Nutrición

L-carnitina: ¿qué es y cómo actúa en nuestro organismo?

Este aminoácido se encuentra en muchos alimentos y tiene varias propiedades saludables.

L-carnitina: ¿qué es y cómo actúa en nuestro organismo?
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Los suplementos nutricionales con L-carnitina se han popularizado en los últimos años para mejorar el rendimiento deportivo y para favorecer la pérdida de peso, además de otros usos de carácter médico.

Pero, ¿qué es la L-carnitina exactamente? ¿Cómo actúa en nuestro organismo? Y, lo más importante, ¿es verdaderamente eficaz en todas sus aplicaciones? En este artículo daremos respuesta a estas preguntas.

¿Qué es la L-carnitina?

La L-carnitina es un aminoácido producido por los riñones y el hígado y que se almacena en el cerebro, el corazón, los músculos y el esperma. Está implicada en la transformación de grasas en energía y se le atribuyen propiedades antioxidantes.

Es uno de los dos isómeros o estructuras moleculares de la carnitina. Mientras que la L-carnitina tiene efectos positivos en el organismo, el otro isómero, la D-carnitina, inhibe la actividad de la L-carnitina.

La L-carnitina se encuentra principalmente en la carne roja, especialmente en el cordero y en la ternera. Se puede encontrar en cantidades moderadas en la carne de cerdo, en el bacalao, en la pechuga de pollo y en los lácteos, y también hay una pequeña concentración de este aminoácido en algunas verduras y cereales.

Este compuesto se utiliza como suplemento para tratar diversos trastornos del organismo y para potenciar la actividad metabólica. No obstante, no todas sus aplicaciones han sido avaladas por la investigación científica.

¿Cómo actúa en el cuerpo?

La L-carnitina sirve para transportar los ácidos grasos a través de las membranas mitocondriales de las células. La enzima carnitina palmitoiltransferasa une las moléculas de L-carnitina a los ácidos grasos.

Este aminoácido tiene efectos antioxidantes: elimina los radicales libres, partículas que si se acumulan en exceso alteran el ADN y dañan las células por oxidación, pudiendo favorecer la aparición de cáncer.

Pueden producirse déficits de L-carnitina en el organismo por alteraciones genéticas o por malnutrición, así como por el consumo exclusivo de alimentos vegetales.

La falta de L-carnitina puede provocar distintas alteraciones en función de la edad, la gravedad y los órganos implicados. Algunos de los síntomas más característicos de esta alteración son la reducción en los niveles de glucosa (hipoglicemia), la aparición de enfermedades del músculo cardíaco (cardiomiopatía) y la fatiga.

¿Para qué se utiliza?

Los usos que se da a la L-carnitina como suplemento nutricional son múltiples, si bien no todos sus supuestos beneficios han sido demostrados. En este apartado detallaremos las evidencias científicas en torno a las distintas aplicaciones de esta sustancia.

En ningún caso se recomienda tomar suplementos de L-carnitina sin prescripción médica ya que es un medicamento en fase experimental en la mayoría de sus aplicaciones.

1. Enfermedades de los riñones

Los riñones participan en la producción de L-carnitina, de modo que los niveles sanguíneos de este aminoácido se ven afectados cuando existe una enfermedad renal. Es en este campo en el que la L-carnitina externa resulta efectiva de forma más clara.

Se ha demostrado la eficacia de los suplementos de L-carnitina como coadyuvante para las personas sometidas a hemodiálisis, una forma de terapia que sustituye la función de los riñones cuando no actúan adecuadamente. Esto no sólo reduce los síntomas de la deficiencia de L-carnitina sino que también puede prevenirlos.

2. Trastornos cardiovasculares

Los estudios científicos han encontrado pruebas preliminares a favor del uso de L-carnitina en enfermedades del corazón y del sistema circulatorio en general.

En concreto, la L-carnitina puede aumentar la capacidad de esfuerzo físico de personas diagnosticadas de angina de pecho o fallo cardíaco, así como reducir el riesgo de mortalidad tras ataques al corazón y en casos de inflamación cardíaca (miocarditis).

Por otra parte, se ha sugerido que la L-carnitina reduce el dolor y mejora la movilidad en personas con aterosclerosis, y que previene la aparición de este trastorno al reducir los niveles de colesterol y triglicéridos.

3. Pérdida de peso

No existen suficientes evidencias científicas para afirmar que la L-carnitina sea efectiva como suplemento para reducir el peso, a pesar de que ésta es una de sus aplicaciones más célebres.

Algunos estudios afirman que este compuesto reduce la acumulación de grasa y aumenta la masa muscular. Además, los efectos de la L-carnitina para disminuir la fatiga facilitarían la pérdida de peso de forma indirecta.

4. Infertilidad masculina

Se ha relacionado la infertilidad masculina con niveles bajos de L-carnitina. Según las investigaciones, es probable que los suplementos de este aminoácido aumenten la cantidad y la movilidad de los espermatozoides.

5. Diabetes

La L-carnitina puede ayudar a regular los niveles de glucosa en sangre de las personas con diabetes si se toma como complemento de la medicación específica para tratar esta enfermedad.

En el mismo sentido, es posible que resulte eficaz para reducir los síntomas de la neuropatía diabética, que se produce cuando los niveles elevados de glucosa dañan los nervios de las extremidades, causando dolor y entumecimiento.

6. Hipertiroidismo

La L-carnitina parece reducir los síntomas del hipertiroidismo, un trastorno caracterizado por la secreción excesiva de hormonas tiroideas. Los estudios al respecto son prometedores pero por el momento inconcluyentes.

Los síntomas típicos del hipertiroidismo incluyen la taquicardia, la ansiedad, el insomnio, la debilidad física y los temblores.

7. Disfunción eréctil

Aunque se necesitan más estudios para confirmarlo, se ha sugerido que la L-carnitina puede aumentar la eficacia de la Viagra en casos de impotencia, especialmente en hombres que no responden adecuadamente a este medicamento y que se han sometido a cirugía prostática.

8. Fatiga

Existen evidencias científicas preliminares en torno a la utilidad de la L-carnitina para reducir la fatiga relacionada con la edad, el cáncer, la celiaquía, la hepatitis, la esclerosis múltiple y el síndrome de fatiga crónica, así como el cansancio en general.

9. Rendimiento deportivo

Se ha relacionado el ejercicio físico intenso con un descenso de los niveles de L-carnitina, por lo que muchos atletas utilizan estos suplementos para mejorar su desempeño. No obstante, y aunque algunos estudios dan apoyo a esta hipótesis, no se puede afirmar que la L-carnitina sea útil para mejorar el rendimiento deportivo.

Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, mención en Psicología Clínica.