El síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo incluido dentro de los trastornos del espectro autista. Se trata de un problema bastante conocido en la actualidad, que destaca por la presencia de dificultades en la interacción social y la comunicación (a pesar de que su nivel de desarrollo es normativo), la presentación de un patrón de comportamiento e intereses restringidos y monótonos y ocasionalmente hipersensibilidad a la estimulación.

En el síndrome de Asperger no tiene por qué existir discapacidad intelectual y el desarrollo del lenguaje es normativo y se produce correctamente, si bien su comunicación no logra ser totalmente efectiva y tienen problemas con aspectos como la literalidad y el pragmatismo. Por otro lado, la crianza de niños con este tipo de trastorno puede ser complicada si no sabemos como estimularles adecuadamente de cara a que superen en la medida de lo posible sus dificultades y limitaciones en esferas como la comunicación y la socialización. 

En este artículo veremos una serie de posibles actividades a llevar a cabo con niños con Asperger de cara a estimularlos y potenciar poco a poco sus capacidades.

Asperger: aspectos a tener en cuenta

A la hora de elaborar o realizar diferentes actividades que puedan ayudar a niños con síndrome de Asperger es necesario tener en cuenta las particularidades que representa este trastorno para dichos menores.

En primer lugar, es frecuente que los niños con Asperger presenten un elevado nivel de interés hacia algún tema o estímulo en concreto, como por ejemplo la informática, la música, los trenes o los dinosaurios. En muchos casos se vuelven grandes expertos en dichas materias. Esta temática puede explotarse para conectar con el menor, generando una mayor vinculación social y pudiéndose aprovechar para generarle interés o ayudarle a comprender otras áreas.

Hay que recordar que se trata de menores que tienden a ser muy literales, analíticos y objetivos. Por lo tanto tenderán a preferir que las actividades que lleven a cabo se basen o se puedan resolver mediante el uso de la lógica. También se sienten seguros con los elementos repetitivos y rutinarios, siendo los cambios algo difícil de asimilar para ellos.

Otro elemento relevante es la literalidad con la que estos niños suelen entender el lenguaje, siendoles complicado captar ironías, dobles sentidos o el sentido figurado de muchas expresiones. La adquisición de competencia para identificar este tipo de mensajes puede entrenarse a pesar de que les suele suponer una gran dificultad. Asimismo también tienden a presentar dificultades para identificar emociones, de manera que la práctica de actividades que puedan favorecer dicha identificación y puede serles de gran utilidad.

A los que padecen síndrome de Asperger les suele ser complicado comunicarse de forma exitosa y tienen dificultades para relacionarse. Asimismo, un exceso de estimulación puede sobrecargarles y desorientarles. Es por ello que los juegos y actividades que se lleven a cabo tienen que permitirles y favorecer la interacción con otros pero a la vez sin forzarles a ello y respetando su espacio vital.

Ejemplos de actividades con niños Asperger

A continuación se detallan algunas actividades que favorecen la estimulación de niños con síndrome de Asperger. La mayoría permite estimular la comunicación y socialización, además de fomentar algunas otras habilidades.

1. El espejo

Los juegos de imitación son una buena de manera de favorecer que el niño se fije en las conductas de los otros y aprenda distintas habilidades y secuencias de conductas. De este modo, puede utilizarse como una vía para el aprendizaje de acciones. Puede hacerse entre dos personas o en grupo. 

Una de las personas se coloca frente al niño o al grupo de niños y hace una acción, que los demás deben imitar. Las acciones a imitar pueden ser muy simples inicialmente, para ir complicándose según el niño va adquiriendo dominio en la habilidad en cuestión. También favorece el establecimiento de vínculos afectivos y la comunicación.

2. Pasar la pelota

Un juego muy sencillo que favorece la comunicación y la observación de características. Se basa en que los participantes (sea la familia o el grupo clase) se pasen una pelota los unos a los otros, diciendo en cada pase una característica de la persona a la que le envían el balón.

