Miscelánea

13 preguntas filosóficas muy complicadas de responder

La vida está llega de incógnitas sin respuesta aparente. Estas son algunas de las más interesantes.

13 preguntas filosóficas muy complicadas de responder
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Los seres humanos, frecuentemente, nos formulamos preguntas sobre nuestra existencia y el mundo que nos rodea, pues expresamos una tendencia innata a reflexionar y analizar nuestro ser y nuestro entorno. 

Algunas de estas incógnitas tienen una respuesta simple, pero otras no tanto, pues hay hechos que a la mente humana le cuesta entender. En ocasiones, además, el entorno es demasiado complejo y, por tanto, aventurarse a defender una verdad de manera radical puede no ser la mejor opción.

Preguntas filosóficas difíciles de responder

En este artículo puedes encontrar una selección de preguntas filosóficas muy complicadas de responder. Son las siguientes:

1. ¿Cuál es el secreto para ser feliz?

Esta pregunta nos la hemos planteado todos alguna vez en la vida y, sin duda, son muchos los filósofos y científicos que se han interesado por responderla. En realidad, ¿cuál es el secreto para ser feliz? ¿Tiene el mismo sentido la felicidad en la sociedad del bienestar occidental que en tiempos de guerra? Una respuesta compleja y que abre un gran debate.

En este sentido se han llevado a cabo varias investigaciones. Puedes conocer los resultados más destacados de estos estudios en este artículo: “Las 10 claves para ser feliz, según la ciencia".

2. ¿Habrá vida en otros planetas?

Una pregunta que se han planteado tanto filósofos como científicos, es si existe vida en otros lugares ajenos a nuestro planeta. Algunas personas afirman haber visto platillos volantes, y otras haber sido abducidos por extraterrestres, aunque no hay ninguna evidencia de que esto sea así. Si nos atenemos a un razonamiento estadístico, parece impensable que no exista ningún otro tipo de vida teniendo en cuenta la infinidad de galaxias y planetas. Sin embargo, también se puede sostener que el hecho de que ningún organismo extraterrestre nos haya visitado puede ser un indicio de que la vida en otros planetas puede ser escasa o inexistente. O por lo menos, no lo suficientemente evolucionada.

Ahora bien, independientemente de si los extraterrestres han pisado la tierra o no, ¿hay vida en otras zonas del universo? Todavía no tenemos respuesta a esta pregunta, pero seguro que el ser humano seguirá buscando alguna forma de vida fuera de nuestro planeta.

3. ¿Cómo puede ser infinito el Universo?

Una de esas preguntas difíciles de responder es si tiene límites el cosmos. Los seres humanos solamente conocemos una pequeña parte del Universo, pero parece ser que es infinito. ¿Puede eso ser posible? De hecho, muchos astrónomos afirman que el universo está en expansión, por lo que técnicamente no sería infinito sino finito. Desde el punto de vista de muchas personas parece difícil de creer y, de hecho, incluso de imaginar.

4. ¿Somos buenos o malos por naturaleza?

Según decía Ortega y Gasset, el hombre es arrojado al mundo sin un libro de instrucciones. No tenemos una guía de cómo debemos comportarnos. Pero, ¿somos buenos o malos por naturaleza? ¿Nacemos con la tabla rasa de la que hablaba Locke? Los científicos afirman que el ambiente nos condiciona notablemente, ¿pero qué influencia tiene la genética entonces?

Sin duda, estas preguntas tienen difícil respuesta. Lógicamente, el ambiente juega un papel determinante en nuestra conducta tal y como demostró Philip Zimbardo en su experimento en la prisión de Stanford. Pero aún y así, parece difícil de creer en estos tiempos que, por ejemplo, durante la época Nazi, tantas personas fueran capaces de matar a tantos pobres inocentes. A la mayoría de nosotros no nos cabe en la cabeza que haya gente tan cruel y que sea capaz de hacer actos bárbaros como los del Holocausto.

5. ¿Existe la justicia?

Si echamos un vistazo a nuestro alrededor nos daremos cuenta de que la vida no es justa. Las barbaridades están al orden del día en diferentes partes del mundo, y la manera de juzgar a las personas varía según la cultura. ¿La vida en sí es justa o injusta?

6. ¿Cuál es es el mejor sistema moral?

