Cualquier persona que estudia una carrera tiene la gran ilusión de poder ejercer algún día en aquello en lo que ha invertido tantos años de estudio. La Psicología es una disciplina que genera un gran interés entre los estudiantes; sin embargo, y al menos en Psicología Clínica y de la Salud, las oportunidades de trabajar por cuenta ajena son escasas.

Es por eso que muchos profesionales de la Psicología deciden emprender y avanzar hacia su crecimiento profesional, pero la carrera no prepara para dirigir una empresa, ni aporta conocimiento sobre marketing o el entorno digital, tan importantes en la actualidad.

Qué se necesita para emprender en Psicología

En el artículo de hoy he decidido charlar con Jorge Fresco, fundador de Psiky, un servicio de apoyo, orientación y asesoramiento para psicólogos/as que desean desarrollarse como profesionales de la Psicología tanto por cuenta propia como por cuenta ajena, para que nos hable sobre qué se necesita para emprender en Psicología y nos dé algunos consejos para no caer en los errores frecuentes a la hora de poner en marcha un negocio.

Entrevista a Jorge Fresco

Vamos a ahondar en estos asuntos de la mano de un gran experto en la materia.

Jonathan García-Allen: Hoy en día son muchos los psicólogos que están formados y capacitados para desempeñar una gran labor profesional, pero… ¿cuáles crees que son las principales causas de la alta tasa de paro en esta profesión?

Jorge Fresco: En primer lugar, creo que uno de los motivos principales del paro en nuestra profesión es que las empresas piden 10 años de experiencia a personas de 22 años y eso es físicamente imposible. Si no tienes experiencia y nadie está dispuesto a dártela, difícilmente podrás salir del paro.

Además, creo que el trabajo ha cambiado y que aquellos empleos fijos, estables y para toda la vida, han desaparecido y sin embargo, mucha gente sigue esperando por “el trabajo ideal” y “para toda la vida”, cuando lo cierto es que cada vez se paga menos por más horas y los contratos son cada vez más cortos y de peor calidad.

Pero no sólo eso. Aquellos y aquellas valientes que dan el paso y deciden poner en marcha su propio negocio, se encuentran con no tienen ni las habilidades ni las competencias sobre empresa, práctica clínica o marketing necesarias para emprender, y que tampoco han desarrollado las habilidades personales para enfrentarse a dicha situación y salir adelante con éxito.

En resumen, creo que la falta de posibilidades, el cambio en el mercado laboral y la falta de formación específica para emprender, son las razones principales de la alta tasa de paro en nuestra profesión.

He podido comprobar que tienes una gran trayectoria profesional en la práctica clínica. ¿Cómo recuerdas tus inicios?

La verdad es que si echo la vista atrás, me siento muy identificado con lo que he respondido en la pregunta anterior: veo a un joven valiente y decidido, con mucha ilusión, muchas ganas de ser psicólogo, de ayudar y de hacer terapia, pero con muy poco conocimiento de lo que estaba haciendo y de cómo tenía que hacerlo.

Cuando puse en marcha mi primera consulta, tenía unos 25 años y ni idea de qué era lo que había que hacer para conseguir pacientes y menos aún de lo que había que hacer para gestionar una empresa. Soy una persona bastante impulsiva, así que lo hice y no miré atrás. Y durante un año y medio fue bastante bien. Tenía clientes, ganaba dinero, trabajaba un número de horas aceptables… Pero ocurrieron dos cosas con las que no contaba: una situación personal complicada y el cierre de la empresa que mantenía a más de la mitad de la ciudad en la que ejercía. Y así fue como cerré mi primera consulta.

Sin embargo, no desistí. Me mudé a Valencia y junto a Antoni Martínez, puse en marcha mi segunda consulta de psicología y durante 3 años, tuve la oportunidad de atender a cientos de pacientes, de hacer miles de horas de terapia y sobre todo, de dar rienda suelta a mi creatividad, sin olvidar, por supuesto, los errores del pasado.

Sin embargo, en septiembre de 2016 y tras haber creado un gran equipo de trabajo y como suelen hacer los grandes grupos de música cuando se dan cuenta de que necesitan separarse para buscar su estilo propio, decidí seguir mi camino en solitario.

