Drogas y adicciones

Los efectos de la ayahuasca: ¿qué hace este alucinógeno?

Esta bebida, combinación de jugos de varias plantas, ha sido usada durante siglos por chamanes.

Los efectos de la ayahuasca: ¿qué hace este alucinógeno?
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

En las últimas décadas se ha vuelto muy popular la ayahuasca, una bebida con efectos alucinógenos utilizada por los pueblos del Amazonas muchos milenios atrás a la que atribuían propiedades místicas. En particular relacionaban su consumo con el tránsito entre el mundo de los vivos y el de los espíritus.

En este artículo describiremos qué es la ayahuasca y cuáles son sus efectos psicológicos y físicos. Además hablaremos de las propiedades químicas y farmacológicas de esta sustancia y de las posibles aplicaciones terapéuticas de algunos de sus componentes.

¿Qué es la ayahuasca?

La ayahuasca es una bebida con propiedades psicoactivas que tiene su origen en la región del Amazonas. A lo largo de la historia ha sido preparada y utilizada por los chamanes de tribus de esta zona como parte de ceremonias curativas y religiosas, y se le han atribuido múltiples rasgos mágicos y beneficios para la salud.

Es conocida principalmente por sus efectos en la experiencia psicológica: muchas personas que han consumido ayahuasca afirman que les ha ayudado a alcanzar una sensación de trascendencia espiritual, en algunos casos mantenida mucho tiempo después del consumo. En este sentido la ayahuasca puede compararse con drogas como la psilocibina y el LSD.

Se prepara con frecuencia hirviendo Banisteriopsis caapi, una planta de la clase de las lianas que es también conocida como ayahuasca y que contiene alcaloides que inhiben la enzima MAO, junto con otra que contenga el principal factor psicoactivo: la N,N-Dimetiltriptamina o DMT. Lo más habitual es que esta segunda planta sea la Psychotria viridis o la Diplopterys cabrerana.

El término “ayahuasca” proviene del quechua “ayawaska”, que se puede traducir como “liana de los espíritus”; según la tradición de este pueblo dicha sustancia permite que el alma de quien la consume salga de su cuerpo sin necesidad de morir. En otros idiomas de Latinoamérica es llamada “caapi”, “nishi cobin”, “nixi pae”, “natem” y “shori”.

Farmacología y mecanismo de acción

La ayahuasca (Banisteropsis caapi) contiene varios alcaloides de la clase de las beta-carbolinas, que inhiben la actividad de la enzima monoaminooxidasa (MAO) y en ocasiones también la recaptación del neurotransmisor serotonina. Los más estudiados son la harmina, la harmalina y la tetrahidroharmina.

Esta inhibición de la MAO permite la difusión sanguínea y cerebral de la N,N-Dimetiltriptamina (DMT), el principio activo de la ayahuasca como bebida (si bien, como hemos dicho, no se encuentra en la propia planta sino en otras), que provoca los efectos psicoactivos característicos de este compuesto.

La DMT es un compuesto alucinógeno endógeno muy habitual: está presente de forma natural en muchas plantas, pero también en la sangre y en el líquido cefalorraquídeo de los seres humanos. No obstante, por el momento no se conoce con certeza cuál es la función que cumple en el organismo.

Efectos de esta droga

La molécula DMT provoca, según refieren personas que la han consumido, sensaciones de euforia acompañadas por alucinaciones dinámicas. Estas se caracterizan sobre todo por la presencia de formas geométricas y por su carácter trascendental; en muchos casos incluyen percepciones de deidades, de una conciencia colectiva de los seres de la Tierra, etc.

Muchas personas que han probado esta sustancia afirman que les ha ayudado a alcanzar revelaciones espirituales con respecto a ellas mismas o su relación con el entorno, incluso el cosmos. En algunos casos los relatos de estas experiencias incluyen fenómenos sobrenaturales como el viaje a otras dimensiones y el contacto con espíritus benéficos.

Por otro lado es habitual que el consumo de ayahuasca provoque reacciones físicas adversas, especialmente náuseas y diarrea, así como malestar emocional agudo. El consumo excesivo puede provocar el síndrome serotoninérgico, que se caracteriza por la aparición de temblores, espasmos, hipertermia y sudoración y puede llegar a causar la muerte.

En comparación con otras sustancias alucinógenas, entre las que destacan el hongo psilocibina y el LSD, la ayahuasca actúa con mayor rapidez e intensidad, pero la duración de sus efectos es inferior. Si se ingiere por vía oral se mantienen durante unas 3 horas, pero sólo duran entre 5 y 15 minutos si se administran por inhalación o por vía intravenosa.

El potencial terapéutico de la ayahuasca

En la actualidad se están llevando a cabo investigaciones sobre los posibles efectos terapéuticos de la ayahuasca en distintas aplicaciones médicas. Sin embargo, este campo de la literatura científica se encuentra todavía en una etapa muy temprana.

Una línea de investigación muy llamativa es la que lleva a cabo la Beckley Foundation, que relaciona la ayahuasca con la neurogénesis, es decir, la formación de neuronas en el cerebro.

Además cabe tener en cuenta que desde tiempos muy antiguos los nativos del Amazonas han utilizado la ayahuasca como purgante para eliminar parásitos (especialmente gusanos) y “energías negativas” del cuerpo y de la mente. En este último sentido se atribuye a la ayahuasca un carácter relajante, aunque es cierto que su consumo puede provocar ansiedad.

Referencias bibliográficas:

  • Barker, S.A., McIlhenny, E. H. & Strassman, R. (2012). A critical review of reports of endogenous psychedelic N,N-dimethyltryptamines in humans: 1955-2010. Drug Test Anal, 4(7-8): 617-35.
  • Frecska, E., Bokor, P. & Winkelman, M. (2016). The therapeutic potentials of ayahuasca: possible effects against various diseases of civilization. Front Pharmacol, 7: 35.
Etiquetas: Cerebro, Neurociencia, Droga
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, mención en Psicología Clínica.