con un sueño reparador. Con este medicamente es habitual levantarse con somnolencia y con una sensación de embotellamiento. Su nombre genérico es la doxilamina.

Antihistamínicos de primera generación: ¿qué son?

La Dormidina contiene un principio activo llamado doxilamina succinato, que es un antihistamínico de primera generación. Los antihistamínicos se emplean para el tratamiento de la alergia, pero los de primera generación, es decir los antiguos, provocan, además, sueño. En cambio, los nuevos antihistamínicos no provocan este efecto de somnolencia.

Los antihistamínicos de primera son relativamente baratos y muy extendidos. Tanto la doxilamina como otros antihistamínicos H1 de primera generación atraviesan la barrera hematoencefálica provocando somnolencia al inhibir los receptores H1 estimulantes de la vigilia. Pero son fármacos poco específicos, que, además, tienen efectos sobre otros receptores (por ejemplo, receptores colinérgicos).

Esta carencia de selectividad por el receptor es la base del pobre perfil de tolerancia de algunos de estos productos, especialmente si se les compara con la segunda generación de antihistamínicos H1. La dosis de doxilamina para inducir al sueño puede ser tan baja como 6.25 mg, pero es por lo general eficaz en dosis de hasta 25 mg.

Usos de la doxilamina

La doxilamina, por tanto, no solamente se emplea como anti-alérgicos, sino que forma parte de otros medicamentos como la Dormidina o el Normodorm, utilizados para el sueño ocasional. Aunque, sin duda, la Dormidina es el que goza de más popularidad, puesto que sus fabricantes han llevado a cabo una gran campaña de márketing convirtiéndolo en un producto muy conocido.

Dormidina: consulta al médico si...

Pese a la posibilidad de adquirirlo en farmacias sin receta, siempre es aconsejable hablar con médico si sufres problemas de insomnio. Asimismo, es casi obligado que consultes a un especialista en estos casos:

  • Si estás embarazada o pretendes quedarte embarazada
  • Si tomas otros medicamentos sin receta medica, preparaciones a base de hierbas o suplementos dietéticos
  • Si tienes alergias a alimentos u otros medicamentos
  • Si sufres apnea del sueño, asma, bronquitis u otras condiciones pulmonares o respiratorias
  • Si padeces problemas estomacales, por ejemplo: úlceras
  • Si tienes dificultades al orinardiabetes, glaucoma, presión arterial alta, tiroides u otras enfermedades médicas

Interacciones con otros medicamentos

Algunos medicamentos pueden interactuar con la Dormidina por lo que hay que tener especial cuidado, por ejemplo, con el GHB, al incrementar la duración del sueño o favorecer la depresión respiratoria; o con los Inhibidores de la Monoaminooxidasa (IMAOs), porque pueden incrementarse los efectos adversos, por ejemplo, la presión arterial alta.

Algunas consideraciones

La Dormidina no deja de ser un medicamento y por tanto puede producir distintas reacciones. Si vas a consumir este fármaco, durante épocas de calor es necesario estar bien hidratado porque puede agravar los síntomas de deshidratación.

Asimismo, las personas mayores tienen más probabilidad de sufrir efectos secundarios. La Dormidina no debería ser consumida durante un periodo superior a 7 días sin revisión médica.

Efectos secundarios de la Dormidina

Todos los medicamentos producen efectos secundarios y es necesario acudir al médico si algunos de los que se muestran en la lista siguiente aparecen:

  • Somnolencia
  • Sequedad de boca
  • Estreñimiento
  • Visión borrosa
  • Dificultad para orinar
  • Aumento de la mucosidad de los bronquios
  • Mareos
  • Cansancio

Pero en casos graves, como los que se muestran a continuación, debes acudir a tu centro de salud con la mayor brevedad posible:

  • Erupción de la piel
  • Disminución de la tensión arterial
  • Visión doble
  • Inflamación de brazos y piernas
  • Ruido en los oídos
  • Náuseas, vómitos y diarrea

Algunos efectos adversos que raramente ocurren pero que han sido manifestados por algunos individuos son:

  • Anemia
  • Disminución de las plaquetas
  • Disminución de los glóbulos blancos
  • Temblor
  • Convulsiones
  • Excitación

Soluciones para dormir mejor (sin fármacos)

Los fármacos son una medida extrema para cuando el insomnio se manifiesta. Muchas veces, son nuestros propios hábito lo que nos dificultan el poder conciliar el sueño. Por eso, a continuación te dejamos unos consejos para mejorar tu higiene del sueño:

  • Crea un entorno apropiado para poder descansar
  • Cuida tu dieta
  • Sigue un ritual para dormir
  • Evita los estimulantes como el café después de media tarde
  • Haz ejercicio físico
  • No abuses de la siesta
  • No dediques las horas anteriores a irte a dormir a mirar una pantalla.
  • No consumas alcohol antes de dormir
  • Cuida tus horarios

Si quieres profundizar en estos consejos, en nuestro post "10 principios básicos para una buena higiene del sueño" encontrarás toda la información que necesitas.

Concluyendo

La Dormidina es un fármaco que inicialmente se empleaba para el tratamiento de la alergia, pero debido a que causaba también somnolencia se comercializó como un fármaco para dormir. Esta estrategia no es nueva, y de hecho es una práctica habitual de las farmacéuticas. Otro ejemplo claro es el de la paroxetina, un fármaco antidepresivo que intentó venderse como remedio contra la timidez.

Sin duda, nos da motivos para reflexionar sobre cómo el dinero prima por encima de nuestra salud

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching.

Participa