Ciertos hábitos benefician la salud del sistema nervioso. Gtresonline

¿Hay alguna manera de hacer que nuestro cerebro envejezca más lentamente? Todos hemos podido hacernos esta pregunta alguna vez, y es que cada vez conocemos más casos de personas que padecen algún tipo de demencia, la más conocida la Enfermedad de Alzheimer.

Está claro que a medida que nos hacemos mayores, nuestro cerebro envejece igual que el resto de nuestro organismo. De hecho, los neurociéntificos creen que nuestro cerebro empieza a envejecer a partir de los 30 años. Pero tranquilos, nosotros también podemos influir en este proceso con nuestro estilo de vida.

Cómo retrasar el envejecimiento del cerebro

El neurocientífico Francisco Mora nos ofrece 12 pautas saludables que podemos instaurar en nuestra vida, independientemente de la edad que tengamos, para mantener activo nuestro cerebro y retrasar posibles enfermedades como la Enfermedad de Alzheimer.

1. Come menos

Comer más de lo que necesitamos aumenta el estrés oxidativo del cerebro, además, reducir la cantidad de comida potencia la producción de nuevas neuronas en el hipocampo (región encargada de la memoria y el aprendizaje) y fortalece las conexiones neuronales.

2. Haz ejercicio de manera regular

La activididad física aumenta la plasticidad del cerebro, es decir, la capacidad para regenerar neuronas y cambiar el funcionamiento de este conjunto de órganos del sistema nervioso.

3. Haz ejercicio mental a diario

Los retos y nuevos aprendizajes son una buena opción. Por ejemplo, aprender un nuevo idioma; el objetivo no es llegar a hablarlo perectamente, sino el esfuerzo y la satisfacción que nos genera aprenderlo aumentando también nuestra autoestima.

4. Viaja y descubre nuevos sitios

No hace falta que te recorras el mundo, conocer lugares cercanos a donde vivimos es igual de enriquecedor. Estar en ambientes desconocidos requiere activar nuestro cerebro para adaptarnos a nuevos estímulos, además de vivir emociones placenteras. La rutina es nefasta para nuestro cerebro.

5. Cuida tus relaciones sociales

Vivir acompañado y mantener vivas nuestras relaciones con los demás aumenta nuestra sensación de estar apoyados por alguien, nos adaptamos mejor a los cambios y nos aleja de sentimientos de soledad.

6. Adáptate a los cambios

Vivimos en constante cambio, adaptarnos a las nuevas situaciones y a las experiencias que vivimos es fundamental, de lo contrario aumentamos nuestro nivel de estrés y de malestar.

7. Evita el estrés crónico

El estrés continuado libera hormonas glucocorticoides que afectan directamente al cerebro destruyendo neuronas en el hipocampo, afectando a nuestra memoria y capacidad de aprendizaje.

8. No fumes

Este hábito puede producir pequeños infartos cerebrales, además la nicotina produce atrofia y muerte neuronal pudiendo reducir nuestra capacidades cognitivas.

9. Duerme bien

Disfrutar de un sueño reparador es necesario para que nuestro cerebro pueda borrar información innecesario, reforzar los conocimientos que hemos aprendido a lo largo del día y reparar tejidos que hayan podido dañarse.

10. Evita el apagón emocional

Estar motivados, ilusionados con nuevos proyectos y buscar cosas que nos emocionen es parte de nuestro motor de vida.

11. Sé agradecido

Practicar el agradecimiento con los demás refuerzo nuestro vínculos sociales, ayuda a crear nuevos lazos y a olvidar antiguos lastres emocionales que nos causan malestar.

12. Disfruta de las pequeñas cosas

Independientemente de la edad que tengamos, debemos ponernos las gafas de aumento y ser conscientes de las cosas que vivimos diariamente y que nos hacen sentirnos bien; una conversación con un amigo, el café de por las mañanas, la sensación del trabajo bien hecho, cantar en la ducha... todas estas cosas que están a nuestro alcance nos proporcionan grandes sensaciones placenteras.

¡Cuéntanos si ya practicas algunos de estos hábitos en tu vida o si has decidido empezar a cambiar alguno!