Philippe Put [Flickr: CC BY 2.0]

El acoso escolar o bullying es uno de los fenómenos de los que más se habla en los últimos tiempos, pues parecen haberse incremento de los casos violencia en el contexto escolar. En realidad el bullying siempre ha existido, pero en la actualidad tiene una mayor repercusión mediática y puede que su nombre resulte más atractivo ya que proviene del idioma inglés.

Este fenómeno tiene consecuencias devastadoras y, en algunos casos, desenlaces fatales para la persona que es víctima. En este artículo profundizaremos en los rasgos y características de los acosadores escolares.

Los tipos de bullying

Los “bullies” o matones de clase pueden llevar a cabo diferentes conductas para infringir miedo y dolor en la persona que es víctima del acoso, y las nuevas tecnologías han permitido que el bullying no solo se lleve a cabo en las aulas o los centro educativos, sino que muchas víctimas son incluso acosadas a través de los móviles o los ordenadores. Es por eso que se habla de diferentes tipos de bullying. Son los siguientes:

  • Bullying físico: Incluye contacto físico como patadas, golpes, empujones o zancadillas.
  • Bullying verbal: Es un tipo de bullying caracterizado porque el acosador expresa palabras crueles, amenazas, insultos, etc.
  • Bullying relacional: Es aquel que tiene como finalidad que la víctima no se una al grupo. Por ejemplo, no invitándole a fiestas.
  • Ciberbullying: Ocurre a través de las nuevas tecnologías, como los dispositivos móviles o el ordenador.
  • Bullying carnal: Se caracteriza por comentarios machistas u obscenos, por tocar a la víctima en lugares íntimos o presionar a ésta para que haga algo que no desea.

Consecuencias del acoso escolar para la víctima

Sea cual sea sea el tipo de bullying, la víctima suele sufrir problemas serios en su vida. Los niños pueden experimentar un gran pánico y evitar acudir al centro educativo para no toparse con su acosador. 

Las consecuencias negativas para la víctima de acoso escolar son, fundamentalmente, estas:

  • Estrés patológico.
  • Depresión.
  • Sentimiento de culpa.
  • Baja autoestima y autoconcepto negativo.
  • Bajo rendimiento académico y fracaso escolar.
  • Ataques de pánico.
  • Insomnio.
  • Ansiedad extrema.
  • Mala reputación y baja popularidad.
  • Aislamiento social y soledad.
  • Problemas en sus relaciones sociales.
  • Ideación suicida.

Perfil psicológico del acosador escolar

Los “bullies” pueden presentar características físicas muy variadas. Son altos, bajos, de complexión atlética, delgados… Sin embargo, en cuanto a su perfil psicológico, es posible que muchos acosadores presenten una serie de características comunes que te explicamos a continuación.

1. Necesidad de dominar y controlar a los demás

Las personas acosadores suelen tener una personalidad autocrática y llevar a cabo conductas antidemocráticas. Poseen pensamiento dicotómico, así que para ellos la única opinión que cuenta es la suya. 

Les gusta dominar a los demás y sentirse superiores, porque generalmente tienen una autoestima baja. Es por eso que buscan víctimas "fáciles" y débiles.

2. Temperamento explosivo e impulsivo

Este tipo de individuos no suelen ser emocionalmente inteligentes y no tienen un gran control emocional. No poseen habilidades de autoconocimiento y por tanta no son capaces de gestionarlas ni regularlas. Su carácter es impulsivo y suelen explotar a la mínima, dando rienda suelta a su ira.

3. Disfrutan y se sienten estimulados por la violencia

Hay individuos que se sienten estimulados por la violencia y disfrutan usándola para hacerse respetar. Los matones buscan sentirse respetados y temidos, y el uso de la violencia es una de las mejores maneras de hacer que las víctimas teman su presencia. Además, disfrutan aún más cuando las víctimas son humilladas en público, ya que es una expresión de su poder.

4. Falta de empatía

Una de las características más destacadas que presentan estos individuos es que carecen de empatía. Son incapaces de ponerse en la piel de buena parte de las personas que les rodean y por eso se muestran tan hostiles y frios. Es imposible que un individuo haga daño a otro si es capaz de visualizar su sufrimiento y ponerse en sus zapatos.

5. Poca capacidad de autocrítica y baja tolerancia a la frustración

Al ser poco empáticos y poseer una baja inteligencia emocional, los “bullies” se caracterizan por tener problemas a la hora de reconocer sus errores: en ellos no hay autocrítica. Son personas que suelen culpar a los demás por sus fracasos, e incluso utilizan a otros individuos para proyectar su baja tolerancia a la frustración. Es decir, usarlos como chivo expiatorios.

6. Intolerantes frente a las diferencias

La tolerancia hacia las diferencias de los demás es una de las mejores virtudes que puede poseer el ser humano, y es una de las claves para vivir en armonía con otras personas. El respeto no solamente a la diferencia de aspectos, opiniones e ideas es lo que nos hace grandes. Los abusadores no son individuos tolerantes, sino que piensan que su verdad es la única que existe. Suelen estar llenas de odio y prejuicios, por lo que acostumbran a hacer gala de comportamientos sexistas y racistas.

7. Pensamiento rígido

La intolerancia convierte a estos individuos en poseedores de un pensamiento rígido. No son personas a las que les guste dialogar (en el sentido de intercambiar ideas y puntos de vista distintos) o que tengan una actitud positiva respecto al consenso. Lo que no encaja con sus ideas o sus creencias está mal. Ellos poseen la verdad absoluta y porque piensan que la suya es la única verdad existente.

8. Desafían las normas

Los acosadores en la escuela suelen ser chicos con personalidad antisocial, que son conflictivos y que infringen las normas continuamente. Y es que la personalidad antisocial se asocia a cualquier tipo de maltrato. Estos individuos se caracterizan por llevar a cabo conductas irresponsables y odian ser controladas. Sin embargo, utilizan el odio y el enfado para controlar a los demás.

9. Manipuladores

Son personas manipuladores, y su comportamiento siempre tiene un objetivo: sus propios intereses. Utilizan el chantaje para causar miedo en sus víctimas y son personas mentirosas. Siempre culpan a los demás antes que a sí mismos.