Pexels

Empezar tu propia empresa puede ser una de las situaciones más motivantes por las que puedes pasar en tu vida, pero también puede ser una etapa dura, que requiere de mucho esfuerzo y trabajo. 

En la mayoría de los casos, el éxito o el fracaso viene determinado por saber cómo y cuándo llevar a cabo el proyecto, y conocer los pasos que hay que seguir para hacer las cosas bien.

Consejos para emprender un negocio

Para ayudarte en el proceso, a continuación vas a encontrar 50 consejos que necesitas saber para comenzar tu nuevo negocio de la mejor manera posible. ¡Empecemos!

1. Haz un plan de negocio realista

Es importante tener aspiraciones y objetivos que alcanzar, pero tu plan de negocio tiene que ser realista. Así que analiza bien la situación y sé honesto y sensato.

2. Ponte manos a la obra

Está muy bien tener grandes ideas y tener una imagen mental de dónde quieres llegar. Pero para que tus objetivos se materialicen hay que pasar a la acción. Si no estás en el mercado, no tendrás clientes. Así que no le des más vueltas… y ¡monta la empresa! Prohibido procrastinar.

3. Piensa en el cliente

Es importante analizar bien al cliente: saber qué, cuándo o cuánto compra. Debes saber que no vendes lo que quieres, sino lo que la gente compra. Una empresa no es algo encerrado en sí mismo, sino que es importante que estés atento a todo lo que ocurre alrededor de ella, en la sociedad y en tu país.

4. Céntrate en la calidad

Y cuando piensas en el cliente, la calidad es lo primero. Si quieres que los clientes vuelvan, no hagas caso omiso a este consejo y céntrate en la calidad.

5. Dedícate a lo que te apasiona

Montar una empresa solo para hacer dinero puede no ser una buena opción, así que piensa en lo que te motiva. Tener una empresa puede ser muy demandante, y si lo que haces no te gusta, es posible que tires la toalla antes de tiempo.

6. Investiga a la competencia

Cuando quieres comenzar una empresa es necesario que analices a competencia. De esta manera es posible saber qué competencia tienes y qué es lo que hace bien. Esta información te resultará muy valiosa.

7. ¿Impuestos? ¿contratos? ¿papeleo?... no te desmotives

Las normas contra incendios, la obtención de una licencias, los impuestos, el papeleo... son trámites y burocracia que pueden asustar y desmotivar a cualquiera. Este es un escollo que hay que pasar, así que no dejes que estos obstáculos te superen.

8. Dale tiempo al proyecto

Seguramente tu proyecto necesite tiempo para funcionar, así que no esperes el éxito inmediato. Hay que ir paso a paso a paso y ser consciente de ello. Nadie alcanza el éxito en 24 horas.

9. Sumérgete en el mundo 2.0

El modelo de empresa ha cambiado en las últimas décadas y, actualmente, vivimos en la era digital. Explotar las oportunidades que el mundo 2.0 nos brinda (por ejemplo, iniciando un e-commerce o empleando herramientas de marketing digital) puede ser crucial para que nuestra empresa tenga éxito o no.

10. Infórmate de las ayudas para emprendedores

Si no dispones de un gran capital para iniciar tu proyecto, es necesario que te informes de las ayudas o subvenciones que tanto las instituciones locales o estatales proporcionan.

11. Contacta con varios proveedores

No te conformes con un solo proveedor. Contacta con varios de ellos y acepta la mejor opción. Puede que incluso puedas negociar con ellos.

12. Si no puedes contratar empleados, busca otras maneras de conseguir talento

Si los primeros meses no puedes permitirte tener empleados, busca otras fórmulas no-dinerarias para conseguir talento. Por ejemplo, consiguiendo redactores a cambio de su propia publicidad.

13. Tu idea de negocio puede evolucionar

Debes ser flexible en cuanto a tu idea de negocio, porque puede que, una vez en el mercado, descubras que hay opciones más rentables que no habías previsto. No tengas miedo a modificar tu idea inicial si te reporta beneficios. Haz caso a la máxima: "adaptarse o morir".

14. Piensa en la gente que conoces

La gente que conoces te puede ayudar, ya sea por su experiencia profesional previa o por su punto de vista diferente. Igual puedes ofrecerles algo a cambio y beneficiarte su conocimiento sobre temas que no dominas. Además, piensa en tu red de contactos en LinkedIn, puede que tengas conocidos con los que crear sinergias.

15. Sé optimista, pero con prudencia

La personas emprendedoras suelen ser muy optimistas, aunque los resultados pueden tardar en llegar más de lo que previsto. Las cosas siempre son más caras y los ingresos llegarán más tarde de lo que esperas. Así que tenlo todo bien atado y, si es necesario, ten presente ese margen de error.

