Pexels

La creatividad es un fenómeno psicológico humano que ha servido favorablemente a la evolución de nuestra especie, al igual que la inteligencia. De hecho, durante mucho tiempo, han llegado a confundirse.

Actualmente, se sostiene que creatividad e inteligencia tienen una estrecha relación, pero que son dos dimensiones diferentes de nuestro mundo psíquico; no necesariamente son más inteligentes las personas altamente creativas, ni son más creativas las que tienen un alto CI.

Parte de la confusión acerca de lo que es la creatividad se debe al hecho de que, durante siglos, la creatividad se ha cubierto de un halo místico-religioso. Por ello, prácticamente hasta el siglo XX, su estudio no se ha abordado científicamente.

Aún así, desde tiempos remotos, nos ha fascinado y nos hemos esforzado por tratar de explicar su esencia mediante la filosofía y, más recientemente, aplicando el método científico, sobre todo desde la Psicología.

La creatividad en la Antigüedad

Los filósofos helenos trataron de explicar la creatividad mediante la divinidad. Entendían que la creatividad era una suerte de inspiración sobrenatural, un capricho de dioses. La persona creativa se consideraba un recipiente vacío que un ser divino llenaba con la inspiración necesaria para que crease productos o ideas.

Por ejemplo, Platón sostenía que el poeta era un ser sagrado, poseído por los dioses, que solo podía crear lo que le dictasen sus musas (Platón, 1871). Desde esta perspectiva, la creatividad era un don accesible a unos pocos elegidos, lo que supone una visión aristocrática de la misma que perdurará hasta el Renacimiento.

La creatividad en la Edad Media

El Medievo, considerado un periodo oscurantista para el desarrollo y la comprensión del ser humano, suscita poco interés para el estudio de la creatividad. No se considera una época de esplendor creativo, por lo que tampoco hubo mucho esfuerzo en intentar comprender el mecanismo de la creación.

En este periodo, el hombre estaba completamente supeditado a la interpretación de las escrituras bíblicas y toda su producción creativa se orientaba a rendirle tributo a Dios. Un dato curioso de esta época es el hecho de que muchos creadores renunciaran a firmar sus obras, lo que evidenciaba la negación de su propia identidad.

La creatividad en el Edad Moderna

En esta etapa, la concepción divina de la creatividad se va desdibujando para dar paso a la idea del rasgo hereditario. Simultáneamente, emerge una concepción humanística, desde la que el hombre ya no es un ser abandonado a su destino o a los designios divinos, sino coautor de su propio devenir.

Durante el Renacimiento se retoma el gusto por la estética y el arte, el autor recupera la autoría de sus obras y algunos otros valores helenos. Se trata de un periodo en el que renace lo clásico. La producción artística crece espectacularmente y, consecuentemente, también crece el interés por estudiar la mente del individuo creativo.

El debate sobre la creatividad, en esta época, se centra en la dualidad “nature versus nurture” (biología o crianza), aunque sin mayor apoyo empírico. Uno de los primeros tratados sobre el ingenio humano pertenece a Juan Huarte de San Juan, médico español que en 1575 publicó su obra “Examen de ingenios para las ciencias”, precursora de la Psicología Diferencial y de la Orientación Profesional. A principios del siglo XVIII, gracias a figuras como Copérnico, Galileo, Hobbes, Locke y Newton, crece la confianza en la ciencia al tiempo que crece la fe en la capacidad humana para resolver sus problemas mediante el esfuerzo mental. Se consolida el Humanismo.

La primera investigación relevante de la modernidad sobre el proceso creativo tiene lugar en 1767 de la mano de William Duff, quien analizará las cualidades del genio original, diferenciándolo del talento. Duff sostiene que el talento no se acompaña de innovación, mientras que el genio original sí. Los puntos de vista de este autor son muy similares a los aportes científicos recientes, de hecho, fue el primero en apuntar hacia la naturaleza biopsicosocial del acto creativo, desmitificándolo y adelantándose dos siglos a la Teoría Biopsicosocial de la Creatividad (Dacey y Lennon, 1998).

