Esta parte del cerebro permite la integración de la información motora y la sensorial.

Como seres humanos, todo aquello que sentimos, razonamos y percibimos, así como nuestra capacidad de movernos y realizar cualquier actividad, tiene un origen en nuestro cerebro.

A lo largo de este artículo hablaremos acerca de la corteza cerebral, así como de sus capas y las diferentes estructuras que la componen y las funciones que tienen cada una de ellas.

¿Qué es la corteza cerebral?

La corteza cerebral hace referencia al estrato exterior de cerebro. Esta capa está formada por fina película de tejido nervioso que envuelve la superficie de los hemisferios cerebrales, siendo los primates quien gozan de una corteza cerebral mucho más desarrollada que el resto de animales.

Gracias al correcto funcionamiento de la corteza cerebral, lo humanos tenemos la capacidad percibir aquello que nos ocurre y rodea, así como de imaginar, pensar, tener capacidad de juicio y decisión y, finalmente, la capacidad de entender y producir el lenguaje.

A pesar de que, como se explica anteriormente, la corteza cerebral es una fina capa de neuronas y conexiones neuronales, esta no es homogénea, ya que esta está formada por seis capas de células, y cada una de ellas con unas funciones concretas y específicas.

Tipos de corteza del cerebro

Si nos basamos tanto en la perspectiva estructural como filogenética de la corteza cerebral, se pueden diferenciar tres clases diferentes de esta. Estas son las siguientes.

1. Arquicorteza

Evolutivamente hablando, es la parte de la corteza cerebral más antigua. Formada por el hipocampo, la arquicorteza es la encargada de aquellas respuestas automáticas y mecanismos fisiológicos responsables de la supervivencia.

2. Paleocorteza

Filogenéticamente, la paleocorteza está a medio camino entre las zonas más primarias de la corteza cerebral y las más evolucionadas. Esta clase de corteza alberga las terminaciones de las vías olfatorias, encontrándose aquí el cerebro olfatorio de las personas.

3. Isocorteza o neocorteza

Es la zona de la corteza más reciente, y la encargada de los procesos de razonamiento y del pensamiento abstracto.

Las capas de la corteza cerebral

Como se menciona anteriormente, la corteza cerebral está formada por capas diferentes de tejido neuronal conocido como materia gris. Cada una de estas capas posee una especialización funcional diferente y ha sido originada en un momento de la evolución humana diferente.

Esto significa que, a lo largo de nuestra evolución y desarrollo como seres humanos estas capas han ido aumentando en cantidad, lo que ha implicado un potente desarrollo de nuestras capacidades cognitivas e intelectuales en comparación con otras especies animales.

Estas capas son las siguientes.

1. Capa molecular

La capa molecular es el más externo, y por lo tanto más reciente en origen, de todos lo estratos de la corteza cerebral.

Conocida también como capa plexiforme, es esencialmente una capa sináptica formada por una espesa red de fibras neuronales.

2. Capa granular externa

La segunda capa que conforma la corteza cerebral es la capa granular externa. Esta está formada por una una gran cantidad de pequeñas células estrelladas y piramidales.

Los axones de esta capa se infiltran en la capa molecular entrando hacia zonas más sumergidas de la corteza cerebral, acoplándose con diferentes zonas de la corteza.

3. Capa piramidal externa

La capa piramidal externa recibe su nombre del tipo de células que la componen: las células piramidales. Esas células dirigen sus axones hacia otras zonas de la corteza y hacia otros destinos subcorticales en forma de fibras de proyección, asociación y comisurales.

4. Capa granular interna

Esta capa está formada esencialmente por una masa compacta de células estrelladas, la mayoría de las cuales reciben aferencias de la zona del tálamo. Estas fibras ordenadas de manera horizontal son conocidas como banda externa de Baillarger.

5. Capa piramidal interna, o capa ganglionar

Esta quinta capa entraña una gran cantidad de células piramidales de medio y gran tamaño, así como células estrelladas y de Martinotti. Sus filamentos dispuestos en horizontal también conforman parte de la banda interna de Baillarger.

6. Capa multiforme o polimórfica

La última de estas capas en la formada por células de tipo fusiforme las cuales derivan la información a la corteza, al tálamo y a los núcleos estriados. Además, también incluye células piramidales de cuerpo triangular u ovoide

Sus áreas y funciones

Además de los tipos de corteza y las capas que la conforman, la corteza cerebral puede ser dividida según sus diferentes áreas funcionales. Es decir, según las funciones o cometidos que se llevan a cabo en cada una de estas áreas.

Teniendo en cuenta esta clasificación, la corteza cerebral puede dividirse en áreas sensitivas, motoras o de asociación.

1. Áreas sensitivas

El área sensitiva recibe la información sensorial desde núcleos concretos del tálamo. Esta información es de carácter sensitivo, lo que significa que transporta la información percibida por los diferentes sentidos: vista, oído, olfato, tacto, sabor...

Esta misma áreas se puede dividir también en dos áreas sensitivas diferentes. El área sensitiva primaria, la cual posee conexiones directas con los receptores sensitivos periféricos; y el áreas sensitiva secundaria y de asociación, que recibe información sensorial tanto desde el área de asociación primaria como de las zonas más inferiores del encéfalo.

El objetivo de las diferentes zonas de asociación, tanto primarias como secundarias, es el de crear patrones de reconocimiento y conducta mediante la asimilación de información sensorial. Estas áreas sensitivas de la corteza cerebral son:

  • Área somatosensitiva primaria.
  • Área visual primaria.
  • Área olfativa primaria.
  • Área auditiva primaria.
  • Área gustativa primaria.

2. Área motora

Las zonas encargadas de los mecanismos cerebrales asociados al movimiento corporal están situadas en la porción anterior de ambos hemisferios, es decir en el lóbulo frontal. En el área motora se dan origen los tratos motores descendentes que parten de la corteza cerebral hacia las motoneuronal de tronco y la médula espinal.

Dentro de esta región encontramos dos áreas esenciales para nuestro funcionamiento:

3. Área de asociación

Finalmente, las áreas de asociación son aquellas que hacen posible la existencia de las funciones mentales más complejas y abstractas tales como los mecanismos de memoria y cognición, el dominio de las emociones, la capacidad de razonar, y la voluntad. Además, también tienen influencia en el desarrollo de la personalidad y la inteligencia.