El aburrimiento es un estado pasajero en el que no tenemos nada que hacer y en el que comenzamos a rumiar y a darle vueltas a la cabeza. Además, nos provoca cansancio y un estado de ánimo negativo y pesimista.

El aburrimiento puede aparecer en adultos, pero también en niños. Y cuando estos últimos se sienten aburridos, comienzan a buscar maneras de entretenerse, a veces incluso portándose mal en un intento de llamar la atención. Es por eso que es importante que los niños se sientan estimulados y se diviertan. De esta manera, además, también estimulan su cerebro mientras pasan un buen rato.

Juegos para jugar en casa

En las siguientes líneas podrás encontrar una lista de ideas para jugar y divertirte cuando estás en casa o para que se diviertan tus hijos. Hemos procurado que sean actividades variadas y, sobre todo, muy entretenidas.

1. Puzzle

Hacer un puzzle es todo un clásico de los juegos del hogar, y dependiendo de la complejidad puede llevarte varios días realizarlo. Te mantendrá ocupado y es ideal para todas la edades. Existen puzzles más simples y más complejos. En la caja suele aparecer la edad recomenda para su uso.

2. Monopoly

Otro clásico de los juegos de mesa que puede reunir a toda la familia en una batalla competitiva sin precedentes. Independientemente de quien gana, lo importante es pasar un gran rato en compañía. Existe tanto una versión para adultos como para los más pequeños (llamada Monopoly Junior). Cuidado, porque si no se gestiona bien, la partida puede acabar en enfados y rencillas.

3. Stratego

Stratego es un juego de mesa mítico no tan recomendado para niños pero sí para adultos. Es ideal para aquellas personas que disfrutan simulando batallas bélicas, donde la inteligencia y la estrategia (como indica el nombre) son fundamentales para salir victorioso de la guerra.

4. Colorea las camisetas

Ideal para niños. Para realizar este juego es necesario tener camisetas blancas y pintura para camisetas. El juego es sencillo: hay que seleccionar distintos colores y diferentes objetos con distintas formas. Por ejemplo, un pimiento grande. Lo partes por la mitad y colocas la parte que has cortado en la pintura para que funcione como pincel. Después, coges el pimiento y lo pones sobre la camiseta, como si fuese un sello, y queda una bonita forma de flor. La creatividad depende de cada uno.

5. Árbol familiar

Para realizar este juego solamente es necesario colores y una hoja de papel. Entonces hay que dibujar un árbol (lo más bonito posible) e ir colocando en cada rama el nombre de los familiares. También es posible colocar fotografías en vez de escribir el nombre de cada miembro de la familia.

6. Cartas

Los juegos de cartas también son una opción aconsejable para cualquier edad. Para los adultos, jugar al poker puede ser muy entretenido, pero los niños pueden jugar, por ejemplo, a encontrar parejas.

7. Bingo

Las reuniones familiares o las ocasiones especiales son idóneas para reunir a toda la familia y pasar grandes momentos en compañía. Después de una buena cena, siempre es entretenido jugar al bingo. Es posible encontrar bingos en muchas tiendas, por ejemplo, los clásicos “comercios chinos”.

8. Canasta

Si tienes niños pequeños es posible que tengas las clásicas pelotas de las “piscinas de bolas” en casa, aunque también puedes emplear otro tipo pelotas pequeñas. La idea del juego es coger los cestos de la ropa y poner diferentes puntuaciones dependiendo de la lejanía de donde se sitúa el tirador de éstas.. El más cercano puede valer 50 puntos, el siguientes 100 y el otro 150. El juego consiste en lanzar bolas y contar la puntuación que se logra tras 5 intentos de encestar.

9. Collage

Para pasar un rato divertido con tus hijos puedes realizar un collage, que consiste en pegar sobre una tela, papel u otra superficie otros materiales, como papel, tela, fotografías, etc. La creatividad de depende de cada uno, pero a medida que tengas una idea de lo que quieres hacer y el collage se vaya construyendo, la satisfacción será cada vez mayor.

10. Ciudad de choches

Para que los más pequeños jueguen a los coches pequeños es posible crear un circuito o ciudad sobre el suelo con cinta adhesiva de colores. Cada cual puede construir lo que desee. Una actividad entretenida no solo durante la creación, sino que también se disfruta cuando está construido, pues los pequeños pueden usarlo de circuito para sus coches.

11. Ejercicios para la mente

Existen diferentes juegos que pueden ayudar a los pequeños y no tan pequeños a ejercitar la mente, por ejemplo, los juegos brain training. Pero en esos momentos de aburrimiento, también es posible rellenar una sopa de letras.

12. Escondite

A todo el mundo le gusta jugar al escondite, pero para ello lo ideal es tener una casa grande. Este juego está pensado para los más pequeños, pero quizás algún adulto se anime también a jugar.

13. El cuarto oscuro

Un juego muy divertido es el cuarto oscuro. Una persona debe esperar fuera del cuarto, mientras los otros se esconden y apagan la luz para que el cuarto quede oscuro. Una vez se han escondido, avisan al chico para que entre y les busque. Una vez dentro, éste debe encontrarles y adivinar quién es y, además, decir su nombre. El juego termina cuando el buscador encuentra a todos los escondidos.

