Existen motivos variados detrás del comportamiento de quien acosa. Unsplash.

Las relaciones sociales son complicadas, y por eso es muy fácil que, en ocasiones, las cosas salgan mal. Pero esto no ocurre solo con aquellas personas con las que nos relacionamos voluntariamente. En ocasiones, los problemas surgen con quienes nos imponen su presencia y ciertos patrones de interacción.

En este artículo hablaremos precisamente sobre los diferentes tipos de acosadores, y los distintos modos en los que su presencia nos afecta negativamente.

¿Qué es el acoso?

El acoso no es solo un problema existente entre dos personas: forma parte de una problemática social, dado que es una actividad más generalizada de lo que puede parecer. De hecho, hay indicios de que aproximadamente el 14% de las mujeres y alrededor del 6% de los hombres han sufrido o sufrirán acoso en algún momento de sus vidas.

Por otro lado, el hecho de que cada vez haya más gente en contacto con las nuevas tecnologías vinculadas a Internet hace que, más que probablemente, a medida que pasen los años el acoso por la red de redes pase a ser algo cada vez más generalizado, especialmente en la edad escolar.

Aunque no existe una definición totalmente consensuada, de un modo aproximado se considera que los acosadores son personas que con cierta regularidad, y de manera sistemática, mantienen un comportamiento centrado en intimidar, dañar o seguir y entrometerse en la vida de una persona de manera ajena a la voluntad de esta última. En la mayoría de los casos no se llegan a producir ataques físicos, sino que el acoso se fundamenta en una presencia perturbadora, ya sea en un entorno real o de manera remota, a través de Internet o de otros medios tecnológicos.

Ahora bien, dentro de este repertorio de la categoría de lo que constituye el acoso tiene cabida un amplio repertorio de comportamientos indeseados. No es lo mismo dejar mensajes ofensivos pintados sobre la fachada del hogar que perseguir por la calle tomando fotos de la víctima, por ejemplo. Dependiendo de estos matices, el impacto físico o psicológico causado por esta actitud pueden diferir mucho, así como el trato que el poder judicial le dará al asunto en caso de acudir a un juez o a la policía.

Por otro lado, también ocurre que dependiendo del perfil psicológico de quien interrumpe el bienestar de la víctima, el primero tenderá más a realizar ciertas acciones que otras. Quien acosa suele hacerlo de manera consistente, cumpliendo ciertas regularidades. Son estos patrones de conducta los que pueden servir para diferenciar entre tipos de acosadores, tal y como veremos a continuación.

Los diferentes tipos de acosadores

Hay algo que está claro: para saber cómo lidiar con un acosador, hay que saber en primer lugar con qué tipo de acosador estamos tratando. A partir de esto, es posible comportarse de manera consecuente teniendo en cuenta sus motivaciones, y tomar medidas al respecto.

Según el Dr. Ronald M. Holmes, profesór emérito de Criminología, podemos diferenciar entre 6 tipos de acosador con sus propias características y estrategias para estar presente en la vida de la víctima. Son los siguientes.

1. Acosador político

El acosador político influye de un modo perjudicial sobre la vida de la víctima a causa de sus convicciones políticas. Eso significa que puede estar de acuerdo o en desacuerdo con la persona a la que se acosa, o puede que esta importante o anónima, pero el atacante le da un valor a esta persona debido al significado que tiene desde el punto de vista de cómo debería ser organizada la sociedad y los recursos.

Por ejemplo, el acosador político puede seguir cada día a un parlamentario hasta su casa para intimidarle, o puede tratar de contactar constantemente con un periodista para poder hablar largamente con él, debido a que cree que comparten opiniones.

2. Acosador de famosos

Este es uno de los tipos de acosador más conocidos, dado que es la viva imagen del fenómeno fan llevado al extremo. Se trata de personas obsesionadas con sus ídolos, referentes que se han hecho famosos, normalmente a nivel nacional o internacional, y que tratan de estar en contacto con ellos a toda costa. Su comportamiento suele ser imprevisible y altamente influido por las emociones

3. Por humillación amorosa

Esta categoría está compuesta por acosadores que se sienten frustrados o humillados porque, tras haber realizado movimientos para despertar el interés romántico de una persona, se sienten rechazadas, con lo cual la convierten en el blanco de sus acosos.

Los casos de erotomanía, un trastorno mental en el que la persona cree que otra está enamorada de ella pero no lo muestra, pueden ser entendidos como un subtipo de esta clase de acosadores.

4. Lujurioso

Este tipo de acosadores se caracterizan por estar motivados por la lujuria y la excitación sexual. Si bien al principio es muy típico que se limiten a seguir a las víctimas, frecuentemente terminan yendo más allá, agrediendo directamente o incluso violando.

5. Acosador doméstico

En este caso se acosa en un entorno relativamente privado, normalmente a la pareja o amante. Se puede considerar que estos acosadores se involucran en violencia doméstica, ya sea mediante claros ataques a la dignidad de la persona o mediante el ataque físico.

6. Profesional

En este caso, el acoso es consecuencia de un acuerdo comercial con una tercera parte, que paga por someter a la víctima.