Pareja

6 modos de potenciar el atractivo sexual sin cambiar de aspecto

Hay formas de sacarle partido a la propia imagen para gustar más. Pista: el truco es la sencillez.

6 modos de potenciar el atractivo sexual sin cambiar de aspecto
Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

El hecho de atraer a los otros sexualmente o no puede llegar a ser uno de los aspectos de nuestras vidas que más nos afecte en ciertas situaciones. De hecho, algo tan simple como resultar atractivos a los demás puede llegar a tener un impacto directo en el modo en el que los demás nos tratan cuando no nos conocen bien e, incluso, mejorar nuestras expectativas de encontrar trabajo, según varios estudios.

Ahora bien, esta cualidad suele ser asociada a una mezcla de genética y culto al cuerpo, algo demasiado costoso para que valga la pena o que, directamente, consideramos que nos está vedado por nuestras características físicas más o menos invariables. Esto es un mito: hay formas de potenciar el atractivo sexual sin tener que modificar nuestro aspecto.

¿Cómo mejorar nuestro atractivo sexual?

Si te interesa aumentar las posibilidades de despertar interés sexual en los demás, ten en cuenta las siguientes pautas.

1. Juega con el misterio

Mientras que varios estudios sugieren que el hecho de haber visto antes a un hombre aumenta el interés de las mujeres, ocurre lo contrario si intercambiamos los sexos; los hombres encuentran más atractivas a las mujeres cuando nos una sorpresa, algo no conocido y que resulta poco familiar. Por ejemplo, tienden a preferirlas cuando no las han visto antes a través de fotografías.

Saber esto puede ser muy útil para que, simplemente, decidas jugar con este factor según te convenga, dándote a conocer más o menos. Cabe decir que este es quizás el único dato que va en contra de la lógica de potenciar el atractivo sexual expresarse de un modo natural y simple.

2. Adopta una postura relajada

Hace tiempo que se viene relacionando la adopción de posturas relajadas y expansivas con el hecho de expresar atracción; cuando alguien nos interesa en ese sentido, exponemos más nuestro cuello y las partes interiores de los brazos.

Sin embargo, ocurre lo mismo con la persona que "recibe el mensaje". Ver cómo alguien actúa de un modo relajado, sin tener los brazos y las piernas cerca del eje central del tórax, transmite seguridad en uno mismo, lo cual da confianza y hace que bajen las defensas psicológicas que muchas veces nos pueden mantener alejados de alguien que nos gusta.

Por consiguiente, algo tan sencillo como no encogerse, no mantener los brazos semi-flexionados y pegados al vientre o separar las piernas puede marcar la diferencia de un modo significativo.

3. Juega con la creatividad

Mostrar un modo de pensar no convencional suele resultar divertido y por consiguiente genera atracción, muchas veces sexual. Eso sí, hay que tener en cuenta que utilizar ciertos temas puede tensar el ambiente, tal y como ocurre a veces con el humor negro. Es importante no solo expresar la propia creatividad de un modo desacomplejado, sino también tener en cuenta que la otra persona se juzga a sí misma a lo largo de la interacción. Si algo le hace gracia pero cree que está fuera de lugar, esa acción no sumará.

Por ejemplo, una buena manera de hacer uso de este recurso es, simplemente, perderle el miedo a la improvisación. El hecho de ser tan creativos como cuando estamos con amigos, pero esta vez en compañía de alguien que no nos conoce mucho, potencia ese efecto de novedad. No siquiera hay que ser Shakesperare.

4. Expresa tu simpatía natural

Intentar ir de "duros" no solo está fuera de lugar; además, resta atractivo. Evítalo, y este simple hecho hará que llames más la atención. Paradójicamente, si te comportas de un modo normal, ofreciendo siempre la ayuda que sería razonable ofrecer ante cualquier persona que no queramos conquistar, es una muy buena manera de comunicar de un modo adecuado uno de los aspectos más positivos de nuestra personalidad.

5. No renuncies a los cumplidos

Los cumplidos está bien cuando salen de dentro. Eso sí, utilízalos sin atosigar y procurando que no sean floridos y tan "intensos" que la otra persona se vea obligada a decir algo al respecto más allá de "gracias". 

El motivo está claro; hay personas que se sienten muy nerviosas cuando se les hacen cumplidos muy románticos; la sencillez es lo mejor, y tampoco hay que hacer que toda la conversación gire en torno a eso. La información ya ha sido dada y probablemente la otra persona se siente mejor gracias a ese refuerzo para su autoestima.

6. Establece conversaciones con contenido

El modo definitivo de despertar atracción es haciendo que las conversaciones ofrecidas también lo sean. Buscar temas en común y involucrarse en ellos es un deporte muy estimulante, algo que fluye por sí solo y que va más allá de las típicas imposiciones en forma de conjuntos de normas para conocer gente. Además de ofrecer nuestro lado más humano, sirven para apelar a la otra persona, hacer que se involucre en la interacción y centre su atención en todo lo que está ocurriendo en ese intercambio de palabras.

Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

Licenciado en Sociología por la Universitat Autónoma de Barcelona. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Posgrado en comunicación política y Máster en Psicología social.