Psicología forense y criminalística

Los 13 tipos de prisiones (y sus efectos psíquicos)

El sistema penitenciario consiste en diferentes clases de centros de aislamiento interrelacionados.

Los 13 tipos de prisiones (y sus efectos psíquicos)

Imagen: Wikimedia

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Las prisiones o cárceles son instituciones autorizadas por el gobierno para encarcelar y aislar de la sociedad a aquellos individuos que han desobedecido la ley. Los prisioneros son encerrados y privados de la libertad durante meses, años y, en algunos casos, toda la vida. 

Aunque todas las prisiones tienen el mismo objetivo, éstas pueden clasificarse de diferentes maneras.

El sistema penitenciario varía de un país a otro

El sistema penitenciario es diferente según el país, y en algunos casos puede llegar a ser complejo. El ejército tiene su propio sistema judicial y los menores no tienen el mismo trato que los adultos. Aunque el concepto "prisión" resulte muy abstracto, sus características dependen en buena parte del contexto legal, político y social de cada región, y pueden llegar a existir grandes diferencias entre el modo en el que los países determinan el funcionamiento de estas instituciones.

En los Estados Unidos, por ejemplo, existen numerosas jurisdicciones (federal o estatal) y diferentes consecuencias para los presos que en España, como es el caso de la pena de muerte. En cambio, en España, los centros penitenciarios se diferencian según los distintos tipo de regímenes de vida de los reclusos. El objetivo con el que el estado legitima su uso es la búsqueda del orden y de la seguridad para la gran mayoría de habitantes.

Cómo afecta el encarcelamiento a los presos

Los presos son privados de su libertad. La situación que viven y la privación conductual a la que se ven sometidos hacen que su estancia en prisión provoque distintas consecuencias físicas y psicológicas a varios niveles:

  • Biológico: la privación de libertad puede provocar un aumento del instinto de ataque al no poder huir. También causa problemas de problemas de privación sexual o sensorial (visión, audición, …). Por otro lado, a ciertas edades un estado de claro aislamiento puede causar graves alteraciones del desarrollo, si bien esto no ocurre en las cárceles de los Estados democráticos.
  • Psicológico: Los efectos psicológicos son una realidad para los reclusos con problemas de autoestima, consumo de drogas, ansiedad, indefensión aprendida, dependencia, etc. Además, si se utilizan durante muchos días seguidos, las células de aislamiento suponen un déficit de estimulación sensorial que en otros contextos se ha visto que resulta extremadamente perjudicial y que puede generar el caldo de cultivo para que alfloren desórdenes psiquiátricos. Algunos de estos hallazgos fueron realizados hace décadas mediante la experimentación con monos que realizó Harry Harlow.
  • Social: problemas familiares, aislamientos social y laboral, problemas de aprendizaje social, habilidades para relacionarse con los demás y estigmatización. Especialmente este último elemento es determinante a la hora de aprender nuevos hábitos al salir de la prisión; una persona fuertemente estigmatizada difícilmente encontrará trabajo y será marginalizada a nivel informal.

Según muestran las investigaciones, este tipo de efectos perjudiciales para los reclusos están asociados al tiempo de condena. Es decir, a mayor tiempo en la cárcel, peores consecuencias.

Tipos de prisiones

Ahora bien, ¿qué tipos de prisiones hay? ¿cuáles son son las diferentes clases de cárceles? A continuación puedes ver los diferentes tipos de centros penitenciarios que hay:

Según el régimen penitenciario

El régimen penitenciario es el proceso por el que pasa el preso en el cumplimiento de su pena. Existen tres grados: primer grado o régimen cerrado, segundo grado o régimen ordinario, tercer grado o régimen abierto.

1. Cárcel de primer grado

Los módulos o cárceles de primer grado son para aquellos sujetos más peligrosos e inadaptados. Se regulan en el art. 90.1 LOGP (Ley Orgánica General Penitenciaria) y existen dos clases:

  • Centros o módulos de régimen cerrado: para los reclusos con inadaptación a los regímenes comunes.
  • Departamentos especiales: para aquellos que provocan altercados. Por ejemplo: los módulos de aislamiento.

