Psicología forense y criminalística

​Niños psicópatas: 5 tristes casos de asesinos menores de edad

¿Por qué algunos niños pueden llegar a matar a otra persona?

​Niños psicópatas: 5 tristes casos de asesinos menores de edad
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Muchos psicólogos y psiquiatras se han cuestionado si es posible que los niños sean psicópatas. Éstos pueden llegar a ser traviesos y, en algunos casos, muy crueles con otros niños. Pero, ¿cómo puede ser que cometan asesinatos y no muestren arrepentimiento?

Puesto que sus cerebros aún están en desarrollo y sus personalidades aún se están forjando, es muy complicado detectar la línea entre la travesura y la maldad. Por eso, y ante los casos de asesinatos de niños menores de edad, los profesionales de la salud han intentado desarrollar herramientas de detección de niños psicópatas.

El problema surge porque los test que hay en el mercado son cuestionarios que predicen una posible psicopatía en la vida adulta, pero no durante la infancia. Un ejemplo es la escala de detección en niños, de entre 6-11 años, de los rasgos propensos a la psicopatía en la edad adulta, creada por Paul Frick y Robert Hare, que recibe el nombre de “Escala para el cribado del desarrollo antisocial”.

Causas de la psicopatía

Igual que ocurre con los cuestionarios, gran parte de los estudios realizados para saber más sobre los psicópatas se han centrado en la población adulta. Pero para entender esta psicopatología, es necesario centrarse en los niños, pues esa edad es clave en la evolución del trastorno. Nadie duda de que el origen de la psicopatía se encuentra en la infancia y la adolescencia.

Desde la psicología se entiende que el rasgo de insensibilidad emocional tiene mucha relación con la presencia de un comportamiento antisocial y trastornos de conducta; por lo que puede ser un factor predictor del desarrollo de la psicopatía.

La neurociencia también ha aportado información para responder a las cuestiones que ayuden a entender mejor el trastorno, y desde este campo se afirma que existe una respuesta reducida de la amígdala en los jóvenes con presencia del rasgo de insensibilidad emocional y puntuaciones elevadas en psicopatía. También se ha hallado una respuesta poco normal en la zona de la corteza prefrontal ventromedial.

Problemas en la socialización

El psicólogo forense Alex Grandío, en un artículo de Psicología y Mente llamado “Psicopatía: ¿qué ocurre en la mente del psicópata?”, explica: “Los psicópatas no han desarrollado una conciencia ni unos hábitos de respeto por las leyes y las normas que evitan que el resto de personas perpetren actos antisociales”. Esto es importante entenderlo, ya que las disfunciones que presentan los niños y los adultos con características psicopáticas hacen muy complicada su socialización.

La idea de que un niño no sea inherentemente empático y que, por contra, sea manipulativo y peligroso para la sociedad puede ser difícil de comprender por muchos individuos. Pero hasta que no se ha escuchado la verdadera historia de la vida de estos asesinos, en la que suele haber abusos, malos tratos, familias desestructuradas, etc., parece imposible visualizar la brutalidad de los crímenes de muchos de ellos. Por tanto, el comportamiento de estos pequeños asesinos es, al menos en parte, un producto de su entorno, que debe tenerse en cuenta para poder comprender de conducta de muchos de estos niños asesinos.

Cinco casos escalofriantes de niños psicópatas

A continuación revelamos una lista que contiene algunos de los más terribles asesinatos cometidos por menores de edad.

1. Amarjeet Sada (8 años)

Es duro asimilar que un niño sea capaz de matar a una persona, pero cuando éste comete múltiples crímenes, es casi imposible de digerir. Esto es lo que ocurrió en el caso del pequeño Amarjeet Seda. Pero lo grave no solamente fue el asesinato, sino que los padres de este pequeño asesino, aun sabiendo que su hijo había matado a dos personas, le encubrieron.

Amarjeet tan solo tenía ocho años cuando fue arrestado en la India en junio del 2007. Fue acusado de haber matado a tres bebés, dos de ellos de su familia. La primera de sus víctimas fue un primo suyo que tenía seis meses de vida. Su segunda víctima, también primo suyo, con menos de año recibió una paliza que le costó la vida. Ambos crímenes fueron tapados por sus padres, y seguramente no le hubieran detenido si no hubiera cometido el asesinato de una vecina de seis meses de edad.

