Personalidad

La Teoría de la Individualidad de Royce y Powell

Este modelo trata de explicar la personalidad y los patrones de comportamiento de cada persona.

La Teoría de la Individualidad de Royce y Powell
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

El concepto de "personalidad" ha dado lugar a una gran diversidad de teorías que intentan explicar qué es y cómo se puede medir y estudiar. Algunos autores han intentado a lo largo de la historia elaborar un modelo teórico que permita integrar las diferentes teorías existentes con una teoría general que explique la existencia de diferencias individuales. 

Una de las propuestas más ambiciosas en este sentido es la teoría de la individualidad de Royce y Powell.

¿Qué es la teoría de la individualidad de Royce y Powell?

La teoría de la individualidad de Royce y Powell pretende ser una teoría integradora de las diferentes teorías referentes al estudio de la personalidad y las diferencias individuales. Concretamente de la teoría general de sistemas, el análisis factorial y la metodología experimental.

Esta teoría se basa en la consideración de que la conducta no está causada por un único factor sino que el origen de esta es múltiple (incorporando factores biológicos y sociales). 

También considera que la personalidad es un constructo estable en el tiempo a pesar de que puede variar a lo largo de la vida o ante diferentes situaciones y que se dirige a la consecución de metas y la búsqueda de un sentido personal. Por último, también parte de la idea de que en todas las diferentes áreas de la psique pueden hallarse diferencias individuales.

Se trata de un modelo que considera que cada persona, si bien puede compararse con los demás al tener todos unos rasgos concretos, los posee en un grado diferente de todas las demás de manera que le hacen un individuo único. Se trata de un modelo general e introductorio, muy ambicioso, sobre el que cabe realizar diferentes investigaciones.

Personalidad dentro del modelo: ¿qué es y para qué sirve?

El modelo propuesto por la teoría de la Individualidad de Royce y Powell considera la personalidad de una forma genérica, como organización de sistemas que permiten traducir, transformar e integrar la información psíquica. Ello se detalla en mayor medida en la estructura propuesta por estos autores.

En lo que respecta a su función, se establece que el principal objetivo de la personalidad es encontrar sentido al mundo y a la propia persona, de manera que se intenta hacer la realidad más gestionable.

La personalidad da origen a distintos aspectos tales como las emociones, creencias, valores, estilo de vida, identidad personal y forma de conceptualizar la realidad.

Una estructura en tres grandes sistemas

La teoría de la individualidad de Royce y Powell estipula que dentro de la personalidad pueden encontrarse seis sistemas organizados de forma jerárquica, los cuales pueden agruparse en tres categorías atendiendo a su función y complejidad. Estas categorías permiten dividirlos en sistemas traductores, transformadores e integradores. Los diferentes sistemas se adquieren a lo largo del desarrollo, empezando por los traductores para generar según se va creciendo el resto.

1. Sistemas traductores

El concepto de sistema traductor de la teoría de la individualidad de Royce y Powell hace referencia a todos aquellos componentes de la persona que permiten, tal y como propone el nombre, traducir la estimulación de manera que lo interno pase al exterior y lo exterior a lo interior. 

Dentro de estos sistemas se encuentran el sistema sensorial y el sistema motor. En ambos pueden encontrarse en forma de subsistema la temporalidad y la espacialidad, de manera que se hace un proceso de traducción secuencial y simultánea.

Sistema sensorial

Se refiere al conjunto de elementos que permite captar la realidad exterior de manera que la información externa pueda ser procesada por otros sistemas.

Sistema motor

En esta ocasión, el sistema motor hace referencia al conjunto de procesos que permiten pasar la energía a acto. Es decir, el sistema motor es el que se encarga de realizar el movimiento.

2. Sistemas transformadores

Los sistemas transformadores son aquellos que se encargan de procesar la información obtenida o dirigida por o hacia los sistemas traductores. Entre los sistemas transformadores destacan el sistema cognitivo y el sistema afectivo.

Sistema cognitivo

El sistema cognitivo es ese cuya principal función es la de transformar y trabajar la información proveniente del medio de manera que contribuya a hacernos comprender el medio

Dentro de él pueden observarse como subsistemas la percepción o mecanismo por el cual manipulamos la información proveniente del exterior, la conceptualización (equivalente a la inteligencia en este modelo) como la manera en que se forman conceptos a partir de la transformación de los datos en material verbal y abstracto y la extracción de información sobre las relaciones entre elementos, y la simbolización o creación de constructos metafóricos en base a dichos datos.

Sistema afectivo

El sistema afectivo es uno de los que mejor permite ver la influencia de otras teorías de la personalidad en la teoría de la individualidad de Royce y Powell. Este sistema transforma la información captada del exterior de manera que produzca alteraciones en el nivel de activación mental y física. Se conforma de los subsistemas de estabilidad emocional, independendencia emocional y extraversión-introversión.

3. Sistemas integradores

El tercer y más importante elemento a la hora explicar la conducta y las diferencias individuales son el grupo de sistemas integradores, cuya principal función es la de dirigir cómo va a procesarse la información y lo que ésta va a significar en los anteriores sistemas. Dentro de los sistemas integradores se encuentran los sistemas de estilo y valor.

Sistema de estilo

El sistema de estilo tiene como principal función determinar cómo va a procesarse la información, afectando directamente a los sistemas transformadores de manera que afecta a la visión que tenemos del mundo y el tipo de afectividad que tenemos.

El sistema de estilo posee a su vez tres subsistemas: el empírico que se encarga de aspectos como la fiabilidad a nivel cognitivo y la extraversión introversión a nivel cognitivo, el racional en el que a nivel cognitivo permite la conceptualización mientras que mantiene la independencia a nivel emocional, y el metafórico en el que se permita la simbolización y la estabilidad emocional.

Sistema de valor

El sistema de valor dirige las creencias de las personas y sus motivaciones, proporcionando intereses y necesidades. Dentro del sistema de valor podemos encontrar tres grandes subsistemas: el del yo, el social y el intrínseco.

El sistema del yo es aquel que regula la autopreservación y la identidad, así como los patrones de conducta que solemos emplear. Se vincula con la estabilidad emocional y la capacidad de simbolización. El sistema social se encarga de los procedimientos que delimitan el tipo de interacción que mantenemos con los demás y la percepción de éstos. Por último, el sistema intrínseco se vincula con la motivación y la orientación hacia metas, permitiendo la generación de conceptos y nuestra independencia.

Referencias bibliográficas:

  • Hernangómez, L. y Fernández, C. (2012). Psicología de la personalidad y diferencial. Manual CEDE de Preparación PIR, 07. CEDE: Madrid.
  • Bermúdez, J. (2004). Psicología de la Personalidad. Teoría e investigación (Vols. I y II). Unidad Didáctica de la UNED. Madrid.
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.