Psicología clínica

Bradipsiquia: ¿qué es y cuáles son sus causas más frecuentes?

Este síntoma aparece en patologías mentales que dañan la capacidad de pensar de forma fluida.

Bradipsiquia: ¿qué es y cuáles son sus causas más frecuentes?
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Pensar es una acción mental de elevada complejidad. El hecho de razonar requiere de una gran cantidad de procesos mentales intermedios. De cara a poder adaptarnos al medio, es necesario que podamos reaccionar y utilizar dichos procesos con la suficiente velocidad como para ser eficiente.

Sin embargo, ocasiones algunas personas padecen algún tipo de lesión o problema que les genera una mayor dificultad para lograrlo, teniendo un pensamiento enlentecido por alguna circunstancia. Estas personas tienen bradipsiquia.

¿Qué es la bradipsiquia?

Se entiende por bradipsiquia el síntoma caracterizado por un enlentecimiento generalizado de los procesos de pensamiento. La bradipsiquia supone un perjuicio variable según el grado en que aparezca.

El enlentecimiento se produce a todos los niveles, tanto en lo que se refiere a la generación de pensamiento y la puesta en marcha de diferentes tipos de actuaciones y procesos como a la hora de comprender la información externa.

Algunos de los aspectos que se ven enlentecidos son la capacidad de atención, la capacidad de juicio y raciocinio, la velocidad de reacción. En ocasiones puede afectar a otros aspectos como el lenguaje, especialmente cuando se acompaña de alogia.

El pensamiento resulta enlentecido por diferentes causas. Es frecuente que se divague sin alcanzar una conclusión, repitiendo el pensamiento en cuestión hasta lograr darle un fin. Suele verse también cierta rigidez y perseverancia.

Al tratarse de un síntoma que afecta a la forma del pensamiento a nivel general, la afectación se da en todos los ámbitos vitales de la persona.

Etiología de este síntoma

Las causas de la bradipsiquia pueden ser múltiples y variadas.

A nivel neurológico puede observarse que en muchos casos existe un daño en los ganglios basales o bien en la conexión del córtex con estos o con otras vías subcorticales. En ocasiones se observa un menor volumen de sangre en las zona prefrontal del encéfalo, disminuyendo su funcionalidad en lo que viene a denominarse hipofrontalidad. 

El hipocampo también puede estar reducido. En lo referente a neurotransmisores, un déficit de noradrenalina y/o dopamina puede provocar una disminución del estado de alerta que a su vez puede generar un enlentecimiento del pensamiento. La falta de acetilcolina también puede ser un factor importante.

Otra posible causa se deriva de la focalización por parte de la persona en determinados tipos de pensamiento y esquemas mentales, que le absorben y dificultan la capacidad atencional y de reacción.

Trastornos y situaciones en los que aparece

La bradipsiquia es un síntoma que puede aparecer en una gran cantidad de situaciones, tanto en diferentes trastornos mentales como en condiciones no patológicas (por ejemplo, asociadas al consumo de drogas). A continuación veremos las principales causas.

1. Envejecimiento normativo

Una vez alcanzada cierta edad, con el paso de los años la mayoría de las personas notan una disminución más o menos notoria de la mayoría de sus capacidades mentales. Al envejecer los huesos y músculos se debilitan, la memoria empeora y aprender se vuelve ligeramente más complejo que en otros momentos vitales. Es frecuente que se observe un enlentecimiento generalizado, tanto a nivel físico como psíquico.

2. Demencias

La bradipsiquia resulta muy frecuente en trastornos neurodegenerativos como las demencias, debido a la degradación y muerte neuronal y la mayor dificultad de transmisión de las señales nerviosas.

3. Esquizofrenia

La lentitud de pensamiento es un síntoma negativo de la esquizofrenia, que suele aparecer vinculada a la alogia.

4. Depresión mayor

El hecho de centrarse en pensamientos de tipo negativo, la desesperanza y la sensación de falta de control que padecen los sujetos deprimidos provoca que a la larga les sea más difícil concentrarse en y reaccionar a la estimulación, siendo otro contexto en el que aparece la bradipsiquia.

5. Consumo de sustancias

Muchas drogas tienen efectos depresores sobre el sistema nervioso, a veces incluso llegando a tener efectos narcóticos. Las sustancias psicolépticas o depresoras provocan en muchos casos un enlentecimiento del pensamiento como efecto directo del consumo (tanto a corto como a largo plazo) o bien como efecto de una intoxicación.

Tratamiento

La bradipsiquia no es un trastorno por sí mismo, sino un síntoma, apareciendo ante determinadas lesiones o trastornos. El tratamiento a emplear dependerá de su causa.

En el caso de la depresión mayor y la esquizofrenia, los síntomas pueden mejorar en mayor o menor medida en base a la terapia psicológica y/o farmacológica que se aplique. En el caso de la esquizofrenia la aplicación de antipsicóticos atípicos puede ser de gran utilidad incluso con síntomas negativos como la bradipsiquia.

En otros casos en los que la bradipsiquia es causada directamente por trastornos neurodegenerativos como ocurre con la demencia el tratamiento tiende a ser paliativo y basarse en preservar la funcionalidad del sujeto. Algunos fármacos pueden ayudar a retrasar la sintomatología, incluyendo la bradipsiquia.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Rodés, J. (2007). Libro de la salud del Hospital Clínic de Barcelona y la Fundación BBVA. Barcelona.
  • Santos, J.L. (2012). Psicopatología. Manual CEDE de Preparación PIR, 01. CEDE. Madrid.
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.