Si bien es cierto que con los años me he ido dando cuenta de que, cuando empecé a trabajar como psicólogo, no sabía nada de empresa, ni de web, ni de marketing... ni de nada. también he ido viendo cómo a base de aciertos y de errores he ido ampliando mis conocimientos, aprendiendo y ganando la experiencia que, a día de hoy, me ha permitido poner en marcha Psiky.

No obstante, he tenido que cerrar dos negocios para poder llegar hasta aquí, y si bien es cierto que no cambiaría nada de lo que he hecho, sí que me hubiese gustado y habría estado encantado de recibir ayuda.

¿Qué crees que se necesita para emprender en psicología y tener éxito?

Tengo claro que las frases del tipo “tú puedes con todo”, “nunca te rindas”, “si quieres, puedes”, “lo importante es esforzarse”, “nada es imposible”, “si Steve Jobs lo hizo, tú también puedes” o “Amancio Ortega empezó cosiendo batas” pueden resultar muy intensas, positivas y motivadoras, pero no lograrán que una consulta de psicología funcione y salga adelante, por mucho que a los grandes gurús de la autoayuda les moleste.

Para emprender en psicología es necesaria pasión, ilusión, muchas ganas, una actitud adecuada y por supuesto, una buena idea. Pero también se necesita dinero, dedicarle muchas horas y mucho esfuerzo, tener un objetivo claro, conocer a fondo el mercado, tener grandes conocimientos sobre lo que se hace, conseguir clientes (muchos y muy a menudo), estar en el momento adecuado, y si cabe... una pizca de suerte.

¿Qué es lo más complicado a la hora de emprender un negocio de psicoterapia?

Desde mi punto de vista, lo más complicado no es poner en marcha un negocio, sino lograr que se mantenga en el tiempo. Es decir, montar una consulta de psicología es algo más que alquilar un despacho, llenarlo de muebles, hacerte unas tarjetas de visita y unos carteles y empezar a trabajar en 3 días. Eso lo podría hacer cualquiera.

Lo realmente difícil es lograr que una consulta perdure en el tiempo, que se convierta en tu único trabajo y en tu modo de vida o que te genere beneficios y un flujo continuo de pacientes deseosos de ser atendidos por ti y no por otros profesionales de la psicología.

Y... ¿cuáles crees que son los errores más frecuentes que se cometen a la hora de emprender?

Creo que los principales errores a la hora de emprender tienen mucho que ver con la base sobre la que se sustenta todo el proyecto. Es decir, todo aquello que tiene que ver con el modelo de negocio, el plan de empresa, la definición de servicios, etc.

Son aspectos que, a menudo, los psicólogos pasan por alto, y que sin embargo son fundamentales a la hora de poner en marcha una empresa. Empezar un proyecto sin eso, sería como tratar de construir un edificio sin planos y sin ningún tipo de previsión. Es cierto que, muy probablemente, se podría levantar un edificio, pero ¿alguien se atrevería a asegurar que no se caerá con el paso del tiempo?

Otros de los errores comunes es asumir la rol del “empresario todoterreno”. Un autónomo que sabe hacer de todo y que si no sabe hacerlo aprende. En un principio puede parecer útil y eficaz, pero al poco tiempo te genera frustración, irritabilidad, sobrecarga, estrés… Nadie puede hacerlo todo y a la larga, pedir ayuda a los profesionales adecuados te reportará tiempo, dinero y sobre todo, salud.

Por último, un error habitual (y que casi se podría denominar “histórico”) entre los profesionales de la psicología, es no querer o no saber vender. Es más, a veces, he tenido la sensación de que está “mal visto”, hablar de vender o de captar clientes dentro del mundo de la psicología.

Entiendo que en la mayor parte de los casos, la psicología es vocacional y que nos gusta ayudar, pero si no hay clientes, no hay negocio. Así de claro. Si te planteas montar un negocio partiendo de la base de que no te parece bien vender, no lo hagas. En ese caso, te recomiendo que crees un proyecto social, una ONG, o algo similar, dado que este tipo de modelos de negocio comulga más con esos valores.

Eres experto en marketing digital. ¿Qué importancia tiene el mundo de Internet en la profesión de psicólogo?

