Un alto CI está asociado a muchas ventajas en la vida. Unsplash.

La inteligencia es uno de los rasgos mentales más importantes de los que han sido estudiados por la psicología. Se ha demostrado que tener un alto nivel de CI (el indicador del nivel de inteligencia) está relacionado con tener mayores probabilidades de disfrutar de una vida larga, con acceso a trabajos bien remunerados, y en un buen estado de salud.

Ahora bien, ¿qué vínculo hay entre la inteligencia y el amor? Varias investigaciones se han propuesto explorar esta fascinante relación, y hoy nos veremos una que, en concreto, se centra en analizar el modo en el que los hombres más listos afrontan el matrimonio.

Un rasgo ventajoso en el amor

Tiene sentido que la inteligencia sea algo que nos permite adaptarnos bien al entorno, ya que por definición, este rasgo es la capacidad para hallar soluciones ante problemas nuevos. Lo contrario a solucionar una situación recurriendo a acciones rutinarias y memorizadas a través de la costumbre es la inteligencia.

Sin embargo, también es cierto que bajo este concepto tan famoso hay una cierta ambigüedad. ¿Cuáles son, exactamente, las habilidades mentales que están funcionando en una situación en concreto para lograr un objetivo? ¿Es la misma inteligencia la que actúa a la hora de resolver una operación de cálculo mental que aquella que interviene a la hora de comprender un texto de filosofía? La respuesta es sí y no: la inteligencia es un conjunto de procesos mentales, y en cada momento unos cobran mucha más importancia que otros.

Ahora bien, ¿qué implica ser inteligente en las relaciones amorosas? En este caso hay que tener en cuenta que actualmente los roles de género siguen teniendo mucha influencia en el modo en el que la mayoría de las personas se comportan en sus relaciones de pareja y en sus matrimonios. Por eso, merece la pena diferenciar por sexos. En este caso nos centraremos en lo que ocurre con los hombres, sus matrimonios y su nivel de CI a través de una investigación realizada por un equipo de psicólogos fineses encabezado por Jaakko Aspara.

¿Economía o afectividad?

Se sabe desde hace tiempo que los hombres más inteligentes tienen más probabilidades de casarse. Sin embargo, esto no significa que la inteligencia sea un elemento que mejora el lazo afectivo que une a estos varones con sus parejas; también podría ser el resultado de un efecto paralelo de tener un alto CI: mayores niveles de ingresos.

A fin de cuentas, si un hombre opta a mejores puestos de trabajo por ser más inteligente, también tendrá una mayor capacidad para ser capaz de aportar recursos para formar una familia (y más cuando, a raíz de la desigualdad, muchas mujeres no pueden aportar tanto dinero a la vida en común).

Así pues, los investigadores liderados por Aspara querían ver si era una mayor capacidad para gestionar afectivamente las relaciones, y no la economía familiar, la que explica este mayor éxito en el matrimonio.

Además, querían ver qué tipo de sub-habilidades mentales englobadas en el concepto de inteligencia hacen que estos hombres tengan más éxito en la vida con su pareja. Para realizar el estudio, Aspara aprovechó la gran cantidad de datos que recopila el gobierno finés: datos de ingresos, estado civil y CI de todos los hombres que habitan el país (este último dato, a raíz de las pruebas que pasan los varones cuando pasan por el servicio militar obligatorio).

Los resultados

Tal y como se esperaba, los hombres más inteligentes tendían a tener más posibilidades de casarse y de seguir casados 4 años después. Este efecto se conservaba incluso cuando se descartaba la influencia de los ingresos económicos. De hecho, aunque la economía era más importante a la hora de predecir las posibilidades de llegar a casarse, la inteligencia lo era más a la hora de predecir la duración de los matrimonios.

¿Y qué habilidades mentales eran más importantes para la salud del matrimonio? Para saber ello, los investigadores pasaron de tener en cuenta el CI, como medida de la inteligencia general, a hacerlo con las puntuaciones en las partes de los test que, separadas, miden estas capacidades específicas: razonamiento lógico, numérico y verbal. Las habilidades verbales fueron claramente las que mejor explicaban la posibilidad de tener largos matrimonios.

La importancia de la comunicación en la pareja

Una explicación a esto es que las habilidades verbales permiten que exista una mejor comunicación en las relaciones de pareja en general y en el matrimonio. Esto sería muy esclarecedor, ya que significaría que muchos de los conflictos de pareja son, en realidad, una cuestión de errores comunicacionales. Por supuesto, desenvolverse mejor con el lenguaje también da muchas facilidades a la hora de seducir, lo cual hace más probable el inicio de una relación estable.

En definitiva, si los hombres más inteligentes hacen mejores maridos parece ser que es no ya por su facilidad de palabra, sino por su facilidad para conectar con sus parejas, hacerles llegar su manera de ver las cosas y sus intereses.

Referencias biblioráficas:

  • Aspara, J., Wittkowski, K., & Luo, X. (2018). Types of intelligence predict likelihood to get married and stay married: Large-scale empirical evidence for evolutionary theory. Personality and Individual Differences, 122, pp. 1 - 6.