16. No digas sí siempre

Piensa bien los pasos que vas a dar. Puede que te ofrezcan una propuesta que resulta suculenta a corto plazo pero que puede atarte para siempre. Piensa bien las consecuencias y recuérdate a ti mismo que es tu proyecto.

17. En las ventas iniciales, lo importante no es el dinero

Puede que estés deseoso por hacer dinero, pero igual te conviene, al menos al principio, pensar menos en el beneficio económico y más en lo que puedes aprender o en hacer que el cliente se sienta satisfecho.

18. Capacítate y fórmate

Puede que tu idea sea muy buena pero nunca hayas recibido formación específica para montar una empresa y gestionarla. Existen muchos cursos para emprendedores que te pueden ser de gran utilidad.

19. Tus empleados también deben ser partícipes de tu éxito

Si has iniciado tu nuevo proyecto junto a un equipo de trabajadores, debes saber que gran parte de tu éxito es suyo. Hazles partícipes de tus logros.

20. Piensa en el branding

Aunque el marketing y el branding están íntimamente relacionados, no son exactamente lo mismo. Mientras el marketing se emplea para analizar, planificar y promover activamente un producto o servicio, el branding es la expresión o el valor de una marca en el mercado, es decir, lo que va a fidelizar al cliente y lo que lo que va a crear confianza. Por tanto, dedica tiempo a trabajar el branding.

Artículo relacionado: "Branding personal para psicólogos en internet y redes sociales"

21. ...Y haz que tu producto sea una experiencia para el cliente

Hacer branding es positivo porque permite que el cliente se identifique con la marca y llegue a su lado emocional. Pero, además, también es posible crear experiencias sensoriales en tu oferta (tu producto o tu local), de tal forma que conquistes los sentidos de tus consumidores. Por ejemplo, si te dedicas a la venta ropa utiliza música o colores que lleguen al corazón del cliente e inunden sus sentidos.

Artículo recomendado: "Marketing Emocional: llegando al corazón del cliente"

22. Busca colaboradores

No solamente debes emplear tu tiempo buscando proveedores, también puedes buscar posibles colaboradores, por ejemplo, universidades, centros tecnológicos o empresas.

23. Busca fuentes de financiación

Además de las posibles subvenciones, puedes acudir a inversores para ver si están interesados en tu producto o servicio.

24. Escucha lo que los inversores tienen que decir

Escucha lo que los posibles inversores puedan decirte, pues tendrán su opinión sobre tu empresa. Eso no quiere decir que sigas al pie de la letra lo que te digan, pero te servirá como feedback.

25. Cuidado con los tiempos de pago

Debes ir con cuidado con los tiempos de pago y tener controlados los pagos de tus clientes, pues, de lo contrario, puedes correr el riesgo de quedarte sin liquidez.

26. Dedícale tiempo al nombre

Si hacer branding es importante, también lo es tener un buen nombre. Así que dedicarle tiempo para encontrar un nombre que sea breve, agradable y apropiado con la imagen de tu empresa. Además, también debes prestar atención a si el nombre está registrado y el dominio en las redes sociales no está en uso.

27. Registra la marca

Una vez tengas el nombre, no te olvides de registrarlo para evitar problemas cuando la empresa ya esté funcionando. Acude a la oficina de registro de nombres comerciales y patentes para dejar este punto completado.

28. Haz un presupuesto

Lleva a cabo un presupuesto. Así tendrás una idea clara de cuánto dinero necesitarás, por ejemplo, para crear un plan de marketing o comprar máquinas.

29. Analiza bien cuánto inviertes

Debes determinar los costos de manera realista y si vas a hacer inversiones adicionales, conoce cuáles son los precios estándar en el mercado. Esto te permitirá tener un mayor control de tu negocio y obtendrás información relevante para los inversores..

30. Cúbrete las espaldas en lo económico

En cuanto a lo económico, debes cubrirte las espaldas. Esto quiere decir que calcules una tesorería para más de tres meses. De esta manera evitarás tener que frente a problemas financieros.

31. Decide la estructura legal

Debes decidir la estructura legal. Pôr ejemplo, ¿vas a ser el único propietario o vas a tener un socio? o ¿vas ser una cooperativa? Este tipo de cuestiones debes tenerlas bien definidas.

32. Utiliza los recursos gratuitos

No todo tiene que ser gastar dinero cuando montas tu empresa. También puedes hacer uso de los recursos económicos. Por ejemplo, las redes sociales o herramientas que tengan versiones de prueba.

33. Asegúrate bien

No te olvides de tener un seguro adecuado para tu compañía. En función del negocio, van a existir diferencias en la oferta de seguros.

