La teoría de las 7 aptitudes mentales primarias de Thurstone, que apareció en la década de 1920, es uno de los modelos psicológicos sobre la inteligencia más importantes que existen. 

La característica diferencial de este autor en relación a otros de la época fue su focalización en el carácter múltiple de las aptitudes intelectuales, oponiéndose así al factor g de Spearman.

La teoría de la inteligencia de Thurstone

Louis Leon Thurstone (1887-1955) es considerado uno de los autores más influyentes en el campo de la psicometría. Su aportación principal es su teoría de las 7 aptitudes mentales primarias, que se opuso a los modelos unitarios y jerárquicos de la inteligencia propuestos por otros pioneros como Charles Spearman o P. E. Vernon.

De modo muy particular, Thurstone negaba la existencia de un factor general de inteligencia (el célebre “factor g”) al que se subordinarían el resto de capacidades cognitivas. Para este autor la inteligencia debía ser entendida como un conjunto de aptitudes mentales primarias no reductibles a una única dimensión de nivel superior.

Junto con autores como Charles Spearman y Raymond B. Cattell, Thurstone es considerado uno de los principales responsables del establecimiento de los métodos de análisis factorial en la psicología. Estas pruebas matemáticas tienen el objetivo de identificar el número y la estructura de los distintos factores que pesan en algún tipo de medida psicológica.

El objetivo de Thurstone era hallar una configuración de la inteligencia que fuera fiel a los datos empíricos pero manteniéndose lo más sencilla posible; es decir, procuró explicar las diferentes aptitudes que forman la inteligencia con unos pocos factores de orden superior. Cada uno de ellos mantenía una fuerte correlación con un tipo concreto de pruebas intelectuales.

La influencia de la obra de Thurstone ha sido muy notable en los desarrollos posteriores de la psicología de la inteligencia. Así, podemos encontrar la inspiración del modelo de las aptitudes mentales primarias en las versiones más recientes de pruebas tan importantes como las Escalas de Inteligencia de Wechsler y la Escala de Inteligencia Stanford-Binet.

Las 7 aptitudes mentales primarias

Tras su primera investigación, para la cual se valió de 56 pruebas de inteligencia distintas, Thurstone identificó 9 factores o aptitudes mentales primarias. 

Numerosos estudios posteriores han validado repetidamente 7 de estos factores, de modo que podemos decir que el modelo de Thurstone tiene una capacidad de medición sólida.

1. Comprensión verbal (factor v)

El factor comprensión verbal se asocia con los conocimientos relativos al lenguaje en todas sus manifestaciones; incluiría, por tanto, el vocabulario, la semántica, la sintaxis o la pragmática. Las pruebas que ponderan en el factor v incluyen pruebas de comprensión lectora, de ordenación de segmentos de texto, de ortografía, de analogías verbales, etc.

2. Fluidez verbal (w)

Esta aptitud se puede definir como la capacidad de una persona para emitir secuencias verbales coherentes y estructuradas de forma rápida y natural. Para medirla se emplean diversos tipos de test que implican la producción veloz del discurso; así, por ejemplo, se podría usar la clásica prueba de dar nombres de animales que empiecen por una letra determinada.

3. Aptitud numérica (n)

Las pruebas de aptitud numérica consisten principalmente en cálculos matemáticos básicos: sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. Aunque pueden ser más complejos, en el factor n ponderan sobre todo las tareas de cálculo aritmético sencillas; los aspectos más relevantes son la velocidad de las operaciones y la precisión en las respuestas.

4. Aptitud espacial (s)

El factor s se manifiesta en la orientación espacial, en la representación de objetos en el espacio o en las tareas de rotación; dado que se trata de capacidades muy amplias, con frecuencia se divide la aptitud espacial en dos o tres factores secundarios. Los tests relevantes implican la predicción de movimientos, la comparación de figuras desde distintas perspectivas, etc.

5. Memoria asociativa (m)

Este factor se asocia a un aspecto específico de la memoria: la capacidad para retener asociaciones de pares de elementos. De este modo, para medir la memoria asociativa se usan pruebas que implican imágenes, palabras (en formato visual o auditivo), símbolos, etc.; se pueden presentar en la misma modalidad o en combinaciones de más de uno de estos materiales.

6. Velocidad de percepción (p)

En el factor p ponderan todas aquellas pruebas cognitivas que se basan en la comparación entre distintos elementos o bien en la identificación de estructuras y secuencias. Por tanto, la aptitud que Thurstone denominó “velocidad de percepción” hace referencia a la rapidez con que encontramos las similitudes y diferencias entre varios ítems.

7. Razonamiento general (r) o inducción (i)

Algunas de las investigaciones que se han realizado en torno al modelo de Thurstone distinguen en parte el factor r del factor i. Mientras que el segundo se corresponde con la capacidad para el pensamiento inductivo (encontrar reglas generales con valor predictivo a partir de series de elementos), “razonamiento general” tiene un peso matemático más marcado.