Contrariamente, durante esta misma época, y alimentando el debate, Kant entendió la creatividad como algo innato, un don de la naturaleza, que no puede ser entrenado y que constituye un rasgo intelectual del individuo.

La creatividad en la posmodernidad

Los primeros acercamientos empíricos al estudio de la creatividad no se producen hasta la segunda mitad del siglo XIX, al rechazarse abiertamente la concepción divina de la creatividad. También influyó el hecho de que en ese momento la Psicología iniciaba su escisión de la Filosofía, para convertirse en una ciencia experimental, por lo que se incrementó el esfuerzo positivista en el estudio del comportamiento humano.

Durante el siglo XIX predominó la concepción de rasgo hereditario. La creatividad era un rasgo característico de los varones y llevó bastante tiempo asumir que pudieran existir mujeres creativas. Esa idea se fue reforzando desde la Medicina, con diferentes hallazgos sobre la heredabilidad de rasgos físicos. Un apasionante debate entre Lamarck y Darwin sobre herencia genética acaparó la atención científica durante gran parte del siglo. El primero defendía que los rasgos aprendidos podían traspasarse entre generaciones consecutivas, mientras que Darwin (1859) demostró que los cambios genéticos no son tan inmediatos, ni resultado de la práctica o del aprendizaje, sino que ocurren mediante mutaciones aleatorias durante la filogenia de las especies, para lo que se requieren grandes periodos de tiempo.

La postmodernidad en el estudio de la creatividad podríamos situarla en los trabajos de Galton (1869) sobre diferencias individuales, muy influenciados por la evolución darwiniana y por la corriente asociacionista. Galton se centró en el estudio del rasgo hereditario, prescindiendo de variables psicosociales. De él destacan dos aportaciones influyentes para posteriores investigaciones: la idea de libre asociación y de cómo esta opera entre el consciente y el inconsciente, que posteriormente Sigmund Freud desarrollará desde su óptica psicoanalítica, y la aplicación de técnicas estadísticas al estudio de las diferencias individuales, que lo convierten en autor puente entre el estudio especulativo y el estudio empírico de la creatividad.

La fase de consolidación de la Psicología

A pesar del interesante trabajo de Galton, la psicología del siglo XIX y principios del XX estaba interesada por procesos psicológicos más simples, siguiendo la trayectoria marcada por el Conductismo, que rechazaba el mentalismo o estudio de procesos no observables. 

El dominio conductista aplazó el estudio de la creatividad hasta la segunda mitad del siglo XX, con la excepción de un par de líneas supervivientes al positivismo, el Psicoanálisis y la Gestalt.

La visión gestaltista de la creatividad

La Gestalt aportó una concepción fenomenológica de la creatividad. Inició su andadura en la segunda mitad del siglo XIX, oponiéndose al asociacionismo de Galton, si bien su influencia no se notó hasta bien entrado el siglo XX. Los gestaltistas defendían que la creatividad no es una simple asociación de ideas de una forma novedosa y diferente. Von Ehrenfels emplea por primera vez el término gestalt (patrón mental o forma) en 1890 y fundamenta sus postulados sobre el concepto de ideas innatas, como pensamientos que se originan completamente en la mente y que no dependen de los sentidos para existir.

Los gestálticos sostienen que el pensamiento creativo es la formación y alteración de gestalts, cuyos elementos tienen relaciones complejas formando una estructura con cierta estabilidad, por lo que no son simples asociaciones de elementos. Explican la creatividad centrándose en la estructura del problema, afirmando que la mente del creador tiene la habilidad de pasar de unas estructuras a otras más estables. Así, el insight, o nueva comprensión espontánea del problema (fenómeno ¡Ahá! o ¡eureka!), ocurre cuando una estructura mental se transforma súbitamente en otra más estable. 

Esto significa que las soluciones creativas suelen obtenerse al mirar de una nueva manera una gestalt existente, es decir, cuando cambiamos la posición desde la que analizamos el problema. Según la Gestalt, cuando obtenemos un nuevo punto de vista sobre el conjunto, en lugar de reorganizar sus elementos, emerge la creatividad.

