Entrar en una relación supone que nuestra vida dé un giro de 180 grados, para lo bueno y para lo malo. Esto queda claro, en muchos casos, durante la ruptura de pareja, una etapa en la que en muchos casos se entra en una crisis personal no solo producida por la falta de contacto con la persona que una vez amamos, sino también por el vacío que deja perder muchos de los hábitos que antes realizábamos con el o la "ex".

Pero el adiós no siempre es definitivo. Es común que después de la ruptura se mantenga el contacto con la ex pareja, con un trato cordial. De hecho, se estima que casi la mitad de la mitad de las personas que han tenido relaciones románticas con anterioridad mantienen una relación amistosa con al menos uno de sus ex parejas., y alrededor de un 13% de ellas manifiestan que su mejor amigo u amiga es alguien con quien en el pasado han tenido una relación romántica.

Así pues, cabe preguntarse... ¿por qué algunas personas son capaces de mantener la amistad con ex parejas y otras no? Hace pocos meses se publicó un estudio basado en cuestionarios que sirve para aclararnos este tema.

¿Amistad madura, o algo más?

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista Personal Relationships, contó con la participación de personas que tenían pareja en ese momento y que antes habían estado involucradas en al menos otra relación amorosa que ya terminó, y refleja varias de las conclusiones que otros estudios similares realizados con anterioridad subrayado.

Por ejemplo, halló que más o menos un 40% de las personas encuestadas mantenía el contacto con al menos una ex pareja, y aunque en la mayoría de los casos esta no era muy frecuente, en el 13% de ellos las personas implicadas se hablaban varias veces cada semana.

Más allá de estos aspectos relacionados con la frecuencia con la que se mantiene el contacto con ex parejas, la investigación también muestra datos acerca del cómo son estas relaciones tras la ruptura.

El inicio de esa toma de contacto con alguien a quien empezamos a ver por primera vez como una ex pareja se suele producir después de un hiato de al menos dos meses en el que no se queda en persona y la comunicación a través de Internet y similares cae bruscamente hasta casi desaparecer.

Lo que predispone a retomar el contacto con la ex pareja

Pero, ¿qué es lo que hace que se sea más propenso a retomar el contacto con un ex? Curiosamente, y al contrario de lo que se podría llegar a pensar, la actitud amistosa con una antigua pareja no es un signo inequívoco de que se ha superado el desengaño amoroso; si atendemos a los datos estadísticos, de hecho, la probabilidad de que quien mantiene esa relación amistosa con el ex haya superado la ruptura es menor que la que presenta quien no mantiene ese contacto.

En concreto, el porcentaje de participantes en la investigación que afirmó no haber superado la ruptura era significativamente mayor entre quienes conservaban la amistad con la ex pareja. Además, la probabilidad de conservar a un antiguo amor en forma de simple relación amistosa era mayor en las personas que consideraban estar relativamente poco implicadas en su relación de pareja actual, aunque no se sintieran insatisfechas con esta última. En general, se tendía a mostrar una mayor propensión a mantener la amistad con los exs por los que aún se sentía algo.

¿Interfiere esto con las relaciones en curso?

En otro estudio dirigido por el mismo equipo, se trató de entrar más en detalle a investigar las motivaciones de quien mantiene amistad con una ex pareja, y para ello solo se contó con la participación de jóvenes que en ese momento mantenían el contacto con un ex (o más) con una frecuencia, como mínimo, bimensual, y que además estaban dentro de una relación de pareja con otra persona.

En esta ocasión, los investigadores sí hallaron una relación entre la satisfacción con la relación actual, mayor era el contacto con el que se hablaba con la ex pareja.

Por otro lado, a los participantes también se les pidió que dijesen en qué grado creían que cada una de estas frases describía los motivos por los que mantenían el contacto con esa ex pareja:

  • La ex pareja forma parte del grupo amplio de amigos.
  • La relación con la ex pareja es fuerte y satisfactoria.
  • La ex pareja es vista como un posible plan B.
  • Sientes que has pasado muchas experiencias junto a la ex pareja y que invertiste mucho en esa relación.

Los participantes más satisfechos con su relación amorosa tendían a responder muy positivamente a la opción que hace referencia al grupo amplio de amigos (quizás porque es un contacto que requiere menos esfuerzo y dedicación al estar "encajado" en el círculo social habitual), mientras que las que estaban más insatisfechas destacaban la opción de volver con esa persona como plan B; las otras dos opciones no correlacionaron bien con la satisfacción obtenida de la pareja.

Conclusiones

Por supuesto, estos resultados no significan que cualquier persona que mantiene una amistad con un ex aún sienta algo por ese antiguo amor, sino que estadísticamente la cantidad de gente que no ha superado la ruptura es más habitual entre aquellos que siguen en contacto con la ex pareja que entre los que han hecho borrón y cuenta nueva.

Quizás esto indica que cortar del todo con alguien ni es una opción tan inmadura como muchos creen, sino una forma eficaz de no amargarse la vida mutuamente. En todo caso, cada persona es un mundo, también en nuestra faceta afectiva.

Referencias bibliográficas:

  • Kaplan, D. L., y Keys, C. B. (1997). Sex and relationship variables as predictors of sexual attraction in cross-sex platonic friendships between young heterosexual adults. Journal of Social and Personal Relationships,14, pp. 191 - 206.
  • Rodríguez, L. M., Øverup, C. S., Wickham, R. E., Knee, C. R. y Amspoker, A. B. (2016). Communication with former romantic partnersand current relationship outcomes among college students. Personal Relationships, 23(3), DOI: 10.1111/pere.12133