2. Cárcel de segundo grado

En el régimen ordinario se encuentran los penados de segundo grado, los reclusos sin clasificar y a los detenidos y presos. En este tipo de cárceles existen actividades obligatorias (higiene y aseo personal, limpieza y orden de la celda). El día se inicia a las 7:30 y a las 00:00 se apagan las luces.

3. Cárcel de tercer grado

El régimen abierto es para personas penadas, clasificadas en tercer grado, que pueden continuar su tratamiento en semilibertad. Esto es necesario para que el individuo pueda lograr una convivencia normal pero con los controles rígidos necesarios.

Este tipo de régimen puede llevarse a cabo en tres estructuras penitenciarias diferentes:

  • Los Centros de Inserción Social: centros independientes para reclusos en tercer grado.
  • Las Secciones Abiertas: departamentos que forman parte de una cárcel polivalente, especialmente destinados
  • Unidades Dependientes: residencias que se encuentran dentro de una comunidad y están gestionadas por instituciones públicas o privadas.

Centros penitenciarios Estadounidenses

En Estados Unidos existen distintos tipos de prisiones

Cárceles locales

Este tipo de cárceles son para una estancia a corto plazo. Son de tipo local y multitudinarias. Suelen ser para aquellas personas que acaban de entrar en el sistema judicial penal.

Prisiones federales y estatales

En Estados Unidos es posible encontrar prisiones federales, cuya jurisdicción corre a cargo de la Federal Bureau of Prisons (BOP), y las estatales, para delitos más serios y crímenes.

1. Instituciones penales federales

Son las prisiones para aquellos criminales que han cometido delitos graves (malversación, fraude…) pero que no son clasificados como peligrosos. Son prisiones de mínima seguridad.

2. Prisiones federales de seguridad media

Son instituciones de seguridad media, que suelen contener perímetros de seguridad y guardas armados. Son las infraestructuras que más se utilizan para encarcelar a los presos.

3. Prisiones de seguridad alta

Destinadas a los criminales violentos. Los ofensores son personas peligrosas, por lo que necesitan más control que los presos de las prisiones anteriores. Están diseñadas para establecer varias capas de seguridad y aislamiento entre el exterior y las zonas más protegidas de estos complejos arquitectónicos, de modo que las partes centrales resulten prácticamente herméticas.

4. Prisiones estatales

Las prisiones estatales son para aquellos convictos que han llevado a cabo delitos muy serios y crímenes de estado. Existen diferentes tipos: para mujeres, para hombres, de máxima seguridad, etc. La seguridad de estos complejos es excepcional, dedicándose una gran inversión a ella dada la seriedad de los crímenes de quienes permanecen allí.

5. Corredor de la muerte

El corredor de la muerte es la denominación que reciben las celdas destinadas a aquellos reclusos que han cometido delitos muy graves y que, además, cumplen la pena de muerte y están esperando su ejecución.

Otro tipo de prisiones

Existen otros tipos de prisiones, por ejemplo, para menores, o las psiquiátricas.

1. El calabozo

El calabozo es una celda que se encuentra en la misma comisaría o cuartel de la policía. Se utiliza para encarcelar brevemente a los sujetos que han sido detenidos, especialmente para un posterior juicio. Una persona detenida puede pasar aquí hasta 72 horas.

2. Correccional de menores

Las personas que han sido detenidas y no cumplen la mayoría de edad deben cumplir condena en centros especiales, no en las prisiones para adultos.

3. Prisión psiquiátrica

La prisión psiquiátrica suele ser un centro hospitalario penitenciario donde los sujetos que cumplen condena padecen alguna enfermedad mental.

4. Prisión militar

Son los centros donde se envía a los soldados, oficiales y suboficiales del ejército para que cumplan condena por incumplir el código penal militar. Esta diferenciación es una evidencia de la importancia especial que el Estado confiere a los cuerpos de seguridad que aseguran el mantenimiento del poder.

Etiquetas: Violencia, Sociedad
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.