La creatividad según los psicodinámicos

Los psicodinámicos realizaron el primer esfuerzo importante del siglo XX en el estudio de la creatividad. Desde el Psicoanálisis se entiende la creatividad como el fenómeno que emerge de la tensión entre la realidad consciente y los impulsos inconscientes del individuo. Freud sostiene que los escritores y artistas producen ideas creativas para expresar sus deseos inconscientes de una forma socialmente aceptable, por lo que el arte es un fenómeno compensatorio. 

Contribuye a desmitificar la creatividad, al sostener que no es producto de musas o dioses, ni un don sobrenatural, sino que la experiencia de iluminación creadoraes simplemente el paso de lo inconsciente a lo consciente.

El estudio contemporáneo de la creatividad

Durante la segunda mitad del siglo XX, y siguiendo la tradición iniciada por Guilford en 1950, la creatividad ha sido un importante objeto de estudio de la Psicología Diferencial y de la Psicología Cognitiva, aunque no exclusivamente de ellas. Desde ambas tradiciones, el abordaje ha sido fundamentalmente empírico, empleándose la historiometría, los estudios ideográficos, la psicometría o los estudios meta-analíticos, entre otras herramientas metodológicas.

Actualmente, el enfoque es multidimensional. Se analizan aspectos tan diversos como la personalidad, la cognición, las influencias psicosociales, la genética o la psicopatología, por citar algunas líneas, al tiempo que multidisciplinar, pues son muchos los dominios que se interesan en ella, más allá de la Psicología. Tal es el caso de los estudios de Empresa, donde la creatividad suscita gran interés por su relación con la innovación y la competitividad.

Así, durante la última década, han proliferado las investigaciones sobre creatividad, y la oferta de programas de entrenamiento y capacitación han crecido significativamente. Tal es el interés por comprenderla que la investigación se extiende más allá de la academia, y ocupa a todo tipo de instituciones, incluidas las gubernamentales. Su estudio trasciende del análisis individual, incluso del grupal u organizacional, para abordar, por ejemplo, las sociedades creativas o las clases creativas, con índices para medirlas, tales como: Euro-creativity index (Florida y Tinagli, 2004); Creative City Index (Hartley et al., 2012); The Global Creativity Index (The Martin Prosperity Institute, 2011) o el Índice de creatividad en Bilbao y Bizkaia (Landry, 2010).

Desde la Grecia Clásica hasta nuestros días, y a pesar de los grandes esfuerzos que seguimos dedicando a analizarla, ni siquiera hemos conseguido alcanzar una definición universal de creatividad, por lo que aún estamos lejos de comprender su esencia. Tal vez, con los nuevos enfoques y tecnologías aplicadas al estudio psicológico, como es el caso de la prometedora neurociencia cognitiva, podamos descubrir las claves de este complejo e intrigante fenómeno mental y, finalmente, el siglo XXI llegue a convertirse en el testigo histórico de tal hito.

Referencias bibliográficas:

  • Dacey, J. S., & Lennon, K. H. (1998). Understanding creativity. The interplay of biological, psychological and social factors. (1st ed).. San Francisco: Jossey-Bass.
  • Darwin, C. (1859). On the origin of the species by natural selection. Londom: Murray.
  • De San Juan, J. H. (1575). Examen de ingenios para las ciencias (2003- Dig.). Madrid: Biblioteca virtual universal.
  • Duff, W. (1767). Essay on Original Genius (Vol. 53). London, UK.
  • Florida, R., & Tinagli, I. (2004). Europe in the creative age. UK: Software Industry Centre & Demos.
  • Freud, S. (1958). The relation of the poet to day-dreaming. In On creativity and the unconscious. Harper & Row Publishers.
  • Galton, F. (1869). Hereditary genius: an inquiry into its laws and consequences (2000 ed).. London, UK: MacMillan and Co.
  • Guilford, J. P. (1950). Creativity. The American Psychologist.
  • Hartley, J., Potts, J., MacDonald, T., Erkunt, C., & Kufleitner, C. (2012). CCI-CCI Creative City Index 2012.
  • Landry, C. (2010). Creatividad En Bilbao & Bizkaia. Spain.