Neurociencias

Cerebro humano: sus estructuras y áreas principales

Un resumen acerca de las zonas más importantes de nuestro órgano del pensamiento y las emociones.

Cerebro humano: sus estructuras y áreas principales
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

El órgano pensante. Nuestro cerebro es una de las áreas más importantes del cuerpo, puesto que regula las diferentes funciones vitales que permiten nuestra supervivencia. Además, permite que seamos quienes somos.

Razón, emoción, motivación...todo ello tiene origen en el sistema nervioso y especialmente en el cerebro. Pero este órgano no es algo homogéneo, sino que está estructurado en diferentes áreas. Es por ello que en este artículo vamos a mencionar las diferentes estructuras del cerebro.

¿Qué entendemos por cerebro?

Llamamos cerebro al centro funcional del sistema nervioso, localizado en el extremo superior del tubo neural. Situado dentro del cráneo y protegido por este y las meninges contra daños y agresiones externas, se trata del órgano más importante al ser el que regula y controla todas las funciones del organismo, permitiendo la vida y la supervivencia del ser humano. Además gracias a él somos capaces de pensar, reflexionar, tener sentimientos y emociones, identificarnos con algo o con alguien y, en general e incluso tener conciencia de nosotros mismos.

Se considera que el cerebro propiamente dicho está principalmente configurado por la corteza y subcorteza, no entrando dentro de él tronco del encéfalo o el cerebelo. A pesar de ello, cerebro y encéfalo suelen utilizarse como sinónimos y generalmente cuando hablamos de cerebro estaremos haciendo referencia a la totalidad del encéfalo.

Principales estructuras cerebrales

El encéfalo está conformado por una gran cantidad de estructuras, pudiendo dividirse el cerebro en diferentes partes. Durante nuestro desarrollo podemos encontrar tres áreas principales del encéfalo, el encéfalo posterior o rombencéfalo, el encéfalo medio o mesencéfalo y el encéfalo anterior o prosencéfalo (que posteriormente se divide en diencéfalo y telencéfalo), contando cada uno con diversas estructuras del cerebro.

1. Rombencéfalo

Situado en la parte más inferior del encéfalo, el rombencéfalo es la parte del cerebro en la que se sitúan las estructuras más primitivas de éste. Se trata de la parte del cerebro que contacta con la médula espinal y que regula las funciones vitales más básicas.

En esta división del encéfalo podemos observar dos subdivisiones, situándose en cada una de ellas diferentes estructuras del cerebro. Junto al mesencéfalo, forma parte del también conocido como tronco del encéfalotallo cerebral.

Bulbo raquídeo

Se trata de una de las estructuras del cerebro que forman parte del rombencéfalo, derivada del mielencéfalo. El bulbo raquídeo es el punto de conexión entre médula espinal y encéfalo, siendo una parte del cerebro imprescindible para la supervivencia ya que se encarga de la gestión de procesos como la frecuencia cardíaca, la motricidad y la digestión.

Protuberancia o puente de Varolio

La protuberancia es otra de las estructuras del cerebro más vitales para la mera supervivencia, pudiendo provocar su lesionamiento la muerte. Se encarga del movimiento de las vísceras, de procesos homeostáticos tales como el mantenimiento de la temperatura y participa en la regulación de la conciencia y la respiración.

Cerebelo

Esta parte del encéfalo es conocida por su implicación en un gran número de procesos y funciones del organismo. Reconocido especialmente por su papel en el control del movimiento muscular, también participa en aspectos como la regulación emocional o procesos cognitivos como la memoria y la inteligencia.

2. Mesencéfalo

El mesencéfalo o encéfalo medio es la parte del cerebro situada entre el prosencéfalo y el rombencéfalo. Une ambas regiones y permite la comunicación entre ellas, teniendo tambiñen gran importancia para el control de procesos vitales. Al igual que el rombencéfalo, forma parte del tronco del encéfalo o tallo cerebral. Contribuye a integrar la información de distintas vías y tiene vinculación con el nivel de conciencia. En esta región podemos encontrar fundamentalmente dos estructuras del cerebro.

Téctum

Situado en la parte más dorsal del mesencéfalo, esta estructura se vincula con la reacción ante estímulos sonoros y el control reflejo de los movimientos oculares.

Tegmentum

Formado a su vez por estructuras como la sustancia negra, el núcleo rojo o la sustancia gris periacueductal, esta estructura del cerebro se implica en funciones tales como el movimiento, la gestión del dolor y las reacciones de lucha o huida.

3. Prosencéfalo

Se trata de la parte del cerebro más desarrollada y que cuenta con más estructuras, encargándose de las funciones mentales superiores. Podemos diferenciar dos grandes zonas, diencéfalo y telencéfalo.

3.1. Diencéfalo

Situado en las profundidades del encéfalo, el diencéfalo es una parte interna del prosencéfalo que está principalmente configurada por dos grandes estructuras del cerebro, tálamo e hipotálamo.

Tálamo

Esta región cerebral es el principal núcleo de integración de la información sensitiva, permitiendo mantener una percepción coordinada respecto a la estimulación exterior antes de poder enviarla a otras áreas cerebrales en las que la información sea procesada. Además de ello permite gracias a su conexión con el sistema límbico que percepción y emoción sean vinculables.

Hipotálamo

El hipotálamo es una de las estructuras del cerebro vinculadas a la regulación de diferentes hormonas que permiten la gestión del organismo. Conectada con la hipófisis, participa en gran cantidad de procesos coordinados conjuntamente con el sistema nervioso autónomo, como por ejemplo la vigilia, la conducta sexual, el hambre y la sed o la afectividad. Resulta fundamental en el control de la homeostasis corporal.

3.2. Telencéfalo

Si consideramos cerebro como una parte del encéfalo y no como sinónimo de éste, se estaría el cerebro sería la parte del encéfalo equivalente al telencéfalo. Dentro de él podemos encontrar diferentes sistemas que a su vez están conformadas por diferentes estructuras.

Corteza cerebral

La parte más visible y reconocible del cerebro, la corteza cerebral es la zona del cerebro en el que se finaliza la integración y procesamiento de la información y gracias a la cual se llevan a cabo las funciones más complejas, permitiendo aspectos como por ejemplo el razonamiento, el habla, las funciones ejecutivas o la motricidad fina. 

La corteza se divide en dos hemisferios cerebrales. Además de ello podemos establecer cinco lóbulos diferenciados especializados en diversas funciones, los lóbulos frontal, occipital, temporal y parietal, además de la ínsula.

Ganglios basales

Un pequeño grupo de estructuras del cerebro que se situan por debajo de la corteza, los ganglios basales tienen una gran importancia a la hora de controlar funciones de manera automática. Se relacionen con el aprendizaje y la automatización de tareas, así como con la memoria o el movimiento. Putamen, globo pálido y núcleo caudado son sus componentes principales.

Sistema límbico

El sistema límbico es un sistema de diferentes estructuras del cerebro las cuales se encargan de la gestión de las emociones, el aprendizaje y la memoria. Algunos de sus principales componentes son la amígdala, el hipocampo, el hipotálamo o los cuerpos mamilares.

Etiquetas: Cerebro, Neurociencia
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.