Sin duda, la carrera de Psicología es una de las que más interés genera en la actualidad, y formarse como psicólogo puede ser una experiencia vital enriquecedora. Pero muchos recién graduados se lamentan de que la carrera es poco práctica.

Algunos estudiantes cursan cuatro años de Grado, casi dos años más en el Máster de Psicólogo General Sanitario, y no llegan a poner en práctica todo lo que han aprendido. Esto se convierte en un problema serio cuando hay que tratar con personas y, en muchas ocasiones, sus conflictos emocionales.

Entrevista a Sonia Algueró, directora del Máster en Psicoterapia Integradora

Por suerte, algunos estudios de postgrado permiten formarse no solamente en aspectos teóricos, sino que brindan la oportunidad a sus alumnos para que puedan ejercer como psicoterapeutas y así logren adquirir confianza en la práctica clínica y psicoterapéutica. Un ejemplo de ello es el Máster en Psicoterapia Integradora del Instituto Mensalus de Barcelona y la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Hoy hablaremos con Sonia Algueró, psicóloga clínica y psicóloga general sanitaria, fundadora y directora técnica del Instituto Mensalus y directora del Máster de Psicoterapia Integradora de Instituto Mensalus y la Universidad Rey Juan Carlos, para que nos hable de esta formación totalmente práctica, pensada para aquellos que deseen adquirir las competencias funcionales necesarias para poder desempeñar la labor profesional como psicólogo.

Jonathan García-Allen: El Instituto Mensalus y la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid imparten el Máster en Psicoterapia Integradora. He podido leer en vuestra web que es una formación con una metodología única cuya finalidad es ayudar a los alumnos a ejercer como futuros psicoterapeutas. ¿Qué diferencia a vuestro Máster de otros similares?

Sonia Algueró: Nosotros realizamos un máster de tipo asistencial donde el alumno puede aplicar los conocimientos adquiridos en su trayectoria académica dentro de un contexto real, bien sea a partir de la observación de casos en directo como en la participación en vivo. Esta es la gran diferencia.

Además, semana tras semana, puede nutrirse de los conocimientos teóricos que todavía necesite para llevar a cabo la psicoterapia. Los grupos reducidos y el seguimiento exhaustivo por parte de los tutores garantizan un proceso de aprendizaje guiado en todo momento. El alumno nunca está solo, siempre existe un equipo detrás.

Son muchos los estudiantes que, al terminar sus estudios superiores, piensan que no están preparados para ejercer su profesión, ¿crees que este fenómeno es un problema real?

Totalmente. Este es el motivo principal por el que se apuntan a nuestro Máster. La formación ofrece la posibilidad de ejercitarse como psicoterapeuta con pacientes reales supervisados y tutorizados en todo momento. La adquisición de habilidades fruto de la puesta en escena ayuda al alumno a vencer los miedos y superar aquellos obstáculos que puedan surgir en la práctica del ejercicio profesional.

Existen distintas orientaciones en la práctica psicoterapéutica, ¿pero qué ventajas ofrece el posicionamiento integrador característico del Máster en Psicoterapia integradora del Instituto Mensalus?

El trabajar bajo un enfoque integrador facilita el uso de todas las técnicas necesarias según la demanda, la hipótesis diagnóstica y la hipótesis clínica. Permite aprovechar el amplio abanico de recursos que actualmente disponemos dado el avance científico de todas las teorías psicológicas.

Desde el enfoque integrador y utilizando una metodología evaluable del proceso terapéutico, el alumno va a tener la posibilidad de saber cómo y cuándo aplicar los conocimientos adquiridos en el enfoque que se haya formado, así como ampliar sus conocimientos con herramientas de otros enfoques bajo el amparo de los principios comunes. En definitiva, el enfoque integrador en psicoterapia permite adaptarse mejor a las necesidades del paciente.

¿Crees que es necesario que los psicólogos experimenten con su propio estilo psicoterapéutico?

Consideramos que es básico que el alumno conozca y desarrolle su propio estilo terapéutico, ello le facilitará poder trabajar con mayor eficiencia. Al mismo tiempo, le posibilitará un mayor autoconocimiento útil cuando interactúe con los pacientes y con distintos problemas.

Nosotros trabajamos el estilo personal y profesional de cada alumno con profundidad. Por otro lado, ellos también se acostumbran a vernos trabajar bajo distintos perfiles profesionales en las sesiones formativas, formaciones que, recordemos, siempre se realizan con pacientes en directo.

En el Máster en Psicoterapia Integradora los alumnos tienen la ocasión de aprender de otros psicoterapéutas con el visionado de casos en directo a través de un vidrio unidireccional. ¿En qué sentido les ayuda esto?

Como decía anteriormente, el hecho de ofrecer los conocimientos a partir de casos reales en directo (a través del espejo unidireccional, una pantalla y un circuito de cámara) facilita, desde el primer día, que el alumno se acostumbre a presenciar la psicoterapia que dirigen distintos profesionales, además de observar, comentar y dirigir la intervención psicoterapéutica tal y como sucede con las dificultades y características propias de la realidad profesional. 

¿Crees que la Psicología tiene todo el reconocimiento que debería? ¿Qué iniciativas pueden llevarse a cabo para que la realidad cambie?

No, en absoluto. Les diría que reivindiquen, a través del órgano colegiado creado para defender nuestra profesión (colegio de psicólogos), los derechos que arrebatan nuestra profesión a diferencia de otras profesiones que han defendido sus derechos y no se los han arrebatado.

Desde tu punto de vista, ¿qué le dirías a aquellos recién graduados en Psicología que quieran ejercer como psicólogos psicoterapeutas pero no se sienten preparados para ponerse delante de un paciente?

Les diría que en nuestro máster tendrán la posibilidad de entrenar y mejorar sus habilidades psicoterapéuticas así como vencer los miedos universales evidenciados en la bibliografía científica: miedos a los que todo psicólogo está expuesto y miedos idiosincráticos de cada alumno.

También tendrán la posibilidad de ampliar su conocimiento y, por supuesto, el elemento clave: incrementar la práctica real de técnicas de intervención psicoterapéutica que les ayudarán a ampliar sus recursos como psicoterapeutas.