Drogas y adicciones

​La droga Superman: características y efectos

¿Qué peligros entraña esta nueva e inquietante sustancia psicoactiva?

​La droga Superman: características y efectos

Imagen: diariomovil.com.ar

Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

El consumo de la droga Superman está extendiéndose a lo largo y ancho del mundo. ¿Qué características posee esta droga y cuáles son sus peligrosos efectos?

En el mundo el que vivimos el consumo de sustancias con propósitos recreativos es un fenómeno relativamente frecuente, buscando quienes las toman nuevas experiencias sensoriales y cognitivas, evadirse de los problemas de la vida cotidiana, activarse, relajarse o experimentar una potenciación temporal de un estado de ánimo expansivo. 

Todas estos motivos hacen que para algunas personas el mundo de la droga vista de un modo recreativo sea un negocio del que lucrarse, cosa que provoca que constantemente se están creando nuevas versiones de sustancias con efectos psicoactivos. Una de estas sustancias cuya aparición es relativamente reciente es la parametoximetanfetamina o droga Superman.

La pastilla Superman o Superhéroe

La droga superman, parametoximetanfetamina o PMMA es una peligrosa sustancia psicoactiva que entra dentro de la clasificación de droga de diseño. Este tipo de sustancias es clasificado como psicodislépticas, puesto que por norma general producen alteraciones en la percepción y una variación de la actividad psíquica habitual.

Derivada de la familia de las anfetaminas, si analizamos la composición de la droga Superman podemos hallar una combinación de metanfetaminas y éxtasis, teniendo esta combinación una potencia mucho mayor que la de cualquiera de sus partes por separado. Esta potencia hace que el PMMA sea una droga muy peligrosa, cosa que junto al relativamente poco conocimiento de sus características por parte de quienes la consumen hace que algunos autores la consideren incluso más preocupante que la cocaína. Generalmente es vendida y comprada como si se tratara de éxtasis, no sabiendo el consumidor el tipo de potencia o riesgos que tiene lo que están tomando.

Características

Visualmente, esta sustancia suele tener una presentación típica, siendo generalmente roja, rosa, naranja o amarilla, con forma de diamante y con la icónica S de Superman por ambos lados.

El origen de esta sustancia puede encontrarse en los países del norte de Europa, siendo una droga sintética elaborada mediante productos químicos en un laboratorio con el de emular las características de las drogas de origen natural. Se trata de una sustancia relativamente reciente que empezó a ser regulada dentro de nuestras fronteras en 2002, si bien su aparición es anterior. Su consumo no es todavía común en nuestras fronteras, pero a pesar de ello en los últimos años ha aumentado su popularidad, apareciendo algunos casos de individuos muertos por su consumo. Por ello es necesario aumentar la precaución y alerta social ante su presencia en nuestro territorio.

¿Qué efectos produce esta sustancia?

Teniendo en cuenta que se trata de un psicodisléptico en cuya composición entran en juego principalmente éxtasis y metanfetaminas, el tipo de efectos que tiene la droga Superman es fácilmente adivinable en función de los que producen las sustancias que la componen.

La parametoximetanfetamina tiene principalmente un efecto excitador, provocando un aumento de la activación nerviosa del cerebro. Dicha activación produce desinhibición social y sentimientos de euforia y bienestar, de forma parecida (aunque más intensa) a otras drogas de la familia de las anfetaminas. Esto provoca que sus consumidores se sientan más sociables, alegres y capaces. Genera un aumento de la actividad y afecta tanto a nivel emocional, físico, cognitivo y perceptivo. Puede aumentar el nivel de percepción del entorno o incluso provocar la presencia de ideas delirantes (generalmente de grandeza) e incluso alucinaciones. A pesar de esto último, su principal efecto es estimulante y no alucinatorio.