El punto anterior nos lleva a reflexionar sobre cuál es el mejor sistema moral y, en realidad, es sumamente complejo distinguir entre el bien y el mal. Algunas personas pueden defender a ultranza que la violencia es siempre injustificable. Pero… ¿qué hace un individuo en tiempos de guerra si un grupo de sujetos comete una barbarie contra su familia? Indudablemente, el contexto tiene que ver a la hora de responder a esta pregunta, y la vida es demasiado compleja como para creer en una moralidad y ética universal.

7. ¿Hay vida después de la muerte?

No hay ninguna evidencia que afirme que después de la muerte nuestra alma habite en el “Paraíso” o en un mundo mejor. Pero también hay que decir que no se ha comprobado lo contrario. Esta pregunta, que encaja perfectamente con el esoterismo, también ha interesado a algunos filósofos que han defendido que existe algo más allá de la muerte. Ahora bien, ¿en qué consiste ese 'algo'? Difícil de responder.

8. ¿Es cierta la teoría del Big Bang?

Quizás esta pregunta se haya intentado responder más bien desde la ciencia, pero desde la mente humana es casi imposible comprender o imaginar la teoría del Big Bang. Aunque la ciencia parece haber encontrado evidencias del Big Bang, ¿qué es, entonces, el tiempo? Esta pregunta puede llevarnos a reflexionar sobre algo que tiene una respuesta ciertamente compleja y difícil de visualizar, ya que resulta muy contraintuitiva.

9. ¿Por qué hay algo en vez de nada?

Nuestra presencia en el Universo es demasiado compleja para explicarla en palabras. Nuestro día a día nos lleva a vivir la vida y dejarnos envolver por los problemas cotidianos, que percibimos con normalidad y por lo que percibimos que la vida tiene algo de sentido. Pero, posiblemente, en algún momento nos habrá venido a la conciencia alguna de las preguntas: “¿Cómo puede ser que tengamos vida? ¿Cómo puede ser que haya todas estas cosas en el Universo? O, ¿por qué existen estas leyes físicas que nos gobiernan? Nada de la física moderna explica por qué tenemos estas leyes y por qué el Universo funciona así.

10. ¿Cuál es el sentido de la vida?

Los filósofos existencialistas y humanistas se han preguntado muchas veces sobre el sentido de la vida y su significado. Esto puede interpretarse a nivel individual desde la búsqueda de identidad. Ahora bien, ¿tiene sentido la vida o todo es casualidad?

11. Tenemos libre albedrío?

En palabras de Rousseau: "El hombre nace libre, pero encadenado por todos lados". Esto nos lleva al dilema del determinismo. En la filosofía de la acción existen dos corrientes con dos visiones distintas: según la perspectiva compatibilista, de la cual es máximo defensor David Hume, el determinismo de la acción es compatible con la posibilidad de atribuir responsabilidad moral y el libre albedrío.

Sin embargo, existe también la perspectiva incompatibilista, la cual sostiene que no es posible considerar juntos el determinismo y la responsabilidad moral. En realidad, estudios recientes sugieren que tomamos decisiones incluso antes de ser conscientes de ellas, y Antonio Damasio, en su libro llamado El error de Descartes, afirma que las emociones están presentes incluso en las decisiones que creemos que son racionales.

12. ¿Podemos experimentar el mundo de manera objetiva?

Muchas veces creemos que percibimos el mundo real y objetivo, pero, ¿realmente es así? Todo lo que vemos, sentimos, olemos, etc., pasa por nuestros receptores sensoriales y llega a nuestro cerebro para que procese la información. Ahora bien, ¿cómo sería el mundo si tuviéramos la visión de los halcones o el olfato de los perros? Seguramente, diferente.

13. ¿Dios existe?

¿Dios existe? Para los ateos, lógicamente, no. Para los creyentes, evidentemente, sí. Solo los agnósticos se confiesan ignorantes sobre la respuesta a esta pregunta filosófica. La ciencia no ha encontrado ninguna prueba de que Dios exista y, de hecho, el estudio de la cognición y de los mecanismos psicológicos, históricamente, ha estado más relacionado con el ateísmo que otros ámbitos de conocimiento. Quizás te interese saber más sobre este tema en este artículo: “¿Se puede ser psicólogo y creer en Dios?”.

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.