Psicología clínica

​Folie à Deux (locura compartida): los casos más extraños

Un trastorno psicótico del que se han reportado casos de lo más inquietantes.

​Folie à Deux (locura compartida): los casos más extraños
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

La Folie à Deux o trastorno psicótico compartido es uno de esos fenómenos que tienen difícil explicación. ¿Cómo puede ser que dos personas lleguen a compartir un brote psicótico? No son muchos los casos reportados de esta patología, pero su presencia sigue extrañando a psicólogos y psiquiatras del mundo entero.

La rareza de la Folie à Deux ha inspirado a distintas novelas y películas. Ha sido llevado al cine con la película Heavenly Creatures, en la que dos chicas jóvenes sufrían el delirio compartido de que necesitaban asesinar a la madre de una de ellas para seguir juntas, y en la películo Intruders. Además, en uno de los capítulos de la famosa serie Expediente X, un individuo provoca que todo el mundo piense que su jefe es un monstruo.

Qué es la Folie à Deux?

Cuando hablamos sobre lo que es la realidad, acostumbramos a entenderla como la verdad objetiva que siempre permanece ahí, aunque nadie le preste atención o reflexione sobre ella. La realidad es, por lo tanto, lo objetivo, lo que no depende de puntos de vista. Así, es fácil que una persona llegue a desarrollar una visión distorsionada de la realidad, pero se entiende que el diálogo entre diversas gentes nos permite aproximarnos a una visión más realista de ls cosas. Pero... ¿qué pasa cuando dos o más personas perciben la realidad de un modo totalmente ilusorio? Esto es lo que pasa en la Folie à Deux.

Este trastorno ocurre cuando dos o más personas comparten síntomas psiquiátricos, habitualmente delirios. A pesar de que en el CIE-10 y en el DSM-IV-TR el Folie à Deux es considerado un tipo de trastorno psicótico, en el DSM V se reubica y no existe una distinción específica para esta psicopatología.

'Folie à Deux' significa locura de dos

La denominación Folie à Deux, que literalmente significa locura de dos, tiene un origen francés porque se usó por primera vez para describir el caso del matrimonio de Margaret y Michael. Esta pareja experimentó este trastorno psicótico compartido. Los psiquiatras no sabían cuál de los dos comenzó el ciclo de la psicosis, pero ambos se sumergieron en un circuito de retroalimentación que reforzó los delirios del matrimonio.

Ambos pensaban que su casa estaba en el punto de mira de distintas personas al azar. Estas personas jamás les robaron ni intentaron destrozarles su hogar, sino que esparcían polvo o trozos de pelusa alrededor de la casa, o caminaban con los zapatos de la pareja hasta que gastaban sus suelas.

¿Quién puede sufrir Folie à Deux?

Generalmente, las personas que sufren Folie à Deux suelen tener una estrecha relación y un nivel de aislamiento social significativo. Por eso puede darse entre los miembros de un matrimonio, entre hermanos o entre padres e hijos.

El caso de las hermanas Úrsula y Sabina Eriksson

Un caso que se hizo muy famoso ocurrió en 2008, cuando Úrsula y Sabina Eriksson, dos hermanas gemelas que estaban siendo detenidas por intentar suicidarse cruzando la autopista. Tras increpar a los agentes y a los paramédicos y acusarlos de querer robarles los órganos y de que no eran reales, consiguieron cruzar la autopista y ser impactadas por dos vehículos.

Úrsula quedó seriamente herida tras ser arrollada por un camión, mientras que Sabrina, tras ser atropellada por un coche, se recuperó a los pocos días. Tras pasar una noche en el calabozo por intentar agredir a los agentes, continúo con sus delirios. El mismo día de salir a la calle asesinó a un hombre y volvió a intentar suicidarse. Fue condenada a cinco años de cárcel. El suceso fue grabado por las cámaras de la policía. Te advertimos que las imágenes son duras.

Folie a Trois: otro extraño caso de trastorno psicótico compartido

Otro caso que se hizo famoso es el de tres hermanas americanas que protagonizaron un caso de Folie à Trois. Ninguna de ellas había sufrido abusos ni tenía una historia clínica caracterizada por trastornos mentales. El trastorno emergió repentinamente cuando las tres hermanas estrecharon sus lazos, puesto que la mayor necesitaba ayuda para cuidar de sus hijos. Las otras dos hermanas se mudaron a una casa cercana, por lo que pasaban mucho tiempo juntas.

Con el tiempo, las tres hermanas tenían fuertes creencias religiosas y la pequeña empezó a cuestionarse cómo podía haber distintas interpretaciones de la biblia. En su delirio compartido, ella era la elegida para poner orden a esta situación. Tras tres días rezando, sin dormir, las hermanas creyeron que debían empezar su trabajo en una casa que no era suya. Fueron a esa casa y pidieron a los dueños de forma amable que les dejaran entrar. Cuando fueron rechazadas, intentaron entrar a la casa. Entonces la policía hizo acto de presencia, lo que provocó que las tres hermanas atacaran a los agentes.

Causas del Trastorno Psicótico Compartido

A pesar de que no está nada claro el origen de este trastorno, un rasgo característico suele aparecer estos casos, además de la estrecha relación, es el aislamiento social de ambos miembros. Además, una situación estresante puede desencadenar los síntomas psicóticos.

Los expertos piensan que entre los actores de esta psicopatología hay una persona dominante que es la primera que sufre el trastorno, y una persona dependiente que se considera una persona inducida al trastorno.

Tratamientos posibles para este trastorno

El objetivo del tratamiento es separar a la persona inducida y tratar de estabilizar a la persona dominante. Por tanto, puede existir un tratamiento distinto para ambos afectados.

Dicho tratamiento requiere psicoterapia para ayudar al paciente a reconocer que tiene la patología. Así como para tratar los problemas emocionales y relacionales que están presentes en el trastorno. El tratamiento farmacológico también es necesario para actuar de manera directa sobre los síntomas psicóticos. Por tanto, es necesario administrar antipsicóticos para estabilizar al paciente con delirios. 

Etiquetas: Trastorno
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.