Psicología clínica

​El uso de la ironía y el humor en la psicoterapia

¿Qué papel juega el humor y la ironía en las sesiones de terapia psicológica?

​El uso de la ironía y el humor en la psicoterapia

Imagen: Pixabay

Ornella  Castagnetta Ornella Castagnetta Psicóloga clínica

La ironía es una cosa seria: es un grande recurso humano, a pesar de que Freud la haya etiquetado como un mecanismo de defensa.

Últimamente, su importancia ha sido revaluada en terapia, y este elemento ha sido considerado como un recurso facilitador de la construcción de la relación terapéutica.

El papel del humor en la psicoterapia

El humor estimula la risa y, como sabemos, la estimulación fisiológica a través de la risa conlleva una serie de beneficios para la salud. Está asociada con una reducción del estrés, y también parece aumentar la tolerancia al dolor.

Pero, además de esto, la risa también nos ayuda a tener una experiencia emocional satisfactoria. No solo nos induce a estados de intensa activación fisiológica. Si una persona está enfadada o triste y se pone a reír por un comentario jocoso dicho por alguien de su entorno, su estado de ánimo variará al instante y pasará de la ira y la tristeza a una sensación más agradable, aunque sea solo por un momento.

Es por eso que la ironía, como parte del humor, puede ser una poderosa arma para combatir el mal humor y la tristeza.

En realidad las recientes investigaciones de la Association for Applied and Therapeutic Humor han remarcado la positividad de del humorismo terapéutico definiéndolo: “una intervención que promueve la salud y el bienestar mediante la estimulación, el descubrimiento, la expresión y la apreciación de las incongruencias y situaciones absurdas de la vida. Estas intervenciones pueden ser utilizadas para mejorar la salud o ser usadas como un tratamiento complementario de las enfermedades ya sea para curar o enfrentar dificultades físicas, psíquicas, emocionales, sociales o espirituales”.

¿Para qué sirve la ironía en psicoterapia?

La ironía es una herramienta terapéutica excelente, porque el hecho de poder reírse de algo que nos está oprimiendo, aunque sea solo por un instante, es un poco como descomprimir la tensión acumulada. 

Las funciones básicas de la ironía en la psicoterapia son estas:

1. Es adaptativa

Representa una estrategia de afrontamiento adaptativa y eficaz para contrastar lo estados mentales dolorosos, ofreciendo una visión alternativa de los eventos críticos. A través de una intervención irónica, que lleva a una modificación de la visión rígida de un problema, el terapeuta puede enseñar aspectos irónicos de un acontecimiento ayudando al paciente a vivirlo con mayor desapego y ligereza y enseñando a gestionar de forma adaptativa las emociones negativas.

2. Aumenta la capacidad de afrontar los problemas

Aumenta la capacidad de “problem solving”. Como dice Borcherdt, “si podemos reírnos de un problema, está resuelto”. Las mayorías de las situaciones, también las más difíciles, tienen un lado irónico, pero el vivir determinadas emociones negativas nos impide percibir el lado divertido de éstas. Con el tiempo, la disminución de la intensidad de las emociones negativas pone en segundo plano el aspecto crítico y doloroso, permitiendo apreciar el lado cómico.

3. Incrementa el optimismo

Funciona de mediador entre las emociones positivas y un comentario humorístico, que puede llevar a experimentar confianza, optimismo y felicidad. Además, la ironía permite expresar ciertos sentimientos que se experimentan de manera intensa. Esta expresión se produce de manera controlada y segura. La ironía permite también expresar emociones y sentimientos que de otra manera se hubieran quedado silentes.

4. Mejora la relación paciente-terapeuta

Ayuda a incrementar la alianza terapéutica, ayudando a establecer y mantener la relación terapéutica positiva. Durante una sesión de psicoterapia, un comentario humorístico expresado por el terapeuta, puede ayudar la comunicación entre él y el paciente, disminuyendo además la resistencia a las sesiones, ya que lleva a establecer una conversación más relajada y abierta.

5. Ayuda a mejorar la autoestima

Facilita a aumentar la autoestima: reírse de uno mismo representa un mecanismo útil para el paciente de llegar a la auto-aceptación y a la aceptación de sus defectos. Quien tiene la capacidad de reírse de sí mismo presenta un nivel de bienestar mayor, ya que desarrolla menos síntomas depresivos y aumenta su tolerancia hacia a las emociones negativas.

Indicaciones para el buen uso de la ironía en psicoterapia

Tiene que tenerse presente que el humor y la ironía deben ser utilizados como un complemento que permita hacer que los procesos de recuperación sean más fáciles y fluidos, y no como algo que se utiliza simplemente porque “es divertido”, ya que esto podría interrumpir la dinámica de la psicoterapia. Se utiliza como una manera de interpretar de un modo más adaptativo unos hechos que producen malestar.

Además, hay que recordar que la ironía y el humor deben ser utilizados una vez que el vínculo terapéutico ya ha quedado establecido y se ha consolidado como tal, en el momento en el que el paciente también lo puede utilizar en sus comentarios hacia el psicólogo o psicóloga. De no ser así, los comentarios de este tipo pueden tomarse como una falta de respeto o de seriedad profesional, lo cual dañaría mucho el progreso de la terapia.

Etiquetas: Profesión, Terapia
Ornella  Castagnetta Ornella Castagnetta Psicóloga clínica

Graduada en Psicología. Máster en Psicología Clínica y de la Salud, cursado en Italia.

Actualmente PhD Student en la Universitat Autònoma de Barcelona, en el Dept. de Psicología Básica, Evolutiva y de la Educación.