Desde los tiempos remotos, el ser humano siempre ha consumido sustancias psicoactivas que alteran el sistema nervioso de diferentes maneras: nos excitan y nos hacen sentir más enérgicos, nos hacen tener alucinaciones o nos relajan y nos llevan a un estado de trance.

Alrededor del año 3000 a.C ya se utilizaban productos de este tipo, pero las drogas han ido evolucionando en el tiempo. Hoy en día no solamente se consumen drogas naturales, sino que el ser humano ha creado diferentes sustancias psicoactivas sintéticas con potentes efectos para los consumidores. En este sentido, una de las drogas más populares, especialmente en Estados Unidos y algunos países de Europa, es es la metanfetamina (desoxiefedrina), también llamada “crystal meth” o “ice”. A continuación veremos sus características y efectos.

Metanfetamina: una droga estimulante y adictiva

Esta sustancia es un potente psicoestimulante que presenta una estructura similar a la dopamina,un neurotransmisor generado por nuestro cuerpo. Aunque existen otros estimulantes como la cocaína o el MDMA que se consumen con gran frecuencia, sus efectos son muy distintos.

La metanfetamina pertenece a la familia fenetilaminas y al grupo de las anfetaminas. El origen de su sintetización se encuentra en Japón, en 1919, pero no apareció en Europa hasta 20 años más tarde. Parece ser que durante la Segunda Guerra Mundial, el partido Nazi utilizaba la metanfetamina para estimular a sus tropas y, de esta manera, conseguir que se creyeran invencibles. El fármaco empleado por el ejército alemán recibía el nombre de “Pervin”.

Por otro lado, la metanfetamina es una de las drogas que más sufrimiento causa, y también está entre las que generan una adicción más intensa. Los efectos del abuso de esta sustancia pueden ser dramáticos, especialmente a nivel físico, pues es considerada una droga depredadora.

Composición química

La composición química de la metanfetamina está relacionada con el sulfato de anfetamina, ya que su sintetización se realiza a través de la adición de un grupo metilo en el átomo de nitrógeno de la anfetamina. Su fórmula química es C10H15N.

Esta droga suele presentarse en forma de cristales transparentes incoloros, y puede aparecer con diferentes grados de pureza en función del método que se emplee para su producción. Aunque es frecuente confundir esta droga con MDMA, son dos sustancias diferentes y sus efectos son totalmente distintos.

Diferencias entre drogas

Veamos algunos de los aspectos que sirven para distinguir entre la metanfetamina y otras drogas.

Diferencias entre el cristal de metanfetamina y el de MDMA

Suele existir cierta confusión con esta droga, porque es posible encontrar cristal de MDMA y de metanfetamina. Aunque su aspecto es parecidos, es necesario distinguir sus efectos. Si bien los efectos de la metanfetamina son estimulantes y eufóricos, los del MDMA son empatógenos, es decir, que inducen a la empatía, con unas consecuencias estimulantes menos marcadas.

Las dosis de estas sustancias también suelen variar: la dosis media de esta última droga es de 75-150 miligramos y la de la metanfetamina es de 12-30 miligramos. Equivocarse y tomar 75 gramos de metanfetamina puede provocar efectos muy serios, como la hiperestimulación, la agitación, nerviosismo, ansiedad y paranoia. 

La metanfetamina produce un efecto de insomnio muy pronunciado que puede durar hasta un día, mientras que es posible acostarse y conciliar el sueño después de unas horas tras haberse acabado el efecto del MDMA. La metanfetamina, además, es mucho más adictiva que esta última droga.

Diferencias entre metanfetamina y cocaína

La metanfetamina libera grandes cantidades de dopamina en el cerebro y el sistema nervioso central, al igual que la cocaína y el éxtasis. Sin embargo, a diferencia de esas sustancias, la primera tiene un tiempo de liberación mucho mayor y sus efectos pueden durar de seis a 12 horas en una sola dosis.

Respecto a la cocaína, la metanfetamina presenta una serie de diferencias. Como se ha comentado, la metanfetamina es una droga estimulante, justamente igual que la cocaína. Sin embargo, esta última es, además, un analgésico local. La cocaína deriva de la planta y la metanfetamina es una droga de diseño. Aproximadamente, el cuerpo de una persona tarda 12 horas en eliminar el 50% de esta sustancia sintética; en cambio, para eliminar el mismo porcentaje de cocaína se necesita una hora. Ambas drogas pueden fumarse, pero la duración del efecto de la metanfetamina es mucho mayor.

Efectos secundarios de esta sustancia

Los efectos de la metanfetamina son devastadores. A nivel social la persona queda seriamente dañada, pero a nivel físico, el abuso de esta sustancia puede llevar a provocar serios problemas de desnutrición y de salud. Entre sus efectos secundarios podemos encontrar:

  • Aspecto físico demacrado.
  • Temblores.
  • Patrones de sueño perturbados.
  • Convulsiones.
  • Pérdida de memoria.
  • Pérdida de apetito.
  • Actividad motora repetitiva.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Cambios de humor.
  • Problemas respiratorios.
  • Psicosis: paranoia y alucinaciones.
  • Trastornos emocionales.
  • Graves problemas dentales.
  • Muerte.

Metanfetamina como medicamento

También existe cierta confusión porque la metanfetamina puede ser utilizada para crear medicamentos; sin embargo, nada tiene que ver la molécula que se encuentra en farmacias con esta droga altamente adictiva.

Algunos medicamentos como el inhalador de Vicks contienen L-metanfetamina, que es una molécula quiral de la droga peligrosa e ilegal, es decir, la D-metanfetamina. Ambas son moléculas asimétricas que son el espejo una de otra, pero sus efectos son completamente distintos. Mientras que una se trata para congestión nasal, la otra provoca serios efectos para la salud.

¿Cómo detectar si mi hijo es consumidor de drogas?

Si piensas que tu hijo es consumidor de drogas, seguramente te interesará este artículo: “Cómo saber si mi hijo o hija toma drogas: 10 claves para detectarlo”.