Pexels

Uno de los temas por los que se ha interesado más la psicología social o la psicología de las organizaciones es el liderazgo, y en estas subdisciplinas de la ciencia de la conducta muchas investigaciones han ido en esa dirección.

¿Cómo afecta el liderazgo a nuestra salud laboral? ¿Y a nuestro rendimiento? Éstas son algunas de las preguntas que se han planteado los investigadores y a las que han intententado responder.

El interés de la psicología por comprender los estilos de liderazgo

El tipo de liderazgo que ejerzan los supervisores siempre tendrá consecuencias en los trabajadores (o los subordinados si no estamos hablando del ámbito laboral). Generalmente, se suele hablar de estilos de liderazgo negativos o positivos en función de las consecuencias sobre los subordinados. Por ejemplo, el estilo de liderazgo transformacional es considerado positivo porque tiene en cuenta las necesidades de los trabajadores e influye positivamente en la reducción del estrés.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la situación va a determinar si un estilo de liderazgo es bueno o malo, pues dependiendo del tipo de tareas a desarrollar, el perfil de los empleados, etc., existirán ciertas ventajas e inconvenientes en ese determinado contexto, en esa determinada organización, para aplicar un estilo u otro con éxito.

En este artículo vamos a repasar las características más importantes del liderazgo autocrático y vamos a exponer sus ventajas e inconvenientes.

Liderazgo autocrático: ¿qué es?

El estilo de liderazgo autocrático es uno de los más habituales en las empresas. Se caracteriza por ser un estilo de liderazgo unidireccional, en el que son los superiores los que toman las decisiones y fijan las directrices sin la participación del grupo. El líder aglutina el poder y los empleados obedecen sus órdenes.

Fuera del ámbito laboral, el liderazgo autocrático es el liderazgo que emplean los dictadores y por eso no goza de muy buena fama. El liderazgo autoritario ha recibido muchos críticas a causa de distintos factores:

  • Históricamente, el liderazgo autocrático se ha asociado con los tiranos y dictadores.
  • El liderazgo autocrático se ha convertido en un estilo característico para supervisores que que carecen de habilidades, entrenamiento y experiencia y, por supuesto, tienen carencias a nivel comunicativo.
  • En la actualidad, las expectativas de los trabajadores han cambiado y los líderes motivadores son más adecuados para ambientes con personal experimentado.
  • Algunas personas se sienten incómodas al trabajar para los líderes autocráticos porque piensan que existe autoritarismo, a pesar de ser un estilo de gestión adecuado para capacitar personal inexperto o implementar procesos de control de calidad consistentes.

A pesar de que en las últimas décadas otros estilos de liderazgo gozan de mayor popularidad (por ejemplo, el liderazgo democrático), lo cierto es que el estilo autocrático también tiene sus ventajas.

Artículo recomendado: "Claves psicológicas útiles para mejorar el liderazgo empresarial"

Características del líder autocrático

Los líderes autocráticos presentan distintas características que los definen. Son las siguientes:

  • Son claros en las expectativas de lo que debe llevarse a cabo y sobre qué y cómo se deben hacer las cosas
  • Está fuertemente orientado a la comandancia y el control de los empleados
  • Es unidireccional. Los superiores toman decisiones y los subordinados acatan órdenes sin poder mostrar su opinión
  • El líder centraliza toda la autoridad

Ventajas

El liderazgo autocrático es beneficioso si se emplea en situaciones en las que hay poco tiempo para tomar decisiones grupales o el líder es el miembro más experimentado del grupo. Por tanto, cuando es necesario tomar decisiones rápidas y decisivas es la mejor alternativa. Por ejemplo, en profesiones en las que existen situaciones de emergencia: paramédicos, militares, policías, bomberos, etc.

Asimismo, el liderazgo autocrático puede ser efectivo con empleados que requieren una vigilancia estrecha sobre sus tareas, ya que así se evita que se relajen, y mejora el rendimiento, la productividad y la velocidad con la que estos últimos llevan a cabo su trabajo

Desventajas

Las críticas hacia este estilo de liderazgo tienen su fundamento en una serie de desventajas que son consecuencia de la aplicación de este tipo de liderazgo. El líder autoritario no tiene en cuenta la opinión de los trabajadores y empleados, pues para él son simplemente individuos que deben acatar sus órdenes. Muchos empleados pueden sentirse despreciados e infravalorados, llegando a tomar la decisión de dejar la empresa.

Los estudios han demostrado que algunos trabajadores rinden menos con este tipo de liderazgo y que, como demuestran los datos científicos, tiene un mayor impacto negativo sobre el estrés (o el burnout) y el bienestar de los trabajadores, a diferencia de otros tipos de liderazgo como el transformacional. No es nada recomendado para las empresas en las que su capital intelectual es la creatividad.

Otros estilos de liderazgo

Hoy en día, muchas empresas optan por otros estilos de liderazgo, como el transformador o el democrático, porque el liderazgo autoritario limita el desarrollo de sus trabajadores. Además, las expectativas de los trabajadores han cambiado en los últimos lustros, y los trabajadores son cada vez más exigentes. Como se ha comentado pero, el éxito o el fracaso de un estilo de liderazgo vendrá determinado por la situación, y mientras un estilo de liderazgo puede ser bueno para una organización, puede no serlo para otra.

Los estilos de liderazgo más empleados en las empresas en la actualidad, además del liderazgo autoritario, son:

  • Liderazgo democrático
  • Liderazgo laissez-faire
  • Liderazgo transaccional
  • Liderazgo transformacional