El maldito desamor. Unsplash

Todos deseamos ser queridos por la persona a la que amamos. Y es que encontrar a ese alguien especial que tanto nos motiva y con el que deseamos pasar el resto de nuestras vidas, nos hace sentir llenos y felices. Pero la vida romántica en pareja no siempre es fácil, y puede ocurrir que, con el paso del tiempo, nuestra pareja cambie de actitud hacia nosotros.

Las causas de este comportamiento pueden ser muchas, y no conviene sacar conclusiones sin estar seguros de qué es lo que en realidad está ocurriendo. En estos casos, la comunicación es importante, pero también la observación, porque a veces no solo podemos fiarnos de las palabras, sino que el comportamiento de la otra persona respecto a nosotros nos va a decir mucho.

Las relaciones interpersonales son complejas, especialmente cuando nos encontramos en estas situaciones, en las que nuestras emociones pueden no encajar con la lógica. La capacidad de diálogo, el respeto, la tolerancia, etc., son elementos que nos ayudan a construir confianza. Pero, ¿qué hacer cuando nuestra pareja cambia de actitud hacia nosotros? Responderemos a esta pregunta en las siguientes líneas.

¿Por qué nuestra pareja ha cambiado de actitud?

Una de las situaciones más dolorosas por las que podemos pasar cuando estamos en pareja es cuando la relación se enfría y las muestras de cariño desaparecen. Todos queremos sentirnos queridos, pero con el tiempo, la relación puede enfriarse, y eso no necesariamente significa que no haya amor y que el cariño se ha acabado. La habituación es un fenómeno frecuente en las relaciones de pareja, y por eso los expertos aconsejan que, para tener éxito en una relación de pareja, hay que cuidarla y trabajarla en el día a día.

Pero con el tiempo todo cambia, también los sentimientos. En ocasiones, también es necesario aceptar que la intensidad del enamoramiento inicial puede dar lugar a un amor más maduro, del que hablamos en nuestro artículo “Amor maduro: ¿por qué el segundo amor es mejor que el primero?”, y que quizás no sea tan intenso pero es más auténtico. Este sentimiento suele ser normal, por lo que no conviene sacar conclusiones fuera de lugar. Hablando las cosas, la mayoría de veces es posible entenderse si el amor entre dos personas existe.

Por otro lado, puede que el motivo del cambio de actitud de tu pareja simplemente sea fruto del estrés, de estar pasando una mala racha en el trabajo, algo que también puede influir en la relación y que tiende a cambiar cuando la situación problemática mejora. Otra causa del cambio de actitud de tu pareja pueden ser los conflictos habituales, que causarían erosión en la relación y desmotivación de los miembros. Algo que podría provocar el replantearse cuál es la situación a partir de ahora e incluso puede llegar a deteriorar ese bonito sentimiento inicial.

Qué hacer cuando nuestra pareja cambia de actitud

Como ves, no siempre es un problema grave el cambio de actitud, pero puede ocurrir que existan factores que influyen (una tercera persona) y que pueden convertir la relación en tóxica. Sea cual sea la causa, si la actitud de tu pareja respecto a ti ha cambiado, puedes tomar nota de los consejos que se presentan a continuación.

1. Intenta no ser catastrófico

Es muy frecuente que, ante este tipo de situaciones, uno tiende a dramatizar y a sacar conclusiones antes de tiempo. Esto aumenta la desconfianza y nos adentra en un círculo vicioso del que es difícil salir. Evita la rumiación y esos pensamientos que lo que hacen es aumentar el conflicto. En ocasiones, la realidad nada tiene que ver con lo que pensamos.

2. Evita los juegos mentales

Cuando nos adentramos en este círculo vicioso, el terreno es cada vez más pantanoso. Esto causa que los miembros de una relación se distancien en vez de acercarse. Si en realidad la cosa nos es tan grave como te imaginas, lo que puedes provocar es que la relación se deteriore y, por tanto, termines por arruinar algo que no era tan grave. Así que sé maduro/a y no adaptes tu comportamiento para llamar su atención.

3. Observa la situación y analiza la conducta de ambos

Además de evitar los juegos mentales, conviene que observes la situación pero de maner objetiva. Eso incluye también observar tu comportamiento y analizar tu actitud, porque puede que tu manera de hacer las cosas haya influido en cómo se siente tu pareja.

4. Sé empático

Teniendo en cuenta el punto anterior, conviene ser empático. Es decir, si crees que puedes tener algo de culpa en su cambio de actitud, debes de ser empático y ponerte en su piel. Esta es la mejor manera de que seas objetivo en tus decisiones.

5. Habla con tu pareja

Una vez hayas seguido los pasos anteriores, es buen momento para hablar con tu pareja. La comunicación es un elemento clave para la marcha de cualquier noviazgo o matrimonio. Por tanto, es necesario que tu pareja y tu expreséis lo que sentís el uno por el otro y, si ha habido un malentendido, se hable de manera madura,

6. Pide respeto

En los casos en que tu pareja no es sincera contigo o notas que está siendo poco respetuosa, debes de hacerte respetar. Siempre hay alguna posibilidad de que su cambio de actitud no dependa directamente de ti.

7. Toma una decisión

Llegados a este punto, si consideras que tu pareja te está faltando al respeto, es momento de tomar una decisión. Si tras hablar con él o ella está a la defensiva, puede que esté jugando o esté desilusionado/a con la relación. Si esta situación dura mucho, tal vez debas replantearte si en realidad quieres seguir ahí o no.