Una clase de células nerviosas que realizan muchas funciones.

La experimentación de sensaciones de bienestar y placer, así como el correcto funcionamiento de sistemas como el aparato motor y las funciones cognitivas es posible gracias a la producción y liberación de una sustancia neurotransmisora conocida como dopamina.

Las encargadas de estas tareas de fabricación y transmisión de este neurotransmisor tan esencial en el funcionamiento humano son las neuronas dopaminérgicas, de las cuales hablaremos a lo largo de este artículo. En él, describiremos sus principales características, así como sus funciones y las vías que utilizan para viajar a través del sistema nervioso.

¿Qué son las neuronas dopaminérgicas?

Las neuronas dopaminérgicas son definidas como aquel conjunto de células cerebrales que habitan en el sistema nervioso y cuya misión es la de producir el neurotransmisor conocido como dopamina, así como de transmitirla a otras células del sistema nervioso.

La liberación de la dopamina posibilita la activación de ciertas estructuras y áreas encefálicas que posibilitan funciones relacionadas con el movimiento y la motivación, así como un gran número de funciones cognitivas superiores.

Esta liberación y transmisión de la dopamina a lo largo de las distintas estructuras del sistema nervioso es posible gracias a las vías dopaminérgicas. Estas vías consisten en una serie de rutas de neuronas interconectadas a través de las cuales viaja la dopamina.

Dicho neurotransmisor es producido en el citoplasma neuronal, dentro del soma de la neurona, para ser transmitido posteriormente a través de los axones de esta, los cuales crean proyecciones hacia los diferentes lugares de sinapsis.

Como consecuencia, cualquier tipo de lesión, afección o enfermedad que provoque la degeneración de las células dopaminérgicas tendrá como resultado la aparición de todo tipo de enfermedades en la que la persona experimenta un empeoramiento gradual en sus funciones cerebrales. Entre estas afecciones encontramos enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson u otras como la esquizofrenia.

La dopamina como producto de estas neuronas

Tal y como ya se menciona anteriormente, la dopamina es el neurotransmisor producido por estas neuronas dopaminérgicas. Esta sustancia perteneciente al grupo de las catecolaminas se encuentra a lo largo de todo el sistema nervioso central, concretamente en el espacio intersináptico del encéfalo.

La misión de la dopamina es la de activar los diferentes tipos de receptores de dopamina, los cuales albergan receptores específicos para este neurotransmisor. Gracias a estos receptores la dopamina es liberada y recaptada a lo largo de todas las vías dopaminérgicas.

A pesar de que este tipo de neuronas dopaminérgicas pueden ser localizadas en un gran número de estructuras del sistema nervioso, tienden a presentarse en mayor medida en la sustancia negra, llamada así por la gran cantidad de melatonina que contiene y la cual le aporta su color característico, como en el hipotálamo.

¿Cómo se transporta la dopamina? Las vías dopaminérgicas

El sistema dopaminérgico, y por lo tanto sus neuronas, se ordenan en una serie de vías conocidas como vías dopaminérgicas. Estas se distribuyen a lo largo de diferentes áreas del sistema nervioso, dentro de las cuales cumplen una función determinada.

Aunque existen ocho vías dopaminérgicas diferentes, solo cuatro de ellas adquieren mayor relevancia en el desarrollo de las funciones dopaminérgicas. Estas cuatro vías que conforman parte del sistema son: la vía mesolímbica, la vía mesocortical, la vía nigroestriatal y la vía tuberoinfundibular.

1. Vía mesolímbica

Gracias a esta vía, la dopamina viaja desde el área tegmental ventral hasta el núcleo accumbens. Se encuentra localizada en el mesencéfalo, también conocido como cerebro medio, y un mal funcionamiento de esta se relaciona con trastornos como la esquizofrenia.

2. Vía mesocortical

En esta segunda vía el neurotransmisor es transportado desde el área tegmental ventral hasta la corteza frontal. Al igual que la vía mesolímbica, la alteración de la vía mesocortical también se relaciona con la esquizofrenia. Sin embargo, tiende a incidir en mayor mayor medida en los procesos cognitivos de esta.

3. Vía nigroestriatal

Tal y como su propio nombre indica, la vía nigroestriatal libera dopamina desde la sustancia negra hasta el cuerpo estriado y sus funciones están asociadas al control motor. Una alteración en esta vía puede provocar trastornos como la enfermedad de Parkinson o los diferentes tipos de coreas.

4. Vía tuberoinfundibular

Esta última vía traslada la dopamina desde el hipotálamo hasta la hipófisis, ejerciendo su influencia sobre algunas hormonas como la prolactina. Como consecuencia a alguna alteración en su funcionamiento, los niveles de prolactina en sangre pueden aumentar provocando una afección conocida como hiperprolactinemia.

¿Qué funciones cumplen estas neuronas?

Al inicio del artículo ya se menciona que la dopamina, y por lo tanto las neuronas dopaminérgicas poseen un papel esencial en numerosas funciones del sistema nervioso. No obstante, existen una serie de acciones o procesos en los que las neuronas dopaminérgicas gozan de especial relevancia.

1. Regulan la sensación del placer y la motivación

Si hay algo por lo que las neuronas dopaminérgicas han ganado una fama especial es por su implicación en los procesos de placer y motivación.

Gracias a la liberación de dopamina realizada por las neuronas del áreas tegmental ventral y en zonas de la amígdala, el área septal lateral, el neocórtex o lol núcleos olfatorios y accumbens, el cerebro genera las sensaciones de placer y recompensa.

Estas reacciones neuroquímicas se dan en situaciones de recompensa o gratificación tales como las conductas sexuales, los procesos de adicción o en la alimentación.

2. Median en los procesos cognitivos

En este caso, las neuronas dopaminérgicas localizadas en los lóbulos frontales del cerebro ejercen un papel especial en el desarrollo y correcto funcionamiento de procesos cognitivos tales como la memoria, la atención y la capacidad para resolver problemas.

En los lóbulos frontales, la liberación de dopamina sirve de mediador del flujo de información que proviene de otras áreas del sistema nervioso. Como consecuencia, la lesión o degeneración de estas zonas cerebrales conlleva la aparición de las ya mencionadas enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Parkinson, las cuales provocan en el paciente un deterioro cognitivo, así como alteraciones y problemas motores.

3. Posibilitan el movimiento

Finalmente y aunque las neuronas dopaminérgicas se encuentran involucradas en muchos otros procesos, estas poseen un papel especial en el correcto desarrollo de los movimientos, así como posibilitan que la persona pueda realizar todo tipo de movimientos finos y controlados.

Esto explica la aparición de los síntomas motores tan característicos de la enfermedad de Parkinson, los cuales son debidos a un déficit en la producción de dopamina a causa de la neurodegeneración.