Empresas

​¿Qué es el Headhunting y cómo funciona?

Procesos de selección de perfiles gerenciales y mandos medios: bienvenidos al Headhunting.

​¿Qué es el Headhunting y cómo funciona?

Imagen: Pexels

Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente

Los altos cargos de una empresa son figuras clave para la buena marcha de la compañía, pues sus acciones tienen un papel determinante en los resultados de la organización y el desempeño y la salud laboral de los trabajadores.

Puesto que su comportamiento afecta al resto de la plantilla, requieren un proceso de selección especial a la hora de ser contratados. Es lo que se conoce como Headhunting, procesos de selección de personal destinados a los ejecutivos o mandos medios de una empresa.

Headhunting: buscando perfiles de altos cargos

Igual que ocurre en la actualidad con los reclutadores IT (reclutadores con especialización técnica en los avances del entorno tecnológico), los headhunters deben poseer una serie de habilidades que les permitan especializarse en este sector.

Los altos cargos y los mandos medios de una empresa se diferencian de otros perfiles de trabajadores porque permiten generar organizaciones sustentables y exitosas y su influencia en la compañía es mayor por el cargo que sustentan. Estos trabajadores son un auténtico valor añadido para la empresa y una mala elección supone un gran gasto de presupuesto.

A la hora de embarcarse en el proceso de selección de estos puestos, el headhunter debe buscar un ejecutivo muy preparado, con amplia experiencia, que sea capaz de liderar equipos de trabajo y que posea personalidad flexible, socializadora y transformadora.

Un proceso lento...

El proceso puede ser lento porque no siempre es fácil encontrar un perfil con estas características, y el nivel de exigencia de un reclutador de este tipo es mucho mayor por la importancia que el trabajador (o la persona que se pretende contratar) tiene para la compañía.

Para que el headhunter realice un proceso exitoso debe conocer al detalle los requerimientos del puesto y de la organización, y para minimizar errores, debe establecer junto a su cliente el perfil a seleccionar, para conocer apropiadamente la situación y las necesidades de la empresa, el entorno que se encontrará el candidato y los problemas a solucionar.

La profesionalidad, la seriedad, las habilidades sociales, la capacidad de liderazgo, la autoconfianza, la personalidad dinámica y la iniciativa del reclutador son muy importantes en este tipo de proceso de selección.

¿Cómo trabaja el headhunter?

El headhunting suele ser una opción que externalizan las empresas, pues la contratación de los altos cargos o los cargos medios requiere un trabajo especializado. Existen algunas empresas que, además, se han especializado en diferentes sectores, por ejemplo, el ámbito legal o la nuevas tecnologías. No obstante, en la actualidad, los headhunters están especializados en todo tipo de ámbitos.

Tras conocer las necesidades de la empresa, el headhunter debe encontrar a la persona adecuada. El candidato no solo debe encajar con los requerimientos del puesto o lugar de trabajo, sino que el reclutador debe tener en cuenta cómo es la empresa (sus valores, su manera de funcionar, etc.) para que la persona elegida encaje también en ésta.

Una metodología diferente a los procesos de selección clásicos

En el proceso de selección headhunting no se suelen buscar los candidatos entre los currículums enviados a la empresa, sino que se suele realizar una búsqueda activa para conseguir la persona idónea.

Incluso, debido a la dificultad de encontrar perfiles tan específicos y que ofrezcan garantías, algunos profesionales de este sector contactan con trabajadores en activo, que se encuentran en empresas del mismo nivel de actividad. Si una compañía tiene éxito es porque tiene a profesionales capaces de liderar un proyecto.

El cazatalentos debe evaluar a fondo al candidato

Si el candidato está interesado, será entrevistado no solo para exponerle la oferta, sino para saber si sus motivaciones y necesidades encajan con el puesto y la compañía que ofrece la oferta laboral. El headhunter evaluará la capacidad y las competencias del candidato gracias a diferentes pruebas de selección de personal en base a incidentes críticos, su competencia, y sus logros y resultados pasados. 

En definitiva, se evalúa de forma exhaustiva sus actitudes, motivaciones, características de personalidad, valores y, en general, sus competencias.

La elección del candidato idóneo

Algunos candidatos cumplirán con los requisitos y otros serán descartados. En algunos casos, es el headhunter el que toma la decisión sobre la contratación. Sin embargo, lo más frecuente es que éste trabaje conjuntamente con la empresa para decidir qué candidato es mejor para desempeñar las funciones que la compañía y el puesto requieren.

Por tanto, una vez que la empresa tiene conocimiento de los candidatos que pueden interesarle, el headhunter asesora a ésta para que decida a quién elige.

Las habilidades directivas más importantes

Y es que la selección de este tipo de profesionales debe hacerse teniendo en cuenta la importancia e influencia que ejerce en la compañía. Se habla mucho de la diferencia entre ser jefe y líder, pues para ser un buen gerente hace falta ser un buen líder. Eso solo se consigue dominando una serie de habilidades directivas, que son independientes del conocimiento necesario sobre el área en el que se debe desempeñar la función profesional.

Un gerente puede ser un gran economista, pero puede no poseer una serie de habilidades que ayuden a motivar a su equipo de trabajo. Entonces...¿cuáles son las habilidades directivas necesarias que deben tener los altos mandos de una empresa?

  • Gestión de problemas: es la capacidad de gestionar y afrontar los problemas de manera efectiva.
  • Autoconfianza: es clave para cualquier relación interpersonal y especialmente para dirigir equipos de trabajo.
  • Toma de decisiones: una habilidad necesaria para el éxito de la empresa.
  • Asertividad: un estilo de comunicación en el que el líder expresa su opinión respetando a la otra parte.
  • Regulación emocional: los superiores deben ser emocionalmente inteligentes.
  • Habilidades sociales y comunicativas: deben saber comunicarse de manera apropiada.
  • Visión y pensamiento estratégico: deben saber dónde está y hacia dónde se dirige la empresa.

Puedes profundizar en las diferentes habilidades directivas en nuestro post:

Jonathan García-Allen Jonathan García-Allen Psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente

Jonathan García-Allen (Reus, 1983) es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, con especialidad en Psicología de las organizaciones. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos por la Universitat Rovira i Virgili, el postgrado en Psicología del Deporte por la UNED y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Es fundador y director de comunicación de la web Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología y las neurociencias. También es autor del libro de divulgación científica «Psicológicamente hablando: un recorrido por las maravillas de la mente», publicado por Ediciones Paidós.