Psicología forense y criminalística

​“El abecedario del diablo": el nuevo y peligroso juego viral

Un nuevo reto que se propaga por las redes sociales y que ha causado alarma social.

​“El abecedario del diablo": el nuevo y peligroso juego viral

Imagen: teleamazonas.com

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

El comportamiento de los jóvenes muchas veces es incomprendido por los adultos, porque suelen ser más propensos a asumir riesgos o practicar conductas arriesgadas y osadas.

En los últimos meses, el comportamiento de algunos adolescentes encendió la luz de alarma en varios países a raíz del macabro juego llamado “Ballena Azul”, que según afirman algunos medios habría sido la causa de la muerte de al menos 130 jóvenes.

Pero este peligroso fenómeno asociado al uso de redes sociales y las cadenas de retos no es el único juego que está preocupando a las autoridades, sino que una nueva moda peligrosa parece haber irrumpido con gran fuerza en la vida de los niños y los adolescentes, es lo que se conoce como el “abecedario del Diablo”, un peligroso juego viral que provoca serias lesiones en los participantes.

Voz de alarma en España: autolesión en adolescentes

Si bien el juego de la ballena azul ha creado una gran alerta en medio mundo, el juego del abecedario del diablo se ha dado a conocer en España, concretamente en el pueblo de Mieres en Asturias, cuando la madre de un niño de ocho años se percató de que su hijo tenía dos heridas en las manos de gran profundidad y de aspecto similar en ambos miembros.

Al principio, el niño evitaba las preguntas constantes de la madre, preocupada por los hechos, y éste se negaba a responder sobre cuál era la causa de dichas marcas. Sin embargo, tras la insistencia de su progenitora, el menor acabó confesándole a ésta que el origen de estas heridas se encontraba en un peligroso y doloroso juego llamado el abecedario del diablo.

El abecedario del diablo: ¿en qué consiste?

Este juego, en principio, no hace peligrar la vida de los pequeños; sin embargo, el dolor puede ser muy intenso. El juego tiene un funcionamiento simple, pues el participante debe recitar el abecedario en voz alta, pero en vez de decir la letra correspondiente, debe verbalizar una palabra que empiece por esa letra. Por ejemplo: ahora, burro, cohete, chocolate, dentista… así hasta llegar a la “z”.

A medida que el participante va diciendo las palabras, otra persona se encarga de rascarle la parte exterior de la mano con las uñas. Dependiendo de la agilidad mental y la rapidez a la hora de decir las palabras, una persona puede tardar más o menos en acabar el abecedario. En caso de quedarse encallado con alguna letra, cada vez irá recibiendo más y más intensidad en la rascada. La heridas que se producen como consecuencia de este acto pueden llegar a tener una gran profundidad y tardar varios días en cicatrizar.

También con objetos punzantes

Justo cuando hace tan solo unas semanas se hablaba en los medios de comunicación sobre el caso la Ballena Azul, este nuevo juego ha saltado a la luz pública. Podría parecer un juego de niños, quizás algo más brusco; no obstante, las autoridades hablan ya de casos en los que lo niños han usado objetos punzantes para rascar, por ejemplo, tijeras. Esto ha preocupado a muchos padres, concretamente en la región de Asturias donde se ha conocido el primer caso en España.

Según explica el diario local “La Nueva España”, la Asociación contra el Acoso Escolar de Asturias (ACAE) ha lanzado un mensaje por las redes sociales en el que afirma que “las reglas de este juego son sádicas. En algunos casos, puede ocurrir que una persona que lidera el grupo y elige a las víctimas para que entren a formar parte de un club o grupo”. La misma asociación afirma que no quiere crear alarma, pero los docentes deben ser precavidos y observar si hay alumnos con este tipo de heridas en las manos.

La policía no ha recibido ninguna denuncia todavía

Puesto que todavía es reciente la información que circula respecto a este juego, algunos individuos dudan de su credibilidad.

Según es posible leer en algunos medios de comunicación como la televisión española “Cuatro”, fue una amiga de la madre del niño asturiano, y no las autoridades, la que decidió alertar del caso a través de Facebook y la Asociación Contra el Acoso Escolar -ACAE- (es decir, la misma publicación que pide a profesores, padres y madres que estén atentos para detectar las señales de este perturbador juego). En realidad, según afirma la Policía Nacional, todavía no ha recibido ninguna denuncia, aunque ha comunicado que podría actuar de oficio en los centros que presenten el problema si fuese necesario.

La Ballena Azul, el precedente

Hace tan solo unas semanas nos hacíamos eco de uno de los fenómenos de los que más se ha hablado en los últimos meses, el juego de la Ballena Azul. Un juego ha causado una gran conmoción porque se ha cobrado varias víctimas mortales debido a los suicidios. Uno de ellos fue una niña de tan solo 10 años fue llevada al hospital por conmoción cerebral y otras lesiones después de tirarse desde una ventana en Kirishi (Rusia). Según informan varias fuentes, el total de víctimas de este juego es de más de 130 personas.

Los primeros casos de este fenómeno, que más tarde sería un fenómeno global, ocurrieron en el territorio de Rusia y en algunos países Asia Central como Kazajstán y Kirguistán. El juego consiste en que los participantes deben de pasar por distintas pruebas (por ejemplo, tatuarse una ballena azul con un cuchillo o saltar al vacío desde grandes alturas) que van aumentando su peligrosidad y gravedad. En total son más de 50 pruebas, y la última consiste en suicidarse.

Este juego se hizo viral y según informan varios medios, los curadores emplean diferentes hashtags en ruso que traducidos significan: "ballena azul", "mar de ballenas", "estoy en el juego", "despertarme a las 4:20”, entre muchos otros. Entre los más jóvenes, se ha convertido en un fenómeno social por su presencia en las redes sociales.

Etiquetas: Violencia, Adolescencia
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.