Es frecuente que muchas veces hablemos del amor y el enamoramiento, dos términos que pueden confundirse y parecer sinónimos pero que no lo son. Por eso, en este artículo explicaremos cuáles son estas diferencias y el significado correcto de cada uno de estos conceptos.

Diferencias entre el enamoramiento y el amor

Solemos pensar, además, que el amor está relacionado con lo romántico, pero no siempre es así. En las siguientes líneas puedes encontrar la diferencias entre ambos fenómenos.

1. La obsesión, deseo y adicción

El enamoramiento es un sentimiento muy intenso, que puede desarrollarse rápidamente y que tiene mucho que ver con la cascada neuroquímica que se produce en nuestro cerebro y que te explicamos en nuestro artículo “La química del amor: una droga muy potente”. 

En esta casada neuroquímica intervienen neurotransmisores como la dopamina, la serotonina o la noradrenalina, por lo que suele decirse que al amor (en realidad debería ser el enamoramiento) es como una droga.

El enamoramiento suele producir emociones muy intensas y la persona vive una especie de transformación en la que su percepción cambia. Por eso dicen que el enamoramiento es ciego, pues la persona idealiza a su enamorado/a, no deja de pensar en él o ella y se siente lleno de energía. Pero esta etapa tiene una duración determinada, y el cerebro, igual que ocurre con las drogas, se habitúa. Es ahí donde las relaciones continúan vivas o no, donde se demuestra el amor más maduro y racional y en el que toca trabajar para que la pareja no se rompa.

2. Diferentes formas de amar

Solemos utilizar amor y enamoramiento de manera indistinta. Si bien el amor y el enamoramiento no son iguales, tampoco todo es amor romántico. Existen, por ejemplo, el amor de madre y el amor propio. Es decir, hay distintas maneras de amar.

Además, en las relaciones de pareja también pueden caracterizarse por diferentes clases de amor, como explica la teoría triangular del amor propuesta por el psicólogo Robert Sternberg, que puedes conocer en nuestro artículo “La teoría triangular del amor de Sternberg”.

3. Racionalidad

Tanto el amor como el enamoramiento son fenómenos complejos igual que las relaciones interpersonales amorosas. Puesto que en el enamoramiento las emociones son muy intensas y se produce la cascada neuroquímica que afecta a la percepción de los individuos, también suele ser un fenómeno más irracional, en el que el enamorado ve a su pareja como perfecta, maximizando sus atributos positivos y minimizando sus defectos. No obstante, el amor es más racional y la persona no siente ese inmenso deseo y obsesión por estar con la otra persona.

4. El paso del tiempo

El enamoramiento puede aparecer al poco tiempo de conocer a la persona, porque intervienen las expectativas, la atracción física, el misterio, etc. El amor en cambio, es una motivación que tarda en aparecer y tiene más que ver más con el afecto y la comunicación.

5. Imagen de perfección

Al ser más racional el amor, no crea esa imagen idílica de la otra persona. En cambio, el enamoramiento nos hace sentir “drogados”, pensando constantemente en el otro u otra, el o la cual tenemos en un un pedestal. Si quieres saber cuál es la diferencia entre el enamoramiento y el amor maduro, puedes leer nuestro artículo “Amor maduro: ¿por qué el segundo amor es mejor que el primero?”.

6. Vivir en una nube

Cuando conocemos a alguien y vivimos la etapa de enamoramiento, parece que estemos en una nube. Es similar a estar en una fase de manía y nuestra percepción de la vida es positiva.

Esa persona nos hace sentir en pleno subidón, como si el tiempo no pasara. No obstante, cuando amamos a alguien, sentimos un gran amor hacia esa persona, pero no necesariamente nos sentimos en una nube, pues su presencia ya no desencadena las intensas reacciones que desencadenaba durante el enamoramiento.

7. Profundidad o superficialidad

Puesto que el enamoramiento suele aparecer de manera más rápida e intensa que el amor, en muchas ocasiones puede ser más superficial que el amor. El enamoramiento se caracteriza por ser un amor tan intenso que incluso la locura puede adueñarse de nosotros

El amor, en cambio, tiene más que ver con la profundidad de los sentimientos, pues es más puro y en él predomina la cordura. Tras el enamoramiento puede llegar el amor, pero a veces no.

8. Egoísmo vs intenciones genuinas

Debido a la profundidad de los sentimientos, el amor también suele producir intenciones más genuinas y profundas. Solo hay pensar en el amor madre e hijo.

9. Enamoramiento como fase del amor

Algunos autores afirman que el amor romántico tiene una serie de fases. La fase inicial haría referencia al enamoramiento, y según Dorothy Tennov, esta fase se llama Limerencia. Es una etapa en la que predomina la lujuria, la ilusión y el fuerte deseo de estar con la otra persona. La euforia y el estado de ánimo positivo son característicos. También lo son la obsesión, los pensamientos fantasiosos y el miedo al rechazo.

Qué dice la ciencia sobre el amor y el enamoramiento

Los psicólogos, sociólogos y médicos se han interesado en este complejo fenómeno, para intentar descifrar cuáles son sus motivos, cómo ocurre y cuáles son sus principales características.

Pero… ¿qué dice la ciencia acerca del amor y el enamoramiento? Si deseas saber los resultados de las últimas investigaciones científicas al respecto, que nos permiten descifrar el gran misterio de la influencia del amor y el enamoramiento en nuestro cerebro y nuestra conducta, puedes leer nuestro artículo “Amor y enamoramiento: 7 investigaciones sorprendentes”.