Psicología clínica

Miedo a las cucarachas (blatofobia): causas, síntomas y consecuencias

Son insectos comunes, pero algunas personas son especialmente sensibles a ellas y entran en pánico.

Miedo a las cucarachas (blatofobia): causas, síntomas y consecuencias

Imagen: https://www.flickr.com/photos/johnas

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Hay muchos insectos o animales que producen asco, y en algunos casos miedo. Unos de los más frecuentes pueden ser las arañas, las serpientes y las cucarachas. Estas últimas suelen relacionarse con la suciedad, y aunque en algunos países se consideran un manjar, son muchas las personas que las temen.

Lo cierto es que son pocos los insectos que producen más rechazo para el ser humano que las cucarachas. Estos pequeños animalitos, que existen desde hace millones de años (convivieron con los dinosaurios), producen reacciones irracionales en muchas personas.

En este artículo hablaremos de la blatofobia, el miedo irracional hacia las cucarachas.

¿Qué es la blatofobia?

La blatofobia es un trastorno fóbico y, por tanto, pertenece al grupo de trastornos de ansiedad. Las fobias pueden dividirse en dos grupos. Las específicas, como es el caso aerofobia (miedo a volar) o la coulrofobia (miedo a los payasos) y la blatofobia; o en fobias complejas, dentro de las cuales se engloba la la fobia social y la agorafobia. 

Las cucarachas son uno de los insectos más temidos puesto que el asco y miedo son dos emociones negativas universales. Para muchos, son animales repugnantes, y pese a ser inofensivas, algunos individuos no pueden tener cucarachas cerca.

Jeffrey Lockwood, profesor de Ecología en la Universidad de Wyoming y autor del libro La mente infestada: por qué los humanos temen, sienten asco y aman a los insectos, explica que “pese a que los mosquitos más peligrosos y pueden llegar ser mortales, nada tienen que ver a la reacción que tienen algunas personas frente a las cucarachas”.

Las fobias son trastornos que producen una gran ansiedad y malestar, y para evitar esta sensación desagradable, muchos individuos tienden a evitar el estímulo temido. En caso de no poder hacer eso, entran en un estado de pánico al ver el objeto de su temor. En el siguiente contenido audiovisual puedes ver una reacción totalmente irracional de una chica hacia una inofensiva cucaracha

Causas del miedo irracional a las cucarachas

Las fobias suelen tener su origen en una experiencia traumática del pasado, y se aprenden por un proceso llamado condicionamiento clásico, que es un tipo de aprendizaje asociativo. Puedes profundizar en este tipo de aprendizaje en este artículo: “El condicionamiento clásico y sus experimentos más importantes

A pesar de que uno de los primeros investigadores en descubrir este tipo de aprendizaje fue Iván Pávlov, fue John B. Watson quien hizo popular el término en Estados Unidos y el primero en experimentarlo con humanos.

En sus experimentos, hizo que un niño pequeño de nombre Albert aprendiese un miedo irracional hacia una rata blanca a la que al principio adoraba. A pesar de sus interesantes hallazgos y de ser uno de los experimentos más importantes de la historia de la psicología, hoy en día no podría llevarse a cabo puesto que no se consideraría ético.

Puedes un vídeo de este polémico estudio a continuación:

Otras causas de las fobias

Otros expertos afirman, además, que las fobias como la blatofobia pueden deberse a otros motivos. Uno de ellos es el aprendizaje vicario, es decir, por observación. Por ejemplo, ver una película de miedo en la que aparecían cucarachas. Las fobias también pueden deberse a nuestra predisposición biológica, pues estamos preparados para sentir miedo a ciertos estímulos.

El miedo es una emoción adaptativa que a lo largo de la historia ha permitido la supervivencia de la especie humana, y esa es la razón por la cual fobias se constituyen por asociaciones primitivas y no cognitivas, que no son fácilmente modificables por argumentos lógicos.

Síntomas de la fobia a las cucarachas

Independientemente de si son fobias específicas o complejas, la sintomatología es similar en todos los trastornos fóbicos. Se conocen como trastornos de ansiedad porque se caracterizan por una fuerte ansiedad y malestar provocado por el miedo o temor irracional a la hora de tener delante el estímulo fóbico, anticipar el encuentro con éste e incluso imaginarlo. Principalmente, los síntomas de la blatofobia pueden clasificarse en tres grupos:

  • Síntomas cognitivos: gran temor y miedo irracional, angustia, pensamientos catastrofistas…
  • Síntomas conductuales: evitación del estímulo que provoca el miedo
  • Síntomas físicos: sensación de ahogo, sequedad de boca, mareos, dolor de estómago y náuseas, dolor de cabeza, hiperventilación, aceleración del latido del corazón, temblores, escalofríos…

Tratamiento

Las fobias causan un gran malestar, pero son curables (al menos hasta el punto de hacer que sus síntomas se reduzcan mucho). De hecho, el tratamiento psicológico es muy efectivo en este tipo de trastornos.

Generalmente, las sesiones de psicoterapia se centran en la terapia cognitivo conductual, que es un tipo de terapia que tiene como objetivo modificar aquellos eventos internos (emociones, pensamientos y creencias) y conductas que causan malestar. Esta forma de terapia emplea diferentes técnicas de la terapia de conducta y la terapia cognitiva, pero para el tratamiento de las fobias son realmente útiles técnicas de relajación y las técnicas de exposición. Dentro de estas últimas, destaca la desensibilización sistemática, en la que se expone al paciente al estímulo temido de manera gradual y a la vez éste va aprendiendo diferentes estrategias de afrontamiento que mejoran su bienestar.

Además de la terapia cognitivo conductual, que pertenece a las conocidas como terapias de segunda generación, hoy en día se utilizan también otros modelos terapéuticos pertenecientes a la tercera generación: la terapia cognitiva basada en Mindfulness y la terapia de aceptación y compromiso. Este tipo de terapias no se centran en la modificación de los eventos internos y las conductas, sino en la aceptación de la experiencia y por tanto la reducción de la sintomatología.

Por otro lado, en casos extremos puede emplearse el tratamiento farmacológico, pero siempre en combinación con la terapia psicológica.

Nuevas tecnologías y el tratamiento de las fobias

En los últimos años, con el avance de las nuevas tecnologías, los psicólogos han comenzado a emplear nuevas herramientas que ayudan a exponer al paciente a los estímulos fóbicos sin necesidad de que éstos estén presentes. La realidad virtual y la realidad aumentada son algunos ejemplos.

Además, con el uso de los smartphones, los pacientes también pueden disponer de diferentes apps que ayudan a superar las fobias. Encontrarás más detalles en el artículo “8 apps para tratar fobias y miedos desde tu smartphone”.

Etiquetas: Fobia, Trastorno, Ansiedad
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.