Todos hemos acudido al médico varias veces en la vida, y el trabajo de estos profesionales es esencial para nuestra salud.

Pero a pesar de lo beneficios del trato con este colectivo, algunas personas sufren un trastorno llamado iatrofobia, que es el miedo irracional y persistente hacia los médicos y, en general, todos los profesionales que se relacionan con éstos como pueden ser los enfermeros. En realidad, este trastorno puede extenderse a todo lo relacionado con la salud. Por ejemplo los fármacos.

La iatrofobia es una condición seria que debe ser tratada. En este artículo revisaremos sus características, sus causas y su tratamiento.

Qué es la iatrofobia

Aunque ir al médico podría salvar la vida de una persona, algunos individuos temen acudir a los centros de salud por el miedo que sienten ante la presencia de estos profesionales. De hecho, la gran mayoría de personas hemos nacido en un hospital, por lo que la primera persona con la que tenemos contacto en esta vida, además de nuestra madre, es un médico y el resto de profesionales sanitarios que se encuentran en el lugar del parto.

Pero pese de que los médicos estén ahí para ayudarnos, algunos sujetos desarrollan un trastorno fóbico hacia ellos.

Las fobias son miedos irracionales que causan una gran ansiedad y malestar y, por tanto, la persona intenta evitar el estímulo temido. El miedo y la ansiedad son sofisticados sistemas de supervivencia que tienen que ver con la parte primitiva del cerebro, por lo que son complejos de tratar. Sin embargo, las fobias y los trastornos de ansiedad pueden superarse con el correcto tratamiento psicológico.

Diferencias de este trastorno con el miedo a las inyecciones

Otra fobia que está relacionada con el miedo a los médicos es la tripanofobia o miedo a las inyecciones, que suele afectar a la persona cuando debe ponerse una inyección y acudir al centro de salud para ponérsela. Por tanto, comparte similitudes con la fobia a los médicos.

Ahora bien, la iatrofoba es más general y afecta a la persona independientemente de si tiene que ponerse una inyección o acudir al centro de salud para vacunarse. La iatrofobia se manifiesta incluso por una simple visita rutinaria al médico y es un concepto heterogéneo, que puede variar en función de la persona afectada. 

En casos graves, el iatrofóbico puede temer incluso el contacto directo con fármacos o o a la idea de realizar una prueba de auscultación. Tanto por culpa del miedo a los médicos o a las inyecciones, la persona puede poner en riesgo su vida, por ejemplo, por no vacunarse contra enfermedades como el tétanos o por evitar acudir al médico pese a la posibilidad de sufrir una enfermedad seria.

Causas

Las fobias son miedos irracionales que se desarrollan generalmente como consecuencia de una experiencia directa vivida por el paciente. Esta experiencia le causa un fuerte impacto emocional que le deja marcado.

En realidad, las fobias ocurren por un tipo de aprendizaje asociativo llamado condicionamiento clásico, que originalmente descubrió Iván Pavlov, pero hizo popular John B. Watson. Para saber cómo se aprenden las fobias, puedes ver el contenido audiovisual que se muestra a continuación.

Cómo se explica en el vídeo, el primera investigación sobre fobias que se realizó con humanos es el conocido como el “experimento del pequeño Albert”, en el que se condicionó al niño para que tuviera miedo a una rata blanca a la que antes adoraba. En la actualidad no podría realizarse este experimento por considerarse poco ético.

Otras causas de las fobias

Las fobias nos solamente se desarrollan por experiencia directa, sino que la observación puede provocar que un individuo acabe temiendo a los médicos. Por tanto, el condicionamiento vicario es otra de las causas por las que una persona puede sufrir una fobia, y consiste en observar las reacciones de otras personas a un estímulo relevante tanto para el sujeto como para quien lo observa. Puedes profundizar en este concepto en nuestro artículo: “Condicionamiento vicario: ¿cómo funciona este tipo de aprendizaje?

Algunos expertos, además, afirman que estamos biológicamente predispuestos a sufrir trastornos fóbicos. pues el miedo y la ansiedad son emociones que nos han permitido sobrevivir como especie. El problema es que tienen que ver con la parte más instintiva y primitiva de nuestro cerebro, y por eso no son fácilmente modificables por argumentos lógicos. El motivo es que estas asociaciones no son cognitivas, sino emocionales y primitivas.

Cómo tratar esta fobia

Existen muchas investigaciones en torno al tratamiento de las fobias, pues son muchos los pacientes que acuden a terapia psicológica buscando ayuda profesional para tratar fobias.

La evidencia científica muestra que para superar una fobia, la terapia cognitivo conductual funciona muy bien. Las técnicas cognitivo conductuales que más se emplean son las técnicas de relajación y las técnicas de exposición. Un método que combina ambas técnicas y que se ha convertido en el tratamiento por excelencia para estas patologías es la desensibilización sistemática.

Esta técnica consiste en exponer al paciente de manera gradual al estímulo fóbico, pero no sin antes haber recibido instrucción por parte del psicólogo para desarrollar estrategias de afrontamiento útiles ante las situaciones temidas. Aquí es donde se incluyen, principalmente, las técnicas de relajación.

En casos graves, el tratamiento farmacológico está indicado; no obstante, siempre en combinación con la psicoterapia.

Tratamientos actuales

Ahora bien, hoy en día también se emplean otras metodologías para tratar fobias y otros trastornos de ansiedad, principalmente las terapias de tercera generación, entre las que destacan, la terapia cognitiva basada en Mindfulness y la terapia de aceptación y compromiso.

La realidad virtual (RV) se convierte en un apoyo para los psicólogos, pues permiten exponer al paciente a las situaciones temidas sin la necesidad de que el estímulo fóbico esté presente. Además, gracias a las nuevas tecnologías se han desarrollado aplicaciones móviles que incluyen la RV y la realidad aumentada. Te lo contamos en nuestro artículo: “8 apps para tratar fobias y miedos desde tu smartphone”