Pexels

Si te has interesado por un trabajo, y al entregar tu Currículum Vítae has conseguido pasar a la siguiente fase, es decir, la entrevista, ¡felicidades! Ahora tienes la oportunidad de demostrarle al entrevistador las cualidades que posees.

Causar una buena impresión durante la entrevista va a ser determinante si realmente quieres demostrar tu valía, pues va a indicar, a ojos del reclutador, si eres apto o no para un puesto al que aspiras. Por lo tanto, durante ese breve espacio de tiempo, es necesario que muestres lo mejor de ti mismo, y es necesario que emplees bien las palabras, pues lo que digas puede causar una buena o mala imagen sobre quién eres y lo que puedes aportar a la empresa.

Artículo recomendado: "Cómo afrontar una entrevista por competencias: 4 claves para conseguir el trabajo"

Cosas que no debes decir durante una entrevista de trabajo

En el artículo de hoy, hemos realizado una lista con 7 cosas que no debes decir durante una entrevista de trabajo.

1. No tengo defectos

Una pregunta clásica de las entrevistas de trabajo es: “¿Me puedes decir un defecto y una virtud que posees?" Es recomendable que lleves esta pregunta preparada, porque siempre es mejor decir algún defecto además de tus virtudes. Si dices que no tienes defectos, el entrevistador creerá que mientes, por lo que puede interpretar que no eres una persona sincera. ¿Van a querer a un empleado que no es sincero en su empresa? Seguramente no.

Si te plantean esta cuestión durante una entrevista, una respuesta correcta sería: “En ocasiones soy un poco perfeccionista. No me gusta dejar las tareas a medias”. De esta manera, mencionas un posible defecto, pero que puede incluso ser positivo para la empresa.

2. ¿Qué es lo que vuestra empresa hace?

Otra de las preguntas más comunes en una entrevista de trabajo es: “¿Conoces nuestra organización? Si cuando te llamaron para la entrevista de trabajo no conocías mucho sobre la compañía es algo normal. Pero si realmente estás interesado en el trabajo, tras saber que ellos se han interesado por tu perfil, habrás realizado un poco de búsqueda online para saber qué es lo que hacen: cuál es su producto, quiénes son sus clientes, etc.

Suele ocurrir que ellos mismos te expliquen de qué trata la empresa. Ahora bien, si no es el caso, no seas tú el que pregunta sobre qué es lo que la empresa hace, especialmente si has dicho que estás muy motivado con la idea de trabajar con ellos. Ciertamente, si no sabes nada de la organización, no parecerá que estés muy interesado en conseguir el empleo.

3. ¿Cuánto tardáis en promocionar a los empleados?

Es totalmente normal que quieras formar parte de una empresa que tiene en cuenta la posibilidad de que los empleados crezcan dentro de la organización y puedan ascender en los puestos que la empresa ofrece. 

Ahora bien, cuando se interesan por tu perfil, generalmente lo hacen por un puesto vacante. Si, por ejemplo el puesto que ofertan es de cajero, no tiene mucho sentido que ya quieras ser supervisor. Aunque lo pienses, este no es el momento de decirlo. Ya llegará el momento.

4. Durante mis vacaciones en Tailandia….

En las entrevistas por competencias, es habitual que el entrevistador te pregunte de manera que puedas relatar una historia en la que dejes claro las competencias que dominas. Por ejemplo, un reclutador puede preguntarte: “cuéntame cómo solucionaste un problema grave en tu último trabajo".

Las historias son una buena manera de conectar con el entrevistador y, además, son ideales para explicar cómo te comportas en un determinado contexto. Ahora bien, durante una entrevista de trabajo no dispones de mucho tiempo para exponer tus puntos fuertes. Deja de lado las cosas irrelevantes y ves al grano.

5. No me gusta el trabajo en equipo

El trabajo en equipo es una de las competencias que más valoran las empresas en la actualidad, porque cuando se trabaja en equipo eficazmente, aparece la sinergia, es decir, que los esfuerzos realizados por los miembros de la organización se potencian, aumentando la eficiencia en los resultados.

Además, si no te gusta trabajar en equipo porque posees habilidades sociales pobres y entras en conflicto con otros compañeros de trabajo, esto puede provocar consecuencias negativas no solo en tu rendimiento, sino en el de la organización. Por tanto, nunca digas que el trabajo en equipo no te gusta, porque el entrevistador puede descartar tu perfil rápidamente.

Si quieres saber más sobre el trabajo en equipo, puedes echarle un vistazo a nuestro artículo: "Los 5 beneficios del trabajo en equipo"

6. Ugh, en mi última compañía....

No importa lo mal que lo pasaste o lo mal que acabaste en en el último trabajo, nunca utilices la entrevista de trabajo para dejarles mal y criticarles. Eso puede jugar en tu contra, porque si algún día dejas la nueva empresa, podrías comportarte igual. 

Así que mantén una actitud positiva y neutral a pesar de tus rencores, y céntrate en lo que aprendiste y la experiencia que adquiriste en esa compañía.

7. No me llevaba bien con mi jefe

De forma similar al punto anterior, nunca critiques a tu anterior jefe. Aunque tu último supervisor te haya hecho la vida imposible en el trabajo anterior, mejor enterrar el pasado y dejarlo estar. 

Además, mencionar esto durante una entrevista de trabajo puede llevar al entrevistador a realizar preguntas comprometidas, por lo que al final te costará salir de esta situación. Esto puede llevar al reclutador a decidir en tu contra.

Errores frecuentes durante una entrevista de trabajo

Además de las cosas que nunca deberías decir durante una entrevista de trabajo, existen ciertas conductas o hábitos que debes omitir cuando estás frente al entrevistador. Llegar tarde, vestirse inapropiadamente o interrumpir al entrevistador son algunos ejemplos.

Si quieres saber más sobre los comportamientos que debes omitir durante una entrevista de trabajo, puedes leer nuestro artículo: "Entrevistas de trabajo: Los 10 errores más frecuentes"