34. La localización puede determinar el éxito de tu empresa

Si tienes un negocio presencial, elige bien la localización porque puede ser clave para el éxito de la empresa. Por ejemplo, que sea accesible para los clientes potenciales, o que esté en un barrio donde exista demanda para tu producto o servicio.

35. No hagas caso a la gente pesimista

A lo largo de tu vida siempre te cruzarás con gente negativa que intentará tirar por tierra tus sueños. Recuerda que el proyecto es tuyo, así que no hagas caso a las críticas que no son constructivas.

36. Sigue adelante y no te vengas abajo

Puede que, de entrada, tu idea sea rechazada por los inversores o te cueste arrancar en el tema de las ventas. No te vengas abajo y realiza los ajustes necesarios si hay algo que puedes mejorar.

37. Dale un buen servicio al cliente

Dicen que el cliente siempre tiene la razón, y, aunque no siempre sea cierta esta frase, al fin y al cabo es el cliente quien va a comprar nuestro producto o servicio. Así que procura darle un buen servicio.

38. Comunícate con los socios y evita los conflictos innecesarios

Si tienes socios, es posible que en algún momento tengas conflictos y desacuerdos con ellos. Soluciona los problemas que puedan surgir lo antes posible pues, de lo contrario, esto tendrá un efecto negativo en el rendimiento de tu empresa.

39. Crea un blog

Piensa seriamente en tener un blog o web para que puedas interactuar con tus clientes y crear una identidad digital para ti o tu marca.

40. Fideliza al cliente

Los clientes son muy exigentes y, por tanto, es necesario que se sientan valorados. Teniendo en cuenta esto, es posible emplear distintas estrategias para que éstos vuelvan en un futuro. Por ejemplo, obsequiándoles con un vale descuento para su propia compra.

41. Rodéate de gente con buenos consejos

Si en un punto anterior se ha hablado de no hacer caso de la gente pesimista, debes saber que puedes prestar atención a los buenos consejos de algunas personas. Ahora bien, recuerda que tú tienes la última palabra.

42. Utiliza el networking

El networking es una práctica común en el mundo empresarial y emprendedor, porque permite hacer contactos nuevos que pueden aportar verdadero valor añadido a tu empresa. Siempre que puedas asiste a este tipo de eventos.

43. Contrata (o únete) a gente que te complemente

A pesar de que el proyecto es tuyo, no pretendas hacerlo todo solo. Si vas a contratar a empleados, elige a aquellas personas que te complementen, pues esto va a permitir que los talentos de cada individuo del equipo se complementen para crear un producto final que no podrías haber conseguido individualmente, y, además, te puede dar nuevas posibilidades de negocio que no serían posibles si quisieras emprender solo.

44. Tu vida social va a cambiar

Emprender te va a quitar mucho tiempo de tu vida. Así que, al menos al principio, debes ser consciente de que tu vida social va a cambiar.

45, No todos los proyectos son viables

Sólo un 5% de los proyectos son viables, así que no lo apuestes todo a un solo número. Por ejemplo, el fundador de “Uber”, una de las empresas más exitosas de los últimos años, ha reconocido abiertamente que, antes de que su empresa triunfase, se había caído una y otra vez antes de que todo le saliera bien.

46. Aprovecha el feedback de las redes sociales

Si sigues los consejos que te he dado y decides utilizar el mundo 2.0 o crearte un blog, las opiniones de los clientes te serán de gran utilidad. Por ejemplo, puedes conocer si tu nuevo producto gusta o no.

47. No tengas prisa por crecer

Más que llegar rápido a tu meta empresarial, debes valorar los pequeños logros que estás haciendo. Si tienes un periódico digital y quieres ser uno de los diarios más leidos de tu país, valora positivamente el incremento de visitas mes a mes. Encárgate de tener una base sólida y más adelante, tal vez, puedas incrementar tu inversión para obtener resultados más notorios.

48. Mide los resultados

Por tanto, mide los resultados y analízalos. El éxito tiene que ver con los resultados, no con la cantidad de trabajo que realizas. Mide tus resultados y promuévelos, detecta donde estás acertando y potencia ese aspecto.

49. Aprende a delegar

Delegar es tan difícil para los emprendedores, como decir la verdad lo es para los políticos. Así que, aunque seguramente quieras hacerlo todo, aprende a delegar. No podrás avanzar sin delegar algunas tareas para hacer espacio para otras nuevas y más valiosas.

50. Acepta el momento de la retirada

A veces, el fracaso es inevitable. Deja de lado tu orgullo y detecta cuando es el momento de retirarse. Una retirada a tiempo también es una victoria. Siempre hay un nuevo comienzo en el mundo empresarial.