El área de Broca es una de las partes del cerebro qué más atención han recibido en la investigación de los mecanismos neurobiológicos que explican el uso que hacemos del lenguaje, ya sea hablado o escrito. El motivo de esto es que estudios clínicos relacionados con esta área de la corteza cerebral muestran que hay diferentes partes especializadas en aspectos diferentes del lenguaje.

En este artículo veremos qué es el área de Broca y de qué manera se relaciona con el uso del lenguaje.

Área de Broca: una definición

A lo largo de la historia, los intentos por comprender el funcionamiento del cerebro han llevado a tratar de estudiar los procesos mentales que llevan a cabo partes de este, como si fuesen sistemas relativamente aislados del resto. El área de Broca fue una de las primeras regiones del sistema nervioso central en ser asociadas a un proceso mental concreto y diferenciado del resto.

El concreto, el área de Broca es la parte del cerebro que se encarga de la articulación del lenguaje en cualquiera de sus formas. Así pues, tanto en la escritura como el habla, esta porción del sistema nervioso central se especializa en la producción de un mensaje con coherencia interna y articulado mediante las fracciones de lenguaje correspondientes, ya sean letras o fonemas.

Ubicación

El área de Broca ubicada en la tercera circunvolución frontal (en el lóbulo frontal) del hemisferio cerebral izquierdo, si bien en algunos casos excepcionales se encuentra en el hemisferio derecho. Concretamente, según el mapa de Brodmann, ocupa las áreas 44 y 45 de Brodmann, cerca del ojo y pegado a la parte frontal del lóbulo temporal.

La afasia de Broca

El descubrimiento del área de Broca vino de la mano de casos clínicos en los que pacientes con esta zona dañada eran incapaces de escribir y de pronunciar bien a pesar de que podían entender lo que se les decía. Esto hizo que se estableciese la existencia de un síndrome conocido como afasia de Broca, caracterizada por todos los síntomas típicos que aparecen cuando hay una lesión en el área de Broca y otras partes del cerebro han quedado relativamente preservadas.

En concreto, los principales síntomas son los siguientes:

  • Problemas a la hora de repetir palabras.
  • Falta de fluidez al intentar hablar o escribir.
  • La capacidad para entender textos y lenguaje hablado queda preservada.

Este síndrome se distingue especialmente de otro tipo de afasia relacionada con una parte del cerebro llamada área de Wernicke. Se trata de la afasia de Wernicke, en la que, en comparación a la afasia de Broca, el lenguaje y la escritura son mucho más fluidos, pero se pierde la capacidad de dotar de significado a lo que se dice o a lo que se lee o escucha, por lo cual no se entiende lo que dicen otros.

Por otro lado hay que tener en cuenta que al lesionarse una parte del cerebro, ya sea el área de Broca o la de Wernicke, también se afecta indirectamente a otras partes del cerebro, por lo cual los síntomas que aparecen no son un reflejo exacto de las tareas realizadas por estas partes.

Funciones de esta región cerebral

Actualmente, el área de Broca se asocia a estas funciones y procesos mentales principales:

  • Producción del lenguaje.
  • Contribuye a crear lenguaje hablado o escrito, estableciendo cadenas de palabras y de letras o fonemas.
  • Regulación de los gestos vinculados al habla.
  • Cuando hablamos, solemos mover otras partes de nuestro cuerpo para que esa información complemente a la que estamos pronunciando en voz alta. Todo esto, además, ocurre de manera espontánea, y es gracias al trabajo del área de Broca.
  • Reconocimiento de las estructuras gramaticales.
  • El área de Broca reacciona de un modo específico cuando se lee o escucha una frase mal construida gramaticalmente
  • Regulación de la pronunciación de fonemas.
  • Esta parte del lóbulo frontal izquierdo se encarga también de monitorizar los fonemas pronunciados, de modo que reconoce cuando un tramo de la palabra no suena como debería.
  • Regulación del ritmo del habla.

Además, el área de Broca también se encarga de trabajar con otro elemento importante de la producción del lenguaje hablado: los tiempos. De este modo permite que le demos a nuestra habla el ritmo adecuado. Por otro lado, en la fase inmediatamente anterior a la pronunciación, inhibe la aparición de fonemas que no sean el que corresponde en cada parte de la palabra.

Hay que tener en cuenta que las neurociencias avanzan constantemente, y por eso lo que se sabe hoy acerca de qué tareas realiza el área de Broca es, posiblemente, tan solo la punta del iceberg.

Su relación con el área de Wernicke

Tal y como hemos visto, el área de Broca es una prueba de que no todas las partes del cerebro se encargan de hacer lo mismo. Incluso el lenguaje, que aparentemente es una sola habilidad, está compuesta por otras muchas que pueden ser separadas.

El área de Wernicke es la otra gran área del lenguaje que interviene en el uso de esta facultad mental. Es por eso que se comunica con el área de Broca mediante un conjunto de axones neuronales dirigidos hacia la parte frontal. Las lesiones en una u otra área, o en el conjunto de axones que comunica a ambas, producen diferentes tipos de afasias.