A nivel fisiológico el consumo de la droga Superman provoca una aceleración del metabolismo y la actividad cardiorespiratoria, aumentado el consumo de oxígeno y nutrientes del organismo e induciendo con ello un aumento de la temperatura corporal y la sensación de una mayor fuerza y potencia física y sexual. La tasa cardíaca y presión arterial aumentan en gran medida, cosa que puede inducir problemas de salud serios. Debido al aumento de energía suele provocar que el consumidor aumente el nivel de actividad física que realiza, llegando a extremos preocupantes. Posee efecto diurético, provocando necesidad de miccionar con frecuencia.

¿Cómo actúa a nivel neuroquímico?

La droga Superman ejerce su efecto a través de la inhibición de la recaptación de monoaminas, especialmente dopamina y noradrenalina. Asimismo también provoca un aumento en la liberación de los mismos mientras que a su vez inhibe temporalmente la enzima monoaminooxidasa (MAO), que degrada la serotonina. Todo ello hace que el nivel de neurotransmisores que actúan en el cerebro sea muy elevado a nivel general, pudiendo causar diferentes efectos en quienes consumen la droga..

El PMMA actúa uniéndose a las membranas de las neuronas para ir soltando poco a poco la droga en su su interior (motivo por el que su efecto tarda en notarse) de forma tal que puede alterar la capacidad de las neuronas de descargar impulsos. De hecho, esto produce que el efecto de esta droga se de entre treinta minutos y una hora después de su consumo, siendo tales efectos relativamente retardados (es habitual que empiecen a notarse aproximadamente a los tres cuartos de hora del consumo). Su permanencia en el sistema nervioso es larga y tarda en eliminarse, pudiendo provocar problemas neuronales serios debido a una acumulación de esta sustancia.

Una sustancia que entraña graves riesgos para la salud

La droga Superman o PMMA tiene una toxicidad muy elevada, al estar muy próximas las dosis que provocan un efecto en el organismo y las que producen efectos perjudiciales para la salud. De hecho, una sola pastilla de PMMA puede tener potencia suficiente para matar. Se considera que a partir de los cincuenta miligramos esta sustancia produce una intoxicación, mientras que en una dosis pueden encontrarse desde cincuenta hasta trescientos.

Los efectos adversos producidos por esta sustancia incluyen un aumento espectacular y dañino de la temperatura corporal, pudiendo alcanzar fiebres muy elevadas en poco tiempo. Es frecuente que la elevación de la frecuencia cardíaca y la tensión arterial que produce el PMMA termine generando arritmias, anginas de pecho e incluso infartos de miocardio. Dificultades respiratorias, mareos, deshidratación y convulsiones son otros síntomas de intoxicación

Necrosis y riesgo de muerte

Muchas fibras musculares tienden a romperse por el elevado nivel de agitación y activación física, y el aumento de la diuresis unido a ello provocan que se pierdan líquidas de forma rápida. El riñón y el hígado pueden ser también seriamente dañados, generando necrosis de los tejidos. En general, los efectos producidos por una intoxicación de la droga superman o PMMA pueden causar el fallo multiorgánico de múltiples sistemas corporales, siendo ésta causa frecuente de muerte por sobredosis

Además el hecho de que la droga Superman tenga un efecto retardado, pues tarda entre treinta minutos y una hora en empezar a hacer efecto, puede provocar el consumo de más de una dosis al considerar su consumidor que la sustancia no ha tenido efecto, o bien el consumo añadido de otras drogas. Teniendo en cuenta que una sola pastilla ya tiene potencia suficiente para producir una intoxicación e incluso la muerte, el riesgo que supone aumenta exponencialmente.

Referencias bibliográficas:

  • Becker, J.; Neis, P.; Röhrich, J. & Zörntlein, S. (2003). A fatal paramethoxymethamphetamine intoxication. Legal Medicine, 5. Suppl. 1: 138–41.
  • Young, R.; Dukat, M.; Malmusi, L. & Glennon, R. A. (1999). Stimulus properties of PMMA: effect of optical isomers and conformational restriction. Pharmacology and Biochemistry of Behaviour, 64, 449–453.
Etiquetas: Droga, Adicción
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.