Estos elementos microscópicos forman parte de la neuroglía. Wikipedia Commons

El funcionamiento del sistema nervioso depende de un gran número de células especializadas que, dentro o fuera del encéfalo, se encargan de trabajar conjuntamente con el resto del organismo para mantener activo el funcionamiento del mismo. Las células ependimarias son uno de los elementos que juegan un papel clave en esto.

A continuación veremos qué son las células ependimarias y de qué modo se relacionan con la actividad del cerebro y del sistema nervioso en general.

Las células ependimarias: definición

Se conoce por células ependimarias un tipo de células de tipo epitelial que está asociado a las cavidades del cuerpo por el que circula el líquido cefalorraquídeo. Forma parte, además, de las células gliales, que comparten el espacio con las neuronas en el sistema nervioso, si bien su función no es la de transmitir señales a toda velocidad.

Así pues, las células ependimarias forman parte de una familia mayor de elementos microscópicos entrecuyos componentes encontramos, por ejemplo, la microglía o los astrocitos, todos ellos representantes de la neuroglia.

¿Cuál es su función?

Actualmente se cree que las funciones principales de las células ependimarias son dos.

Por un lado, al juntarse crean las membranas que mantienen en circulación el líquido cefalorraquídeo a través del canal ependimario de la médula espinal (una especie de conducto que recorre la columna vertebral) y de los ventrículos cerebrales evitando que se derrame por otros tejidos y pase a zonas del organismo en las que no debería estar. Dicho de otro modo, revisten los espacios de circulación de esta sustancia.

Por el otro, se cree que las células ependimarias hacen posible la creación del líquido cefalorraquídeo mismo, tal y como veremos. Esto es muy importante, porque a pesar de que esta última es una sustancia relativamente pobre en variedad de conenidos valiosos para las células (si la comparamos con la sangre), permite que todo el sistema nervioso funcione bien y cuente con una protección extra frente a los posibles incidentes.

¿Qué es el líquido cefalorraquídeo?

Para comprender bien el rol que las células ependimarias juegan en nuestro organismo es necesario entender por qué hay líquido cefalorraquídeo circulando por nuestro sistema nervioso. El líquido cefalorraquídeo tiene las siguientes funciones:

1. Amortigua

Esta sustancia forma una especie de colchón líquido que proteje directamente muchas de las áreas del sistema nervioso (que, recordemos, está lleno de partes frágiles y delicadas) de los golpes. Al dejar un espacio entre tejidos en el que hay una sustancia similar al agua, la deformación que producen los impactos no empeora tanto el estado de otras zonas: actúa como un cortafuegos.

2. Sirve para regular los niveles de sustancias

Este líquido crea un medio en el que se expulsan y se captan varios componentes que rechazan o necesitan las células del cuerpo. Así, contribuyen a mantener el equilibrio del funcionamiento correcto del organismo.

3. Permite captar materiales útiles para las células

En el líquido cefalorraquídeo es posible encontrar elementos que las células pueden usar como materia prima para mantener su funcionamiento, repararse, crecer, etc.

4. Da forma al sistema nervioso

La presencia de ventrículos con líquido detro forma una especie de esqueleto “blando” que da forma a esta estructura del sistema nervioso y permite que se mantenga siempre más o menos con la misma disposición.

Tipos de células ependimarias

Existen tras tipos de células ependimarias, cada uno de ellos con sus características, ubicación en el sistema nervioso y manera de funcionar. Se trata de los tanicitos, los ependimocitos y las células epiteliales coroideas.

6. Tanicitos

Los tanicitos son células ependimarias que cubren las paredes del tercer ventrículo, en las profundidades del encéfalo, muy cerca de una estructura del sistema nervioso conocida como diencéfalo. Se cree que entre sus principales funciones está la de impulsar el líquido cefalorraquídeo gracias a sus finas prolongaciones.

7. Ependimocitos

Los ependimocitos son el tipo más común y numeroso de célula ependimaria, ya que están presentes tanto en el canal ependimario como en los ventrículos cerebrales. Su función es muy básica: crear una barrera relativamente aislante para que no pasen ciertos componentes de un lado a otro, como una membrana microscópica.

8. Células epiteliales coroideas

Las células epiteliales coroideas , finalmente, forman el tipo de célula ependimaria que se encarga de formar los plexos coroideos, los lugares en los que se produce el líquido cefalorraquídeo, así como también de crear una barrera protectora y aislante.

9. Trastornos

Algunas alteraciones en estas células y en los tejidos que forman pueden hacer que aparezcan trastornos que, en ciertos casos, amenazan la vida de los pacientes. Por ejemplo, la hidrocefalia, condición médica en la que se genera demasiado líquido cefalorraquídeo y el sistema nervioso se expande, presionando las paredes óseas que lo recubren y dañándose en el proceso.

La hipertensión o hipotensión craneal sería otro ejemplo de lo que puede salir mal con este sistema de ventrículos del sistema nervioso, porque fallos en la presión pueden interferir seriamente en la actividad nerviosa o incluso conducir a la muerte.