Pixabay

La Terapia Individual de Ajuste de Parejas es una herramienta más en el tratamiento de los problemas relacionados con el ámbito de la vida en pareja. Los supuestos en los que se basa el enfoque de la TIAP son los siguientes

1. Los conflictos de pareja como tales, no existen. Existen los problemas de cada persona como individuo.

2. Una pareja es la suma de dos individuos radicalmente diferentes, con una historia singular y única, con una familia, vínculos, ambiente, principios, valores, educación, experiencias y grandes o pequeños traumas, que dan lugar a dos personalidades forzosamente diferentes, por grande que sea el afecto y la atracción que hacia el otro se experimente.

3. Por tanto, los problemas no son de la pareja como tal, sino el producto de la movilización interna de conflictos pasados (de toda una vida) de cada uno de sus componentes al chocar con los del otro, y la consecuente eclosión que se produce al intentar compatibilizar la vida con una persona que aporta, igualmente, un bagaje de valores, pero también de aspectos carenciales, inmaduros, cuando no manifiestamente patológicos.

Características de la TIAP

A excepción de lo que ocurre en la entrevista inicial, en la Terapia Individual de Ajuste de Parejas en vez de trabajar conjuntamente con los dos componentes de la pareja (como suele ser lo habitual en la mayoría de modalidades de terapia de pareja), la intervención se desarrolla de forma individualizada. Cada miembro de la pareja realizará una psicoterapia aparentemente individual, en días y horas distintos a los de su compañero.

La característica práctica que define a este tipo de terapia consiste en que el terapeuta trabajará con un doble objetivo:

1. El mayor autoconocimiento, madurez, desarrollo y asunción de recursos personales, aceptación de límites, y supresión de proyecciones e introyecciones de figuras relevantes.

2. Paralelamente, al conocer el terapeuta los puntos fuertes y débiles de ambos componentes, puede potenciarse la práctica de conductas que facilitarán en ambos el conocimiento de sí, el conocimiento del otro, el conocimiento de los otros, el conocimiento en general, la superación de las habituales cantidades de agresividad y resentimiento, fruto de una experiencia de vida común frustrada y frustrante (al menos en determinados aspectos), el manejo de la tolerancia a la frustración, y la desidealización de expectativas irreales, que tantos conflictos sexuales generan, y que no dejan de ser sino somatizaciones; es decir, la expresión a través del cuerpo (en este caso de los órganos sexuales) de conflictos emocionales o afectivos no resueltos.

Encuadre de la Terapia Individual de Ajuste de Parejas

Los miembros de la pareja no podrán comentar el contenido de las sesiones individuales en su vida privada o social, tal y como sucede en los componentes de cualquier psicoterapia de grupo. Sin embargo, los efectos de estas sesiones sí deben ser reconocidos tanto por uno mismo como por la pareja para que se pueda considerar que la terapia ofrece resultados.

Ventajas de la TIAP

La TIAP constituye un campo de avance individual que se ensambla, paralelamente, con la evolución del otro, adelantando en el tiempo la posibilidad de que dichos avances individuales se plasmen en su convivencia, en su comunicación verbal, afectiva y sexual.

Este enriquecimiento paralelo y complementario permite que, desde las primeras sesiones, ambos miembros de la pareja empiecen a poder percibir importantes beneficios para la relación, tan sólo mediante la porción de empatía y conocimiento psicoafectivo del otro, obtenidos con frecuencia en tan solo dos o tres sesiones.

El hecho de trabajar exclusivamente con el terapeuta, sin la presencia en la consulta del otro miembro, permite la libre expresión de opiniones, valoraciones y sentimientos, que, con el compañero delante, en ocasiones no sería posible a causa de la vergüenza, la pena o la agresividad.

Son muchos los que, al trabajar con la metodología tradicional, no pasan de la primera sesión, o, como mucho, y con heroicos esfuerzos, soportan unas pocas sesiones, a todas luces insuficientes, abandonando el trabajo terapéutico con el agravante de haber vertido en las sesiones conjuntas opiniones y sentimientos que condicionarán el resto de su potencial convivencia.

Requisitos para implementar la TIAP

Para poder realizar la Terapia Individual de Ajuste de Parejas con garantías es necesario que se den una serie de requisitos:

  • Que ninguno de los miembros de la pareja presenten trastornos mentales de tal severidad que hagan imposible el proceso.
  • La total consciencia por ambas partes de que no sólo el otro tiene problemas, carencias, defectos, traumas o conflictos no resueltos.
  • Lo deseable es que la terapia se realice con el total convencimiento de su necesidad por ambas partes, así como con absoluta libertad; sin presiones, aún bienintencionadas, de ningún tipo.