14. Veo, veo

Este juego es el típico al que ha jugado todo ser viviente. Consiste en que una persona (la que dirige el juego) debe decir la frase: “Veo, veo…”.Y el otro (u otros) pregunta: “¿Qué ves?". El primero (de nuevo) dice: “Una cosita…”. Los demás preguntan: “¿Qué cosita es?". El primero entonces dice: “Una cosita que empieza por la letra...”. Según la letra que diga, los otros deben averiguar qué objeto que se encuentra a la vista de todos es el que la persona que dirige el juego ha escogido.

15. ¿Qué será, será?

Para jugar a este juego es necesario coger una bolsa e introducir objetos que encuentres por casa: Una pelotita, un boli, un peluche… Entonces, has de vendar una los ojos de la otra persona que debe adivinar de qué objeto se trata. Es recomendable para mayores de cinco años.

16. Quien ríe el último, ríe mejor

Dos personas deben sentarse una delante del otro y mirarse fijamente a los ojos sin reir. En el momento en el que uno de los dos se ríe, pierde el juego. Un juego sencillo, que no requiere nada más que las ganas de pasar un buen rato y que, además, es divertido.

17. Twister

El Twister es un juego divertido que seguramente todo el mundo conoce. Consiste en colocar una especie de alfombra de plástico con círculos de colores. Luego hay que realizar un lanzamiento para que una flecha nos indique el color que hemos de pisar y debemos poner uno de los miembros sobre un círculo de esa tonalidad.

Para hacer un Twister casero puede echarle un vistazo a este vídeo:

18. Karaoke

A los niños y a los adultos les encanta cantar, y jugar al karaoke siempre es una buena manera de pasar el rato, especialmente para aquellos que sienten la pasión de la música y tienen una buena voz.

19. La fauna

La fauna es un juego de cartas en el que es necesario tener unas monedas de céntimo a mano. Se llama la fauna porque cada jugador debe aprenderse el sonido de un animal. Entonces se reparten las cartas de una en una y cuando dos jugadores tienen naipes, deben expresar el sonido de animal que se han aprendido. El primero que lo haga se gana una moneda del otro.

20. Juego de la sillas

El juego consiste en hacer un círculo de sillas. Es ideal para jugar en familia o con un grupo de amigos. Si juegan 11 personas, debe haber una silla menos, es decir, diez. Entonces, suena la música y cuando para, los participantes deben sentarse. El que no se siente queda eliminado. El juego va avanzando y se quita otra silla y suena la música de nuevo.

21. Nudo con los pies

Los participantes se sientan en una silla, con los pies descalzos. Colocan un trozo de cuerda atada a los pies (la cuerda atada por los extremos a los tobillos). Entonces, deben intentar hacer un nudo. El primero que lo logre gana. Para adultos y niños de más de 10 años.

22. Vengo del supermercado

Un juego que permite hacer uso de la memoria. Se trata de recrear una lista de la compra. El primero debe decir: “Vengo del supermercado y he comprado naranjas”. Luego cada jugador debe repetir los productos anteriormente comprados y añadir uno más. El que falla se elimina, y el juego sigue hasta que solo quede un participante.

23. Leer un cuento

Leer un cuento siempre es entretenido, especialmente cuando son muy pequeños. Evidentemente, debe ser el adulto el que se lo lea, y si es posible, dramatizar y ponerse en contexto para que los pequeños se metan en la historia.

24. Los disfraces

Los pequeños también disfrutan disfrazándose, especialmente si tienen algún disfraz que les guste. Sin son varios, pueden intercambiar roles y pasar un rato muy divertido.

25. Videojuegos

Hay videojuegos que pueden ser realmente entretenidos cuando estás en grupo, especialmente aquellos que se juegan, por ejemplo con la Wii, y en la que hay que estar activo para simular situaciones reales.

26. En busca del tesoro perdido

Es posible esconder varios tesoros por la casa y que los pequeños los busquen. Se les puede dar pistas visibles o elaborar un mapa para hacerlo más interesante.

27. Tres en raya

El tres en raya es uno de los juegos clásicos que puede jugarse en cualquier lugar. Es necesario tener un tablero (aunque sea imaginario) para poder colocar las fichas en forma de matriz 3x3. Las fichas pueden ser frutos secos, canicas o cualquier objeto que esté por casa. El primero que consiga una línea de tres fichas gana.

28. Construye con el papel

Construir barcos, flores o aviones de papel también es una opción que puede gustar a los niños y que les entretiene. En el caso de los aviones, es especialmente divertido cuando consigues que vuelen.

29. Teléfono

El juego del teléfono es genial para los más pequeños, y cuantos más sean mejor. Hay que poner a lo chiquillos en línea y pensar una frase relativamente larga. Después, cada niño debe decirle la frase en secreto al que tiene al lado, hasta llegar al último que lo pronuncia. Muchas veces, la frase inicial queda distorsionada y acaba en una frase diferente.

30. Dominó

El dominó es un juego que gusta, sobre todo a los adultos aunque también a los niños. Es ideal para jugar en los ratos libres y se pueden desarrollar auténticas competiciones.

31. Guerra de calcetines

Es necesario ir con cuidado con el mobiliario a la hora de jugar este juego, por lo que es ideal si hay jardín en la casa o la parcela. Consiste en hacer bolas con los calcetines y usarlos como si fuesen armas.

32. Bolos caseros

En un espacio en el que no haya peligro para romper nada, es posible coger botellas vacías y colocarlas como si fuesen bolos. Después, con una pelota (preferiblemente de plástico) hay que derribar los objetos.