El trasplante de cabeza (o bien de cuerpo, según se mire) es un procedimiento quirúrgico que ha dado pie a varias películas y series televisivas, como el clásico Frankenstein o la serie de Matt Groening Futurama

No obstante, la famosa publicación Surgical Neurology International ha informado hace unos días de la investigación llevada a cabo por el Dr. Sergio Canavero en la Universidad de Turín, que concluye que el trasplante de cabeza es médicamente posible, y detalla el procedimiento mediante el cual se podría conseguir.

Trasplante de cabeza: ¿ciencia ficción o realidad?

El doctor Canavero se basa en una polémica investigación que tuvo lugar en el año 1970. Un año después de la llegada del hombre a la Luna, el Dr. Robert Whites consiguió trasplantar la cabeza de un mono rhesus en el cuerpo de otro ejemplar, así como en perros y conejos donde también tuvieron éxito, demostrando que la reinserción de la cabeza en un cuerpo no es impracticable. 

Canavero comenta que es necesario para este procedimiento enfriar la cabeza y la columna vertebral del animal a 18ºC, y efectuar “cortes limpios” mediante un bisturí de tipo súper afilado, con el objetivo de separar las dos médulas espinales y posteriormente drenar la sangre desde la cabeza del sujeto trasplantado antes de unir las dos médulas espinales por medio de un polímero inorgánico, que funciona como adhesivo.

En la experimentación, Canavero también afirma que puede ser especialmente complicado asegurar una integración correcta de todas las fibras nerviosas, pero apunta que unas pocas conexiones correctas resultarían suficientes para obtener cierto grado de control voluntario de los movimientos. La estimulación mediante microdescargas eléctricas de la médula espinal (SCS) ayudaría también a mejorar la plasticidad de las células nerviosas, lo cual redundaría en una progresiva toma de control del cerebro para poder controlar y dominar su nuevo cuerpo.

Canavero resalta que este procedimiento requiere de ser estudiado en profundidad en adelante, pues podrían dar esperanza a personas que padecen enfermedades y padecimientos severos.

Puede resultar absurdo pensar en la posibilidad de trasplantar una cabeza, pero lo cierto es que una revisión de la ciencia de la medicina en los últimos tiempos da fe de que algunos procedimientos que parecían ciencia-ficción, como el trasplante de rostro, son hoy una realidad. Es posible que solo sea cuestión de tiempo que la tecnología médica permita el primer trasplante de cabeza.