Unsplash

El amor es una de las experiencias más gratificantes que puede vivir el ser humano. Encontrar a esa persona que te comprende, que te da lo mejor que tiene para que seas feliz y que piensa en ti noche y dia es realmente increíble.

Sin embargo, no todas las relaciones amorosas acaban bien, y cuando el amor llega a su final, generalmente, siempre hay uno de los dos que siente que ha perdido una parte de su alma. Su corazón se ha roto, y se llega a un aparente callejón sin salida: "echo de menos a mi ex-pareja", una frase que resume la contradicción en la que se vive sumido.

Quiero volver con mi ex, pero...

Si te identificas con lo que acabas de leer y sientes un gran impulso por volver con tu ex-pareja, en las siguientes líneas encontrarás las algunas claves que te ayudarán a entender las razones por las que deberías seguir luchando por ese amor o dejarlo marchar para siempre.

Ahora bien, antes de nada, hay que tener en cuenta que no depende solo de ti el que vuelvas o no. Es por eso que el objetivo debe ser trabajar por sentirse bien con uno mismo, independientemente de si se vuelve a formar una pareja estable con esa persona. Esto es importante y debes entenderlo. Para ello, es necesario que trabajes en ti mismo y no fuerces una posible vuelta. Debe ser tu ex-pareja la que también te eche de menos.

Además, volver con tu ex no siempre es posible, pues si la relación se ha roto de forma traumática hay menos posibilidades de reconciliarse. Cuanto antes aceptes esta realidad, menos sufrimiento y dependencia sentirás hacia la otra persona.

¿Por qué sigo pensando en él o ella?

También es importante que sepas que este sentimiento de querer volver con tu ex es totalmente normal. De hecho, cuando una relación se acaba, siempre existe la necesidad de saber de la otra persona, incluso si somos nosotros lo que lo hemos dejado. Nuestra mente funciona así porque nos hemos habituado a su presencia, a los recuerdos de sus sonrisa, a su olor, a su voz...todo lo asociamos a su persona.

Por eso, si los ex-novios siguen teniendo contacto, muchas veces vuelven a intentarlo una y otra vez. Como dice Jonathan García-Allen en su artículo “La química del amor: una droga muy potente”, el amor es como una droga y hay que desengancharse de la otra persona cuando una relación se acaba.

El mal de amores es uno de los fenómenos más dolorosos que puede sufrir el ser humano y es algo que a todos nos ha tocado vivir. Superar el desamor requiere de tiempo el superarlo.

El desamor duele igual que el dolor físico

Son muchos los que vuelven atrás en busca de esa persona porque no tienen la fortaleza suficiente para avanzar solas. Como decía, es lógico querer tener contacto de nuevo con ese alguien con quien hemos compartido tantos momentos (algunos malos, pero también muchos buenos). 

Experimentar el deseo de volver con tu ex no te hace más débil, pues el dolor emocional duele igual que el dolor físico. De hecho, los estudios científicos con neuroimagen han demostrado que las regiones implicadas en procesamiento del dolor físico se superponen a aquellas relacionados con el dolor emocional y la angustia social, como concluye una investigación de Jaffe realizada en 2013.

Echo de menos a mi ex: ¿qué puedo hacer?

Como ves, es lógico que pienses en tu ex y te duela. Todos nos hemos sentido así y tú no eres diferente a los demás. Pero a la pregunta “pienso en mi ex...¿qué puedo hacer?”, la respuesta es complicada. ¿Por qué? Porque influyen muchos factores y cada situación es diferente.

En primer lugar debes valorar el motivo de la ruptura (tratando de hacerlo del modo más objetivo posible y, si fuese necesario, pidiendo segundas opiniones) y después es necesario que reflexiones acerca de si realmente es sano que vuelvas con esa persona. En ocasiones, el deseo de volver está condicionado por tu baja autoestima, el miedo a estar solo o la dependencia emocional.

También debes tener en cuenta que no es lo mismo que una relación se rompa por una simple pelea que porque ha habido una infidelidad o una falta de respeto desde el comienzo del noviazgo. Así que respecto a lo que debes o no hacer, esa respuesta debe ir en función a la situación. 

Tras valorarla, entonces debes decidir si quieres seguir luchando o no por un amor que merece la pena, teniendo en cuenta a la vez la predisposición de la otra persona: si deja claro que no quiere retomar el contacto, hay que respetar eso.

La respuesta: trabajar en ti

Ahora bien, sí hay algo que debes hacer cuando piensas en tu ex. Lo primero de todo es aceptar que las relaciones pueden romperse, y segundo, luchar por tu propio desarrollo personal. Dicho de otro modo, lo único que puedes hacer en este momento es centrarte en quien más te quiere, es decir, en ti mismo. Debes luchar por desarrollarte como persona, por conocerte mejor, por saber cuáles son tus motivaciones y tus necesidades y, sobretodo, pasar a la acción con tal de conseguir tus objetivos.

Es frecuente que, cuando una relación se acaba, al pasar tanto tiempo con otra persona, uno debe de recuperar la autonomía y aprender a estar solo. 

No es bueno precipitarse, porque éste es un periodo que puede servirte para crecer y para desarrollarte como persona. Invertir en ti es la mejor manera de que el otro se fije en ti de nuevo. Tu meta, no obstante, no debe ser esa, sino conseguir ser quien realmente quieres ser. Si la otra persona decide complementarte, bienvenida sea.

Ventajas y desventajas de volver con tu ex

Si después de trabajar en ti mismo y sentirte bien con quien eres aún sigues pensando que quieres volver con tu ex, debes tener claro que volver con tu ex-novio o ex-novia tiene una serie de ventajas e inconvenientes.

Las ventajas de volver con tu ex son:

  • Ya le conoces: la situación puede haber ido a peor en los últimos meses, pero conoces a esa persona porque has compartido muchos momentos con él o ella.
  • Sabes que te ha querido: muchas veces la relación se rompe por distintos conflictos, pero el sentimiento sigue vivo entre vosotros. Si la causa de la ruptura no ha sido muy traumática, puede que aún quede alguna posibilidad de salvar este sentimiento tan increíble.
  • Puedes aprender de los errores: los conflictos, si se solucionan de manera madura, pueden ser una gran oportunidad para crecer.
  • Podéis estar más unidos: si logras superar estos conflictos, la unión entre vosotros puede ser incluso mayor.
  • Puede ser bueno si hay hijos por medio: especialmente si tenéis hijos, ellos pueden beneficiarse de vuestra vuelta. Siempre y cuando se solucionen los conflictos.
  • Te quitas las ganas de intentarlo: te quitas la espinita clavada y puedes volver a intentarlo de nuevo. Quizás esta vez sí que funcione.

Las desventajas de volver con tu ex son:

  • Puede que ya no sea lo mismo: el daño puede ser tan grande que la conexión entre vosotros se haya perdido. Y también el respeto.
  • Cierras las puertas a algo nuevo: empeñarse en volver con un ex puede hacer que no conozcas a otras personas interesantes que quizás te aporten más.
  • Te impide desarrollarte: volver y volver con esa persona una y otra vez te quita tiempo para dedicarlo a ti mismo y no te deja salir de este círculo vicioso.
  • Puede haber un gran rencor: si habéis roto muchas veces, el rencor se va acumulando.
  • El daño puede aumentar: si el rencor aumenta, también hay más probabilidad de que la relación entre vosotros acabe peor de lo que estaba.

Si quieres profundizar en estas ventaja y desventajas, puedes hacerlo en nuestro artículo: “6 problemas y 6 ventajas de volver con tu ex-pareja