La crisis económica global que sufrimos a partir del año 2008, ha hecho que las mentes maravillosas y emprendedores desarrollaran sistemas productivos innovadores hasta la fecha. Bla Bla Car no es una excepción

Esta revolucionaria start-up tiene hoy en día a millones de usuarios consumiendo su extensa red de transporte por toda Europa.

Bla Bla Car nació justamente en el año 2008 en Francia, de la mano de Frédéric Mazzella, Francis Nappez y Nicolas Brusson. La idea principal era compartir el vehículo de transporte particular en tramos cortos, como por ejemplo un estudiante que va a la facultad en coche que decide invitar a otros viajeros a cambio de distribuir los gastos.

¿Por qué elegir Bla Bla Car?

Existen multitud de beneficios para usar la plataforma de transporte Bla Bla Car. Éstos no son puramente económicos o de ahorro en gastos, si no que también contribuye a una educación altruista de la sociedad y un cuidado más serio para con el medio ambiente.

8 ventajas de utilizar el servicio

En esta sección enumeramos las contribuciones positivas y ventajas que se generan al hacer uso de Bla Bla Car.

1. Eficiencia en el consumo energético

Durante el siglo pasado las mayores crisis mundiales se desarrollaron por la dependencia del crudo en todo el mundo, ya que hasta la ropa tiene compuestos químicos derivados del petróleo, pasando por las bolsas de plástico hasta el uso del carburante para los coches.

Por eso, Bla Bla Car permite reducir el consumo de gasolina hasta en un 70 por cierto, ya que compartir un vehículo con más personas evita el uso de un segundo.

2. Ecología

Como sucede con el caso del consumo de carburante fósil, cuanto menos individualista sea el uso del vehículo privado, más cuidado tendremos con la naturaleza al emitir menos emisiones de CO2 y otros humos tóxicos derivados.

3. Redistribución de gastos

Hoy en día las carreteras se han vuelto un bien prácticamente de lujo, con unas tasas impuestas al mantenimiento desorbitadas en algunos casos, especialmente en países como Francia, España o Italia.

Con Bla Bla Car se nos presenta la oportunidad de compartir esos gastos extras e imperativos de la carretera, sobre todo si hacemos trayectos largos, donde en algunos casos se pagan impuestos adicionales en la aduana sólo por la entrada al país extranjero.

4. Competencia inexistente para las empresas de transporte

Debido a la naturaleza del servicio, que es puramente privado, no se remunera al conductor ni al propietario de ninguna manera, ya que la legislación europea lo prohíbe, evitando así competencias desleales hacia las empresas del sector transporte.

Recordemos que Bla Bla Car es diferente de otros servicios como Cabify o Uber, plataformas donde sí participan en el mercado legal y se regulan los precios en base a la competencia como el servicio del taxi o autobús.

5. Seguridad

La plataforma Bla Bla Car está regulada por leyes europeas que contribuyen a la protección tanto de los usuarios como de los propietarios. Los perfiles de ambos participantes están verificados mediante cuentas bancarias, registros telefónicos y seguimiento de GPS.

Además, la empresa cuenta con un seguro propio en caso de accidente y otros inconvenientes que puedan surgir si algunas de las partes se ve afectada.

6. Transparencia

Toda la información referente al servicio de transporte Bla Bla Car está expuesto de manera pública, donde los usuarios comparten sus experiencias en las redes sociales, valoran a los conductores y recomiendan (o no) su utilización.

7. Un modo de socializar

Un viaje en carretera puede resultar de lo más monótono y desolador si se hace de manera individual. En cambio, al compartir la experiencia de viajar en carretera con personas aún siendo ajenas, representa un valor añadido al producto. Al estar el perfil del usuario certificado, resulta bastante cómodo poder elegir la compañía que queremos invitar.

8. Economía colaborativa

Bla Bla Car surgió de la necesidad, como toda innovación. De esta manera ha surgido un nuevo modelo económico basado en el altruismo, la confianza y la solidaridad. Resulta extremadamente complicado convencer al usuario privado de que comparta sus pertenencias, pero gracias a iniciativas es el colectivo el beneficiario final.

8 inconvenientes a tener en cuenta

Como todo en esta vida, toda actividad tiene sus deficiencias y puntos conflictivos. Los ocho más comentados y que crean más polémica son los siguientes.

1. Compañía errónea

Incluso la idea más filántropa y caritativa tiene sus inconvenientes más inesperados. Una de ellas, es que aunque el perfil nos parezca compatible con el nuestro, en la realidad podemos encontrarnos con un compañero de viaje incómodo. Y ello es un suplicio si el trayecto es de larga duración.

2. Incompatibilidad horaria

Aunque Bla Bla Car tenga una ámplia red de vehículos a disposición, a menudo los usuarios se quejan de falta de compatibilidad con los horarios deseados. En muchas ocasiones los consumidores se ven condicionados por esta carencia y optan por rechazar el servicio definitivamente.

3. Modo de pago

Bla Bla Car empezó con un sistema de pago muy tradicional, en efectivo a contribuir directamente con el conductor el mismo día del viaje. Hay opiniones para todos los gustos, pero ninguno deja indiferente a nadie. Muchos usuarios no son dueños de la moneda en plástico y, algunos conductores, prefieren el pago en cash.

4. Comunicación entre conductor y pasajero

Para muchos viajeros ocasionales de Bla Bla Car les resulta un valor de confianza el poder comunicarse directamente con el conductor que van a tener, pero la plataforma no permite dicha función hasta el momento de realizar el pago.

5. Rechazo por parte del conductor

Quizás sea uno de los inconvenientes más aclamados por todos los usuarios. En algunos casos los conductores no confirman la reserva del servicio hasta el mismo día del viaje y, en otras ocasiones, rechazan realizar el servicio por motivos desconocidos. Ello resta confianza y genera dudas para los clientes potenciales.

6. Abuso de la aplicación

La idea principal de Bla Bla Car es desarrollar una fuente de economía sostenible y colaborativa, pero cada vez más usuarios propietarios utilizan la plataforma de manera lucrativa y, en algunos casos excepcionales, de manera denunciable.

7. Frágil seguridad

En ningún caso la compañía de transporte se responsabiliza sobre la veracidad de los datos de muchos perfiles, sobre todo en lo que se atiene al conductor, que es la pieza clave del servicio. Aunque el expediente esté aprobado, Bla Bla Car no puede asegurar que el conductor sea un ente responsable al volante.

8. Comisión del 10%

Recientemente, Bla Bla Car anunció el incremento en el precio del servicio, con una base imponible del 10% sobre el coste final de cada trayecto, y no por el servicio total que en algunos casos es de ida y vuelta. Los usuarios rechazan la medida ya aprobada y alertan del clientelismo que ello puede generar, renunciando al principio básico con el que se fundó.