2. Eric Smith (13 años)

Eric Smith solía pasear con su bicicleta por su pueblo a diario. Cuando Derrick Robie, de cuatro años, fue encontrado muerto, nadie sospechaba de él. La brutalidad de su asesinato hace que sea considerado uno de los casos más escalofriantes.

El cuerpo de Derrick fue encontrado en un bosque no muy lejos de su casa y del parque donde jugaba habitualmente. Fue llevado desde ahí, donde fue ahorcado y golpeado en la cabeza con varias rocas.

Cuando Smith fue interrogado, el chico no solamente no le importaba el caso, sino que, además, disfrutaba de la atención de ser interrogado. Fue acusado de asesinato en segundo grado y aún cumple condena en prisión.

3. Jordan Brown (11 años)

A pesar de que el motivo detrás de su asesinato no se conoce todavía, los celos parecen haber sido la causa del crimen que cometió Jordan Brown, que mató a la pareja de su padre en 2009, cuando ésta se encontraba embarazada. 

La víctima fue disparada en la espalda mientras estaba tirada en la cama. Cuando su hija de cuatro años vio el cadáver, Jordan estaba en el colegio actuando como si nada hubiera ocurrido. Kenzie Houk, la víctima, no se llevaba bien con Jordan, quien le avisó de que le mataría antes de que el suceso ocurriera.

4. Carl Newton Mahan (6 años)

Parece imposible imaginar que un niño de seis años sea capaz de matar. En mayo de 1929 Carl Newton y su amigo Cecil Van Hoose (8 años) estaban buscando chatarra para coleccionar. Cecil le robo a Carl la que él había conseguido golpeándole en la cabeza con ella. Tras lo sucedido, Carl decidió vengarse. En vez de pelearse, fue a su casa a buscar la pistola de su padre. Entonces, volvió a por Cecil y le disparó a bocajarro tras decirle: “Te voy a disparar”. Cecil murió ahí mismo.

Carl es considerado uno de los asesinos más jóvenes de la historia. Fue condenado a 15 años de reformatorio, pero otro juez consideró que era inapropiado juzgar a un chico de esa edad y quedó absuelto.

5. Cayetano Santos "Petiso Orejudo" (9 años)

Cayetano Santos (más conocido como Petiso Orejudo), un chico argentino, cometió su primer asesinato en 1906 cuando mató a una niña de tres años llamada Maria Rosa Face. La raptó en la puerta de un almacén y, después de un estrangulamiento fallido, la enterró viva en un baldío.

En setiembre de 1908, con tan solo 8 días de diferencia, intentó asesinar a dos niños de 2 años. El primero, Severino González Caló, se salvó de ser ahogado en la pileta de una bodega. El segundo, Julio Botte, fue rescatado por su madre después que el pequeño asesino en serie le quemara los párpados con un cigarrillo. Tras estos hechos, fue enviado a la Colonia de Menores Marcos Paz para que se reformara, pero a los años salió de ahí con un cuadro psicológico incluso menos halagüeño.

Al tiempo de estar en libertad, en 1912 comenzó a realizar asesinatos sin cesar. El 25 de enero asfixia a Arturo Laurora, de 13 años. El 7 de marzo quema viva a Reyna Bonita Vanicoff, de tres años, tras quemarle la ropa. Durante el mes de noviembre, trató en menos de 2 semanas ahorcar a Roberto Russo y matar a golpes a Carmen Ghittone y Catalina Naulener, pero no tuvo éxito. A las dos semanas, ató, propinó una paliza, ahorcó y le clavó un clavo de 4 pulgadas en la sien a Gesualdo Giordano.

En noviembre de 1914 un juez ordenó su internamiento en el Hospicio de las Mercedes. Allí atacó a dos pacientes. Uno de ellos resultó inválido y el otro acabó en silla de ruedas. Tras estos crímenes, fue encarcelado hasta que falleció en la misma prisión.

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.