Varias opciones para dar salida a la ropa que se acumula.

La crisis económico-financiera que estalló en 2008 y se consolidó al año siguiente, en el 2009, ha supuesto un cambio social y de responsabilidad consumidora. El mercado de segunda mano tiene todavía poco peso en España, y aunque en algunos países vecinos este mercado está bien consolidado, a nosotros nos falta aún mucho por avanzar en este sentido... pero hay motivos para el optimismo.

Cada año es el mismo quebradero de cabeza. Llegan las rebajas, la nueva temporada, los Black Fridays y los Cyber Mondays y no podemos resistirnos a enfundar la billetera para reventar las tiendas de ropa. El problema es, ¿qué hacemos con el excedente del año o años anteriores? Hasta hace bien poco todo lo que nos molestaba a la vista del armario acababa en la papelera de reciclaje o se lo regalábamos a un familiar. Hoy, por suerte, las organizaciones y tiendas en las que vender ropa usada se han extendido.

El mercado de la ropa usada

Un estudio de 2016 revela que sólo ese año 80.000 artículos de ropa usada se habían vendido en portales de internet como segundamano.es o milanuncios.com. Y es que el usuario medio español se ha concienciado sabiamente del valor que antes no se le daba a las prendas ya consumidas. Los datos estadísticos apuntan a un crecimiento de este tipo de mercado, hecho que está influyendo en los nuevos negocios poco convencionales.

Cabe destacar que las marcas que se venden de la ropa usada no son cualquiera. Dada la naturaleza y los clichés de la sociedad española en el consumo, las marcas son la estrella de este tipo de producto. Nos encontraremos con un sorprendente elenco de nombres tan famosos como Carolina Herrera, Gucci, Yves Saint Laurent, Diesel o marcas deportivas como Nike o Adidas.

Las 7 tiendas de ropa usada más comunes

En este artículo os expondremos las tiendas físicas y online más frecuentadas por el consumidor de ropa usada.

1. Milanuncios

Es uno de los portales más recurrido por las web de artículos de segunda mano. Nada más entrar en la sección de “moda y complementos”, nos encontramos con la friolera de más de 600.000 ofertados, tanto de hombre como para mujer, así como para bebés.

2. Segundamano

Este portal web es otro ejemplo del aumento de la demanda de ropa usada. Aparte de ofrecer diversidad de artículos, aquí tenemos la oportunidad de ofertar nuestro fondo del armario de la manera que nos plazca. El usuario gestiona los anuncios, precios y envíos, además de forma gratuita y fácil.

3. eBay

La empresa eBay es menos corriente en España particularmente y Europa en general. La empresa estadounidense está más focalizada en el mercado del motor y accesorios de éste, pero en los últimos años ha incluido una sección de moda que ofrece un amplio abanico de ofertas para todos los gustos y usuarios.

4. Humana

Es una cadena de tiendas físicas muy conocida a nivel estatal. Ciudades como Barcelona, Madrid o Valencia disponen de estos locales que ofrecen un amplio vestuario de diferentes modas y gustos, ya que en la actualidad el estilo “vintage” está de moda. Además, lo positivo de esta opción es que Humana es una ONG, y todos sus beneficios van a parar a actividades humanitarias, de reciclaje y medio ambiente.

5. Rastro solidario

Otro ejemplo a tener en cuenta de sociedad mercantil colaborativa. És otra ONG que destina sus beneficios a proyectos contra los más desfavorecidos. Es una empresa exenta de lucro, donde la totalidad de sus ingresos se invierten en asuntos sociales.

6. Ya no me lo pongo

Este portal web es de los más visitados por usuarias femeninas. Tiene un gran stock de productos de lo más variados. La ropa usada debe estar en un estado óptimo, ya que existe cierto control de calidad por parte de los administradores. Las prendas van de precios tan bajos como 0,50 céntimos hasta los 30 euros.

7. Segundalia

Este es otro de los portales web más reconocidos de todo el país. Su filosofía se basa en no comprar la ropa al usuario que la pretende vender, simplemente cobra el 50% del valor en caso de venta. Es decir, nosotros les ofrecemos el producto a cambio de nada, se encargan de la logística, cobros, quejas y anuncios, y únicamente nos abonarán el dinero líquido cuando se haya vendido nuestro producto.