Cada día es más importante -y si cabe- ha llegado un punto en el que el mundo digital se ha convertido en una pieza fundamental para el día a día de los profesionales de la psicología, ya sea mediante terapia online, mediante la realidad virtual, los chatbots, las automatizaciones, etc.

No obstante, creo que a pesar de la gran importancia que tiene, aún no hemos sabido aprovecharnos muy bien de ello. Quizás por miedo o por desconocimiento, pero creo que aún existen grandes reticencias a “lo digital” entre los profesionales psicólogos.

Desde que empecé con Psiky, he querido traducir el lenguaje técnico del marketing y adaptarlo a los psicólogos, resaltando sus aplicaciones prácticas y sus enormes beneficios. Y es cierto, que no está siendo una tarea fácil, pero sí muy fructífera. Poco a poco, son más los psicólogos y psicólogas que se abren a conocer más sobre el tema y preguntan, exponen dudas, prueban alternativas… Y eso es un gran éxito.

Sea como sea, el mundo digital no es el futuro, sino el presente, y dentro de muy poco tiempo, quien no se haya adaptado a dicha “digitalización”, se quedará atrás y probablemente, desaparecerá del mapa empresarial.

¿Cómo surgió Psiky /saiqui/? ¿Qué es lo que te motivó a crear este gran proyecto?

Creo que Psiky es una idea que lleva años dando vueltas en mi cabeza, y casi se podría decir que “vino” conmigo desde mis inicios, aunque no fuera muy consciente de ello hasta hace poco.

El caso es que cuando estaba en proceso de abrir mi primera consulta de psicología, surgía en mí, una y otra vez, la misma pregunta: ¿qué necesito para montar mi consulta y emprender en psicología?

Para tratar de responder a dicha pregunta, acudí al Colegio de Psicólogos, al ayuntamiento, a la administración, llamé a algunos profesionales de la psicología, me puse en contacto con antiguos compañeros y compañeras de clase, investigué por internet… y sin embargo, me quedé casi igual que estaba. Es cierto que obtuve algunas contestaciones, pero la mayor parte de ellas eran difusas, incoherentes y muchas veces, incompletas. Y estoy casi seguro de que no soy el único al que le ha ocurrido.

En mi segunda etapa, cuando ya estaba en Valencia, pusimos en marcha el “Proyecto Pigmalión”, una serie de charlas y talleres gratuitos con claves fundamentales para ayudar a profesionales de la psicología, a emprender. Con el tiempo, ese proyecto evolucionó y se convirtió en la “Escuela de Psicología”, un proyecto formativo más ambicioso y con un contenido mucho más completo.

Sin embargo, llegó un punto en el que noté que faltaba algo. Me di cuenta de que el principal problema de los psicólogos no era la falta de formación, sino la falta de información y que nadie estaba ofreciendo la información adecuada sobre cómo emprender o cómo conseguir clientes, por ejemplo.

Y no sólo eso. Descubrí que muchos profesionales no sólo tenían miedo a fracasar en el intento, sino que se sentían solos y perdidos a la hora de emprender y que, al igual que hacía años me había ocurrido a mí, nadie les estaba ayudando en estas lindes y por eso, entendí que era necesario un sistema de acompañamiento mucho más personalizado y con un trato de tú a tú basado en la confianza.

Así, finalmente, nació Psiky, un proyecto cuya finalidad es informar, acompañar y asesorar a psicólogas y psicólogos para que puedan emprender, conseguir más y mejores pacientes, dominar la práctica clínica de la psicología o simplemente, saber qué hacer al acabar la carrera.

¿Qué puede aportar Psiky a un psicólogo?

Psiky contempla todo el proceso de desarrollo profesional por el que pasa un/a psicólogo/a que quiere ejercer. Desde el momento en el que acaba la carrera o un máster y apenas tienes conocimientos prácticos ni experiencia profesional, hasta el punto en donde su negocio es estable y tiene pacientes de forma continua, pasando por la puesta en marcha de ese negocio y por conseguir los clientes necesarios para que funcione. 

Para saber más sobre Psiky...

Si quieres saber más acerca del trabajo de Jorge Fresco, puedes seguir su proyecto en la página web de Psiky o contactar con él a través de este enlace.