3. Pictionary

La interpretación es a menudo un aspecto complejo para los niños con Asperger. Mediante juegos como el pictionary en el que se forman parejas de los cuales uno ha de interpretar lo que el otro dibuja sin que medien más pistas, es posible estimular la capacidad de interpretar lo que el otro comunica. Se favorecen las relaciones interpersonales y el lenguaje.

4. Teatro/Juegos de roles

Interpretar una escena puede ser una forma amena de hacer a los niños con Asperger incorporar perspectivas externas. Hacer de médico, profesor o cocinero o que practiquen actividades como ir a comprar puede ayudar a desarrollar su teoría de la mente y la empatía al experimentar un rol ajeno al propio. Además también puede ayudar a adquirir mayor competencia en algunas habilidades básicas.

5. Mímica: Dime como me siento

Una de las áreas en la que los sujetos con Asperger tienen gran dificultad es en el reconocimiento de emociones en otras personas, por ejemplo a partir de la expresión facial. También suelen tener dificultades en reconocer y expresar sus propias emociones. Trabajar este reconocimiento es esencial.

Para ello, una actividad que puede llevarse a cabo es la representación de estados emocionales concretos a partir del modelado. Se puede llevar a cabo solo con el niño con Asperger o en grupos. El adulto debe seleccionar una emoción y lo representa a través de la mímica. Después de la representación, ha de explicar de forma sencilla una situación en la que puede sentirse así. El niño ha de intentar adivinar, de entre varias opciones que se le dan de antemano, que emoción se está trabajando. Después de ello deberá intentar representarla él mismo.

6. Fragmentos de películas

El uso de cortos o fragmentos de películas puede ser efectivo de cara a mejorar el reconocimiento de emociones. Previamente a visualizarlas, se explicarán algunas características típicas de la expresión de determinadas emociones. A continuación se le proporcionarán cartulinas que representen una cara representando la emoción en cuestión. Después se emiten varias escenas escogidas en los que suceda la expresión de la emoción, y el niño en cuestión debe asignar una cara a cada una de las escenas emitidas.

7. Creación de horarios

Las normas y la fijación de rutinas son elementos muy importantes para los niños con trastorno del espectro autista puesto que les permite tener un registro de lo que va a acontecer próximamente. 

Confeccionar junto con el niño un horario visual que pueda reconocer puede ser de utilidad para que se sientan seguros. Especialmente cuando se trata de niños pequeños es habitual emplear imágenes y fotografías representativas de una actividad y pegarlas en una tela mediante velcro, de manera que cada día puedan tener una visión más o menos clara de lo que toca realizar a determinada hora.

8. Juegos basados en la construcción y elaboración

El uso de actividades en los que los niños con Asperger puedan observar y utilizar patrones lógicos puede servir tanto para desarrollar sus competencias cognitivas como para calmarlos en momentos de ansiedad. Un ejemplo es el uso de puzzles y juegos de construcción como los LEGO. También la creación de manualidades y el uso de barro y plastilina. Sirve para desarrollar su motricidad fina y su creatividad.

9. Compartir enseñando

El hecho de que los niños con Asperger suelen tener intereses restringidos de los cuales pueden convertirse en grandes expertos puede ser aprovechado de múltiples maneras. Una de ellas se basa en exponer y enseñar sus conocimientos respecto al tema de su interés. Es posible mediante este tipo de actividad fomentar la interacción y fomentar la autonomía del menor, así como su capacidad de liderazgo.

10. Juegos y actividad física

La realización de actividad física es fundamental para desarrollar la psicomotricidad. Se recomienda la realización de deportes en que puedan ir siendo poco a poco introducidos, sin precisar de un contacto repentino con un gran grupo de personas. También se recomiendan juegos que puedan requerir del uso de turnos, de manera que se aprenda a respetar el tiempo de los demás. Juegos como el escondite inglés o el pica-pared tienen normas fáciles de entender y aplicar.